Las 7 Maravillas de Uncharted

Cesar Otero

Épicos, dantescos y siempre sorprendentes, la serie Uncharted ha sido un continuo no parar de escenarios que son como las 7 maravillas del Mundo, testigos además de momentos espectaculares, atmosféricos o simplemente divertidos que han elevado a la criatura de Naughty Dog al Olimpo que ocupa.

Las 7 Maravillas de Uncharted

Uncharted 1

El Submarino Alemán

9 años han estado con nosotros Nathan Drake, Elena, Chloe o Victor ‘GODAMN’ Sullivan. Es triste y no queremos decirles adiós, pero afrontémoslo: Con Uncharted 4 se cierra la trama del heredero de Sir Francis Drake. ¿Seguirá la serie? Casi seguro que sí, pero que siga Nate es difícil. No obstante no es momento de dramas, sino de recordar la grandeza de una IP que para siempre será una obra maestra. Y en 2007, en el albor de la era HD (o en el 2015 si jugasteis la trilogía remastered), la aparición del submarino alemán varado en mitad de una catarata supuso un momento tan impactante a nivel visual como atmosférico cuando poníamos un pie dentro. En sí no pasaba gran cosa y era para hacer avanzar la trama, pero también la primera muestra del nivel que Naughty Dog conseguiría con sus escenas jugables scriptadas.

Uncharted 1

Mano a Mano en el Crepúsculo

Lejos de un simple 1:1 con el Final Boss de turno, el tramo final de Uncharted Drakes Fortune era como el de un film de Michael Bay: sin parar un segundo hasta llegar a un climax digamos marítimo en el que lo que más destaca es la preciosidad de fotografía del momento, con una rojiza luz crepuscular y un cielo encapotado del que caía a plomo una pesada lluvia constante. ¿El remate? El por supuestísimo ‘Happy Ending’ con Nate, Elena y el atardecer de fondo.

Uncharted 2

El Exotismo del Nepal

Tras una primera entrega muy centrada en el clima tropical, Naughty Dognos ofreció una sinfonía de contrastes en su perfecta secuela, pasandode la montaña helada y escarpada del considerado uno de los mejoresniveles introductorios de la historia al colorido Nepal, en el quevivíamos un desplome dentro de un edificio, nos perseguía un helicópteroen una set-piece demencial y escalábamos una gigantesca estatua en unmomento con una iluminación para el recuerdo, para rematar en unapersecución en tren que para siempre forma parte ya del Olimpo de losmomentos Uncharted, con un precioso fondo de selvas y poblados que sinos quedábamos mirando era sinónimo de pasarlo mal.

Uncharted 2

Nieves Eternas y el Paraiso

El prólogo de Uncharted 2 anunciaba un momento que viviríamos más adelante, adentrándonos en un escenario de montañas nevadas y cuevas de hielo de imponentes estatuas que no eran más que el prefacio a un tramo final que se atrevía a llevarnos a un paraíso quimérico como es el reino mítico de Shambhala, recuperando el color y verdor que destacaba especialmente tras pasarnos varios niveles en entornos helados. Pero antes había una pequeña aldea que también servía a posteriori para cerrar el juego que era fácil pasar por alto porque no hacíamos mucho, pero que no tenía precio ver a Drake entre gallinas, balones y preguntando si alguien hablaba su idioma. ¿Happy Ending otra vez? Como mandan los cánones del género, oiga.

Uncharted 3

Nate y Sully / La Ciudadela

Tras una incursión en Londres y antes de resolver puzle tras puzle en Francia, Uncharted 3 nos regaló uno de los mejores momentos del juego en una escena Fanservice pero tratada con mimo: el encuentro de un Nate de niño reconvertido en pillo y ladrón y un Sullivan que parece que fumaba puros desde siempre. Esos capítulos, que empiezan por una incursión a un museo, siguen con un ‘stalkeo’ a Sully por la ciudad de Cartagena en Colombia y culminan en una persecución es una sucesión de escenarios bañados por una intensa luz que va progresando del mediodía a la tarde. Pero para vista de lujo la que tenemos nada más empezar el episodio en la Ciudadela, con un entorno abierto en plena noche y en el que si nos fijamos veremos caer estrellas fugaces en el cielo.

Uncharted 3

Barcos, Puzles y Parkour

Convertido en un título de climax constantes, en la mitad de Uncharted 3 nos encontramos tras un cementerio naviero ciertamente extraño y una demencial persecución con barcos que explotan, dentro de un yate de lujo. Pero en uno que al igual que el Poseidón de la peli, termina dando la vuelta y nos hace recorrer un barco del revés en una fase tan curiosa como desasosegante porque todo se está hundiendo. Aunque para intensa la persecución que vivimos en Yemen, un momento digno de la saga Bourne que nos tiene atravesando una ciudad detallada al extremo que por desgracia no tenemos tiempo de pararnos a mirar. Para el recuerdo el puzle de la antorcha y el mural, un instante al descubrir el puzle y al dar con la solución más atmosféricos de todo el juego.

 Uncharted 3

Rub' al Khali / La Atlantis de las Arenas

Se nota que en el tramo final de Uncharted 3 Naughty Dog echó el resto, ya que empezamos colgando de un avión de carga mientras vuela sobre el desierto, caemos agarrados en un cajón, sobrevivimos al implacable sol sin ver más que dunas y dunas en un momento narrativo conseguido como pocos, corremos en una persecución a caballo que homenajea a En Busca del Arca Perdida mientras saltamos a camiones y al caballo de nuevo, y encontramos tras una tormenta de arena la llamada Atlantis de las Arenas, la ciudad de Ubar, con un momento alucinógeno que tiñe la fotografía mientras vemos demonios. La arena y la iluminación fueron la obsesión gráfica de Naughty Dog, por lo que nos preguntamos, ¿qué veremos en Uncharted 4? La respuesta a eso en 6 días, cuando A Thief’s End sea una realidad en nuestra consola.

Uncharted: El Tesoro de Drake

Acompaña al cazatesoros Nathan Drake en una fabulosa aventura llena de acción y emociones para recuperar el legado perdido de Sir Francis Drake
Uncharted: El Tesoro de Drake