Vídeo

PES 2019. Impresiones sobre la DEMO

Alex Castillo

Te contamos todo acerca de la demo de Pro Evolution Soccer 2019, la nueva entrega futbolística de la japonesa Konami que quiere batir este año a FIFA

Uno de los momentos más esperados por los amantes del fútbol ha llegado. Konami ha lanzado durante el día de hoy la tan ansiada demo de Pro Evolution Soccer 2019, una entrega que, tras nuestras impresiones en Lisboa, nos dejó grandísimas sensaciones de cara a su llegada a finales del presente mes. Pero, ¿a qué nos enfrentamos en esta prueba? La compañía ha querido seguir la senda iniciada el pasado año, dando la oportunidad a sus usuarios de experimentar su faceta en línea con antelación. Testear su infraestructura con tal grueso de jugadores ayuda a evitar inconvenientes indeseados en sus primeros compases en el mercado, por lo que no encontramos mejor manera de hacernos una idea de lo que desde Japón se está gestando.

Además de la posibilidad de jugar en partido rápido mediante matchmaking y probar el característico modo cooperativo tres contra tres, también hay lugar para el clásico versus CPU. Encontraremos doce equipos seleccionables que corresponden a las licencias más poderosas en su haber, como es el caso del FC Barcelona, Ínter de Milán, Liverpool o la vigente campeona del mundo, Francia. Ya en anteriores impresiones os trasladábamos lo irremediablemente divertido que resultaba enfrentarse a la máquina en esta edición. A partir de la dificultad estrella, los equipos suelen desplegar tácticas similares a las que utilizan en la vida real para intentar impregnar de realismo a la cancha virtual.

El equipo de Valverde se ve bastante favorecido por las novedades incluidas. Tras las diferentes builds a las que hemos tenido acceso, el fútbol al primer toque sigue siendo una opción viable y satisfactoria de realizar. Esta era una de las tareas pendientes en las ediciones lanzadas en esta generación, y parece que por fin los deseos se han hecho realidad. Junto al estilo de juego, los jugadores reaccionan mejor y con mayor contundencia a los obstáculos que se encuentran en el terreno, sobre todo cuando el balón llega a sus pies. La mejora en las físicas del balón permite que el esférico se comporte de manera coherente con las fuerzas que recibe por parte de los futbolistas.

Nuestros mayores temores venían de la mano del sistema de energía. Contra la CPU, los partidos eran propensos a romperse durante las segundas partes, haciendo que la táctica se diluyera en pos de idas y venidas llenos de errores no forzados y algún que otro golpe de suerte. En el multijugador no nos ha dado tal sensación. Al ser un enfrentamiento de usuarios reales, existe más margen a la elaboración de jugadas y despliegue de nuestros sistemas tras la pizarra.

Lo que más nos ha llamado la atención de esta demo es la fantástica desenvoltura del matchmaking. Al contrario de lo que pudimos experimentar en ediciones pasadas, no hemos sufrido ningún error de estabilidad que nos impidiese jugar de manera normal. No parecía que estuviésemos en el multijugador, aunque esto puede cambiar cuando la cifra de usuarios simultáneos aumente. El código en línea parece más depurado de lo habitual, todo un acierto si quieren mostrar músculo en cuanto a rendimiento. Lo que si nos hemos encontrado es un abuso de los equipos donde se encuentran los jugadores con más facilidad para el regate.

Es el caso de la ‘albiceleste’. Un centro del campo comandado por Messi, Dybala y Di María en el extremo es un arma letal en manos un poco más avezadas que la media. En el pasado os hablamos de la potencia de los disparos cruzados desde fuera del área en hombres como Salah, capaces de irse de su par en cuestión de un par de toques al stick. Aquí no ocurre con tanta frecuencia, los usuarios abusan más de la defensa zonal alrededor del área y no son tan frecuentes respecto a los regates de calidad fáciles de realizar con los tres argentinos. Aunque en este sentido sí que hay que aprovechar sus momentos de máxima energía para sacar partido de sus habilidades. Si abusamos de driblings terminarán siendo los primeros en rendir peor cuando el cansancio se acumule en las piernas.

Lo cierto es que esta demo ha conseguido mantener el gran sabor de boca que nos ha ido dejando durante los últimos meses. La demo es un anticipo fantástico de lo que nos encontraremos el próximo 30 de agosto en Xbox One, PlayStation 4 y PC. Ya sabemos que PES flojea en las licencias de las grandes ligas y competiciones, pero a los mandos nos ha transmitido las mejores sensaciones de los últimos años. FIFA se ve este año frente a un rival capaz de retarle de tú a tú en la cancha. El desenlace final lo viviremos en septiembre.