A la sombra de Telltale

Capcom Vancouver, un cierre silencioso

El caso Telltale Games ha hecho que pase desapercibido, pero los responsables de todas las secuelas de Dead Rising han cerrado sus puertas.

Que un estudio cierre sus puertas no es inusual, ni siquiera en el seno de las grandes compañías. El año pasado Electronic Arts anunció que Visceral Games, estudio que estaba trabajando en el Star Wars dirigido por Amy Hennig, clausuraba definitivamente. Capcom, una de las empresas dedicadas al videojuego más veteranas de la industria japonesa, decidió que su estudio de Vancouver no podría continuar.

Los medios empezaron a hacerse eco de la situación, pero la repercusión de las tristes nuevas quedó amortiguada por otro acontecimiento igualmente triste: la caída de Telltale Games. El estudio responsable de The Walking Dead, Juegos de Tronos, The Wolf Among Us o Tales of Monkey Island despidió a casi todos sus empleados. Se habló de que mantendrían a un pequeño grupo de personas como esqueleto para completar sus obligaciones contractuales. Sin embargo, según las últimas noticias, la plantilla al completo está en la calle. Sí, hay acuerdo con otro estudio para finalizar la temporada final de The Walking Dead, pero el futuro de la empresa vuela entre nubarrones de tormenta.

En realidad, el problema de Telltale Games va más allá del cierre del estudio en sí, sino que el asunto gravita alrededor de las condiciones laborales precarias y hunde sus raíces en un problema que afecta a toda la industria. No en vano, las últimas semanas han sido agitadas en las redes sociales. Trabajadores de distintos estudios, algunos de los más reconocidos, han publicado numerosos mensajes denunciando las condiciones laborales que sufren los empleados.

¿Qué ha ocurrido con Capcom Vancouver? El estudio, antaño conocido como Blue Castle Games, sufrió en febrero un recorte de plantilla del 30% que ya anticipaba los malos tiempos que estaban por venir. Aunque el primer Dead Rising fue desarrollado y producido en Japón, al amparo de Keiji Inafune, las secuelas se hicieron en Occidente, de la mano de Capcom Vancouver. Así las cosas, Dead Rising 2: Off the Record y las dos siguientes entregas estuvieron a cargo de un estudio occidental. En abril, lanzaron Puzzle Fighter, un videojuego destinado a los dispositivos móviles.

Mediante un comunicado público, Capcom anunció primero la cancelación de los proyectos que el estudio tenía en marcha: "Capcom Game Studio Vancouver, Inc es una subsidiara consolidada de Capcom que se encarga de desarrollar videojuegos domésticos para mercados distintos al japonés. Sin embargo, Capcom está en estos momentos analizando el destino de los recursos destinados a la producción de contenido de alta calidad". Una vez analizados los proyectos que Capcom Vancouver tenía en desarrollo, la empresa nipona ha decidido tomar cartas en el asunto. 'Capcom anuncia que espera registrar pérdidas por la cancelación de títulos en desarrollo'.

El estudio, por su parte, publicó un tuit en el que se anunciaba el final de sus operaciones: "Estamos tristes de tener que anunciar que desde hoy, Capcom Vancouver ha suspendido sus operaciones. Queremos expresar nuestro más profundo agradecimiento al equipo y a los fans por su apoyo". Con esa decisión, 158 personas se quedan en la calle. Según se puede leer, al menos recibirán compensaciones, aunque tendrán que buscar un nuevo trabajo. La oficina, ya cerrada, albergará un número muy reducido de empleados que gestionarán el cierre del estudio.

En declaraciones a Games Industry, los también creadores de Resident Evil y Street Fighter han explicado que su plan de futuro pasa por centralizar todos sus grandes desarrollos en sus estudios de Osaka. Por lo tanto, la tendencia que iniciaron durante la generación pasada de ofrecer algunas de sus franquicias a estudios occidentales ha cesado. Recordemos, por ejemplo, el caso de Devil May Cry. Capcom contó con Ninja Theory, actualmente propiedad de Microsoft, para diseñar una entrega completamente nueva. En lugar de crear una secuela de ese juego, Capcom ha optado por regresar al canon clásico y trabajar con sus propios estudios japoneses en Devil May Cry 5.

Todo comienzo tiene un final, y los estudios no son una excepción. Sin embargo, se ha demostrado que en la industria del videojuego todavía hay mucho camino por recorrer, que el caso de Telltale Games es solo un ejemplo de las situaciones rocambolescas que a veces se viven en la industria. Siempre es triste dar la noticia de un cierre. No es el primero. No será el último.

Dead Rising 2

Continuación del aclamado Dead Rising. Esta segunda parte tendrá lugar varios años despues de los acontecimientos que tuvieron lugar en Willamette, con una plaga que avanza imparable por los Estados Unidos.
Dead Rising 2