Sleeping Dogs: Definitive Edition
Sleeping Dogs: Definitive Edition
Carátula de Sleeping Dogs: Definitive Edition

Sleeping Dogs: Definitive Edition

Javi Andrés javi__andres

Sleeping Dogs rearma su Definitive Edition para llevar de nuevo a Wei Shen a las calles de una más cuidada, poblada y vistosa Hong Kong en PS4, One y PC. United Front Games incorpora todos los DLCs y algunos añadidos interesantes en esta última caja para un sandbox que fue una agradable sorpresa.

Este Análisis se centra en la remasterización, novedades, mejoras y extras de esta Edición Definitiva para PlayStation 4, Xbox One y PC. Para detalles más exhaustivos sobre las mecánicas, claves y características de Sleeping Dogs (2012) te recomendamos el Análisis original.

Square Enix ya probó a principios de año esto de las Definitive Edition con el último Tomb Raider (Análisis), y ahora enfila un nuevo exponente de salto gráfico con Sleeping Dogs, brillante sandbox criminal que cogió por sorpresa a muchos y nos apasionó a otros tantos con su propuesta fresca, híper variada y eficazmente divertida en todos los géneros que intercalaba. El que empezó siendo True Crime: Hong Kong saltó de las manos de Activision para caer en las de United Front Games, que con este proyecto se lanzaron de lleno a su mayor, mejor y más cara obra. Ahora, dos años después, la desarrolladora que ya remasterizó hace unos meses Tomb Raider para Xbox One, celebra el buen resultado y calidad de la trepidante aventura policial del encubierto Wei Shen y da forma a la Edición Definitiva del título para máquinas de nueva generación (PS4, One y PC), remasterizada en resolución 1080p nativos, con un montón de mejoras gráficas, los 24 DLCs y los extras aparecidos hasta la fecha, nuevos añadidos y detalles únicos, y, en su contra, un precio algo disparatado de 59,90 euros, más adecuados 29,90€ en PC donde ya salió en su momento.

Más de dos años (desde agosto de 2012) no es poco tiempo y el Sleeping Dogs original se encuentra en la mayoría de tiendas y distribuidores de nuestro país por unos 20 euros (Essentials y Classics en PS3-360). Desde luego, este nuevo juego remasterizado y completo es imprescindible para quien no pudo disfrutarlo o no conoce la singular propuesta, es mejor opción que aquel primigenio, aunque hay que valorar atentamente el considerable incremento de precio. Actualmente comparte género con grandes nombres de la acción en ciudades abiertas como GTA V, Saints Row IV, inFamous: Second Son, Watch Dogs o Batman Arkham City y Origins, pero en su día supo ver solo lo brillante de cada uno de sus similares de estilo y conjugarlo todo en un único y bien atado sandbox en Hong Kong de corte maduro, bastante oriental y muy cinematográfico, especialmente referencial a las películas de John Woo.

     

Los combates cuerpo a cuerpo del héroe de Gotham, el cuidado ambiente criminal de la serie de Rockstar, la amplia gama de objetos de personalización de todo Saints Row, las carreras ágiles entre muchedumbres de Assassin's Creed... Y todo con un rompedor esquema de misiones que eliminaba por fin el convencional y frustrante rol de recadero y encerraba en sí pequeñas historias y momentos memorables cargados de épica y espectacularidad visuales. Persecuciones a los líderes de las tríadas por las calles de Hong Kong disparando desde el coche y con accidentes a tutiplén, combates de artes marciales masivos y con vistosos combos de ejecución final, eventos scriptados como explosiones y destrucción para cargar de adrenalina cada nuevo y diferente encargo, un acertado toque rolero en el sistema de progresión del personaje con habilidades y exponenciales mejoras de atributos y equipo, desde un lado u otro de la ley... En términos de gameplay fue y sigue siendo una gozada; completo y variado.

De hecho, Square Enix como editora no tiene reparo en invitar a las desarrolladoras a corregir todos los elementos jugables que consideren necesarios en estas Definitive Edition, ya lo vimos en Tomb Raider de PS4 con el aprovechamiento del panel táctil y el LED luminoso del DualShock 4 para la antorcha, o la opción -cómo no- de cambiar el disparo a los gatillos ya hoy principales L2 y R2, originalmente asignado a L1 y R1. En Sleeping Dogs: Definitive Edition hay también mejoras y acertadas modificaciones que afectan meramente a lo jugable, desde controles que responden mejor para las peleas, a puntería refinada o más estabilidad y precisión en la conducción.

Y otros asuntos no estrictamente de manejo pero que cambian la experiencia a los mandos, como el aumento del 25% del tráfico y peatones de las calles, lo que hace más exigente la conducción y persecuciones a pie entre la densidad. O la mejor y más nítida visibilidad en el horizonte, que ayuda a no perder la pista a los perseguidos aunque se nos alejen bastante. Éstas son características que con la revisión y puesta al día salen muy bien paradas, algo que también ocurre con la Inteligencia Artificial de los enemigos, que ahora se ponen más a cubierto, miden mejor cuándo lanzar un puñetazo o buscan emboscadas bien pensadas. Se nivelan las físicas para buscar mayor realismo, logrado también con un incremento de detalle en las texturas, mejor definidas y que reflejan más naturalidad. Sobre todo las orgánicas, como rostros, piedras o ropa.

La nueva Hong Kong ante la lluvia parece no tener nada que ver con la del Sleeping Dogs original. Las carreteras totalmente mojadas y reflectantes, charcos que se forman de manera creíble poco a poco, efectos de bruma, niebla o el simple humo de un cigarrillo encendido... Se ha conseguido una atmósfera muy acorde a los gráficos de hoy, impulsada también por un tratamiento lumínico revisado que crea deslumbres con los faros encendidos de los coches que vienen en dirección contraria, dibuja con mayor gama cromática las llamas y explosiones, y dota de más naturalidad al sol y otros focos que ayudan a poner en pantalla el natural ciclo día-noche. También detalles como el acabado de las armas o los miles de viandantes con que nos cruzaremos. Es una remasteirzación notable, que se queda en 30fps. El audio recibe un limado a la altura, con mayor contundencia para las armas de fuego y los motores de los vehículos, equilibrio de las voces, más efectos...

     

Y a todo el refinado visual y jugable se unen toda la galería de DLCs que han ido apareciendo para el juego, incluidos los extensos y bastante interesantes El Año del Dragón, que ampliaba la historia central, y Pesadilla en North Point, el todavía más violento y cachondo capítulo adicional que convertía un área de la ciudad en un auténtico hervidero de zombis, fantasmas y terror desenfadado. Armas, complementos de atuendo y vehículos especiales como el vibrante Trans Terra 5 también se añaden al arsenal, elementos seleccionables de fantástico resultado en partida y muy apetecibles en cuanto empecemos a coger soltura y querer ir más allá de la no demasiado larga -unas 15 horas- historia de Wei Shen infiltrándose en la mafia china de las tríadas para desmontar a las peores organizaciones desde dentro.

No podemos olvidar que también se incluyen algunos contenidos extra externos al juego o la total integración del llamado Club Social, donde realizar desafíos, carreras y misiones especiales para comparar nuestros tiempos al de otros jugadores así como establecer algunos lazos de su experiencia con la nuestra, etc. En mateira de extras se echa en falta algo más de contenido inédito de esta Definitive Edition, algún incentivo adicional a las técnicas, vehículos, misiones secundarias o armas nuevas para que el poseedor del original se decida a comprarlo de nuevo y tener con ello una edición única y de lujo. Es cierto que con la reserva se ha dado un libro de arte de 28 páginas, pero viendo tremendas remasterizaciones como la de The Last of Us para PS4 y otras, cabe pedir más a este nuevo desembolso.

LO MEJOR

  • Un sandbox que sigue siendo genial, súper amplio con todos los DLCs, variado y divertido.
  • Los arreglos que afectan a la jugabilidad, como el aumento de tráfico o más creíble IA.
  • 1080p, mejor iluminación, mucho más detalle, audio reforzado...

LO PEOR

  • Su precio (60 euros), elevado para una remasterización de un título de 2012.
  • Se echan en falta extras y más material inédito para hacer esta edición atractiva al fan.

CONCLUSIÓN

Es cierto que Sleeping Dogs llegó en una etapa de vacío en el género a la espera del flamante GTA V, momento que con el lanzamiento de esta Definitive Edition no se repite, pues además tiene varios competidores más. Pero eso no desplaza ni mucho menos a un sandbox realmente bueno en todo lo que se proponía, con identidad y estilo propios aprendiendo de los mejores en cada campo, y con una variedad de situaciones y misiones rara vez encontradas en esto de las ciudades abiertas y los encargos encadenados. Si no descubriste en su momento la explosiva aventura infiltrada de Wei Shen, ésta es tu mejor oportunidad. Eso sí, a un precio de casi 60 euros en PS4 y One, más razonables 29,90 euros en PC. Refinados técnicos y visuales cruciales y notorios se unen a una recopilación completa de todos los contenidos adicionales hasta la fecha. Pero este paquete, para ser rotundo y llamar la atención incluso del poseedor del título original, quizá necesitaba más extras inéditos y contenidos para el fan de los que motivan una compra cegada. Sleeping Dogs a 1080p y con todo el rebozado gráfico detalle a detalle se ve de maravilla y sigue siendo una más que reseñable experiencia jugable de combate, tiroteos, conducción, minijuegos, exploración, acción cinematográfica, decisiones para el progreso, desafíos con otros jugadores... Hong Kong se pone a punto y es de visita obligada para todo el que no la recorrió hace un par de años.

8.2

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.