Madres de videojuego

Enrique García enriquegper

Hoy es el Día de la Madre y lo queremos celebrar repasamos las mamás más destacadas, cariñosas, locas y mediáticas del mundo del videojuego. Porque ellos, nuestros héroes y heroínas digitales, también tienen derecho al amor de madre, y ellas a este reconocimiento público que realizamos de corazón.

Aviso: Este reportaje incluye destripes de videojuegos que desvelan importantes detalles argumentales. Procura no leer aquellas secciones que juegos que no hayas completado si quieres escapar de los spoilers.

Dice el refranero español que Madre no hay más que una,sentencia que queda meridianamente confirmada por las leyes de labiología. Cariño existe mucho en el mundo por fortuna, y amor, porextraño que parezca, hasta sobra. Todos estos ingredientes van tomandoforma en la industria del videojuego con el paso de los años gracias adiseñadores que se atreven a jugar cartas narrativas que se salen de locomún, que nos hacen sonreír y llorar, que nos demuestran que somoshumanos. Y hoy, en el primer domingo de mayo, en ese Día de la Madre quecelebramos, queremos hacer un repaso por las mamás más destacadas delmundo del videojuego, las que dan amor a nuestros avatares virtuales ylos hacen más persona y menos máquina.

Ellas,entre línea de código y gráfico, fortalecen al guerrero caído, al hijoderrotado por el desamor, al protagonista que ha perdido un ser querido.También nos dan los buenos días, el bocadillo del recreo y el abrazoreconfortante. A todas ellas va dedicado este reportaje especial donderepasamos las mamás más destacadas de la industria del videojuego.Algunas son tiernas, otras despiadadas asesinas siempre transformadaspor los acontecimientos, pero todas madres por igual. Puede que no esténtodas las que han dado amor virtual en estas décadas a sus hijoscibernéticos, pero sí aquellas más relevantes. Y se merecen este regalo.Así celebramos el día de las mamás de los videojuegos.

Jénova, Final Fantasy VII

Paramamá épica, aberrante y de otro mundo, Jénova de Final Fantasy VII.Llegó al mundo del juego desde la galaxia 2.000 años antes de los hechosvividos por Cloud, Barrett y Tifa, y se transformó en la condena de latierra. En su advenimiento, este ente de forma humanoide y rasgosfemeninos inició una batalla contra los Cetra, también llamadosAncianos, una raza avanzada que vivía en el planeta antes del nacimientode la sociedad contemporánea al juego, combate del que salió malpagada, acabando enterrada en el subsuelo. Dos milenios más tarde, laorganización Shinra encuentra el organismo biológico extraterrestre ycomienza a experimentar con él creyendo que se trataba de una Cetra. Deesos experimentos capitaneados por Hojo nacerá Sefirot, cuyos padresbiológicos reales son el propio científico y Lucrecia. Con semejantecacao argumental, no nos extraña que acabara como acabó, y si a eso lesumamos alguna pincelada de la traducción...  

Edea, Final Fantasy VIII

Unavez entrados en la maternidad adoptiva, que parece ser una temáticarecurrente en la saga de Square Enix, no podemos olvidarnos de EdeaKramer de Final Fantasy VIII. La bruja, ahí donde la ven férrea, sin alma y fría durante la primer mitad del juego, también tenía sucorazoncito, que cultivó en el orfanato donde se criaron los SEEDsprotagonistas de la aventura. Squall, Selphie, Zell, Quistis y compañía-solo Rinoa no formaba parte del grupo original- aprendieron con laspalabras de “Mama Ede”, que apoyada en Cid, director del Jardín deBalamb, rechazó su destino como bruja hasta la llegada de Artemisa. Loque sucedió después todos lo sabemos: Edea se transforma en el primeralter ego controlado de la hechicera suprema durante la época del juegohasta que es liberada por sus hijos adoptivos. Amor tapado por el mal,sin duda.

Brahne, Final Fantasy IX

Pareceque en Square Enix, al menos en la generación de la primera Playstation, cuando Hironobu Sakaguchi todavía deambulaba por lacompañía, nunca fue posible crear madres cuerdas. La Reina Brahne deFinal Fantasy IX parecía estarlo hasta que Kuja llamó a su puerta conideas aduladoras sobre magia, espíritus de invocación y magos negros. Lacorona de Alexandría caía sobre sus hombros y apuntaba la mirada haciasu hija Garnet, que debió tomar una decisión drástica al ver que laambición de su progenitora no tenía fin y ponía en peligro la paz en latierra. Eso y que Brahne no era su madre biológica, sino una protectorapor el interés que se preocupaba más por el poder interior que ocultabala cría que por su futura capacidad como monarca. La ambición y elexceso de maquillaje terminaron por exterminar la poca humanidad quequedaba en Brahne.

Mamá, Pokémon

Entrelos momentos más emotivos en la vida de una madre se encuentra ese díacuando su hijo/a decide independizarse, dejar atrás el hogar familiarpara iniciar una vida por cuenta y riesgo. Esta situación la sufre concada nueva entrega la Mamá Pokémon que ve cómo su querubín, hecho unhombrecito, estrena su primera criatura y se lanza a “hacerse contodos”. Nos despide en casa, donde está siempre atendiendo sus labores,nos apoya en los torneos y en las competiciones, y se cree en todomomento lo que hacemos sin rechistar, como si cazador pokémon fuera unaprofesión con futuro. Una realidad un tanto idílica, pero sin lugar adudas ventajosa para el protagonista y el jugador. Nos da el desayuno,pone nuestro reloj en hora y atiende nuestras necesidades. En Pokémon,las madres son como las novias de los marineros, hay una en cada pueblo.

Annette Birkin, Resident Evil 2

Laciencia puede volvernos locos. Que se lo digan a Annette Birkin, esposade William Birkin, creador del Virus G y responsable, en gran parte, dela catástrofe zombi de Raccoon City. El trabajo de Annette en laCorporación Umbrella pasaba por apoyar a su marido en la investigaciónde la cepa avanzada del virus liberado en la Mansión de Spencer. Lástimaque el estrés y el exceso de horas en el laboratorio sobrepasaron a suhija Sherry, que caminó solitaria por las calles de la ciudad americanahasta acabar en la Comisaría de Policía. Una niña en la pre-adolescenciaabandonada, sin atención paterna y descuidada, que crecerá fuerte ysana como se pudo ver en Resident Evil 6 a pesar de todos sus traumas.Annette falleció protegiendo el trabajo de su marido en lasinstalaciones de Umbrella horas antes de que Raccoon City sedesvaneciera por orden del Gobierno de EE. UU.

Amelia Croft, Tomb Raider

Antesde su renacer, antes de sufrir las penurias de sus captores en la Isladel Dragón, Lara Croft era una arqueóloga aguerrida, inseparable de susdos pistolas y obsesionada con algo que siempre buscó su padre, elsción. Desde aquella primera entrega de Tomb Raider ha llovido mucho,tanto que nuestra protagonista ha mutado en actitud y cambiado de look,pero manteniendo un mismo nexo común: la pérdida de su madre a muytemprana edad. Amelia Croft inspiraba seguridad, valores y fantasía a suhija hasta que en un fatídico accidente de avión desapareció en elHimalaya.  Lo que vino después ya lo conocemos: Lara intentó encontrar asu madre desaparecida y se topó con un oscuro destino que difícilmentese le puede desear a alguien. Aquí está la base que da forma a LaraCroft durante sus casi dos décadas de existencia.

Matriarca Benezia, Mass Effect

Lasdiferencias entre madres e hijas a veces causan situacionesirreconciliables. Éste es el caso de la Matriarca Benezia y su progenieLiara T’Soni, de Mass Effect. La relación entre las dos se congeló añosantes  de la llegada de un hombre, el ex-espectro Saren, pero el controlmental del Soberano hizo el resto. Cegada de poder e instigada por losejércitos del antagonista de la primera entrega, Benezia realizainvestigaciones con especímenes de Rachni y piensa que la raza Asaridebe ocupar un papel más relevante en el futuro del universo quepromueve Saren. Este exceso de ambición acabó con su propia vida en unenfrentamiento contra Shepard y su propia hija.

Brigid Tenenbaum, Bioshock

Madre de muchas, Brigid Tenenbaum es la mamá de las adorables y siniestras Little Sisters de Bioshock. La obra de Ken Levine e Irrational Games puso en sus manos la gestación de estas niñas que recorren Rapture recolectando ADAM, sustancia capaz de recombinar el ADN que utilizan los plásmidos. Rodeada de estas pequeñas criaturitas, Brigid narra a lo largo de los juegos su relación con la ciudad sumergida y sus avances científicos, además de dar cobijo a las niñitas en su laboratorio. El jugador tiene la oportunidad de ganarse su favor salvando a sus pequeñas hijas. Una mamá protectora como las de siempre.


The Boss, Metal Gear Solid 3

No existe nada más cruel para un hijo que verse obligado a acabar con la vida de su propia madre. El caso de Naked Snake, convertido en Big Boss por este hecho, es precisamente éste. En Metal Gear Solid 3: Snake Eater, el héroe de Hideo Kojima tuvo que exterminar a su mentora, profesora y adiestradora militar, The Boss, en un idílico escenario y con una banda sonora espectacular. La muerte de The Boss, que no es madre biológica de Snake, pero sí su madre militar, simboliza la independencia de quien más tarde sería un personaje clave de la serie de Konami. Traicionado por sus superiores, Big Boss nunca olvidará lo aprendido.

EVA, Metal Gear Solid 3 y 4

En el complejo entramado argumental de la serie Metal Gear contamos con una mamá de postín: EVA. La agente secreto tiene en su currículum ser la madre biológica de Les Enfants Terribles, Solid Snake, Liquid Snake y Solidus Snake. El trío de hermanos de la serie de Hideo Kojima nació del vientre de EVA, que se entregó al proyecto por su amor a Big Boss, tras su primer fogoso encontronazo en Metal Gear Solid 3: Snake Eater. Sin lugar a dudas, se trata de un sólido personaje en la licencia de Konami, especialmente por su intervención en la operación de Naked Snake y su posterior conclusión en Guns of the Patriots.

Nina Williams, Tekken

Toda una vida de penurias, desastres y rivalidad, coronada con el asesinato de su padre y con las constantes peleas con su hermana. Este es el destino corrido por Nina Williams de la licencia Tekken, la irlandesa rubia explosiva ideada para la marca de Namco Bandai y presente desde su génesis en la primera Playstation. Nina descubrirá que Steve Fox es su hijo, y lo hará como no podía ser de otra forma en las “mejores condiciones”: recibiendo el encargo de acabar con su vida. La vida de Nina se truncará por enésima vez cuando es sometida a experimentos genéticos que la han dejado embarazada de Fox por inseminación artificial. Una madre por la fuerza.

La mamá de Yorda, ICO

Parece que perder la cabeza es uno de los requisitos indispensables para ser mamá en estos de las maquinitas. La progenitora de Yorda de ICO, la querida obra de Fumito Ueda para Playstation 2, tiene como único objetivo prolongar su existencia a costa de robar almas a los prisioneros de su castillo. El próximo sacrificio será su propia hija, algo que ICO no está dispuesto a consentir. El fuerte vínculo emocional que le une con Yorda y con el propio jugador hace que crezca el odio hacia la antagonista de este artístico y premiado videojuego que demostró y demuestra que arte, narrativa y videojuegos no son conceptos opuestos.

Mother Brain, Metroid

Madre se puede ser de muchas formas. Mother Brain de Metroid es el vivo ejemplo de ello. Creada por los Chozo como una inteligencia artificial con forma de cerebro gigante capaz de controlar el universo, esta criatura se revelará a sus progenitores con la idea de reiniciar el estado del universo, llevándolo a cero para comenzar su propia realidad. Los Piratas Espaciales y Ridley serán sus primeros “hijos” aliados en esta misión que tendrá que frenar Samus Aran. Una mamá antagonista con personalidad femenina pero sin género visualmente definido made in Nintendo.

Alma, F.E.A.R.

Miedo y terror inspirado en el cine japonés, pero con toque occidental para dar forma a F.E.A.R., la licencia de acción en primera persona que cuenta como antagonista a Alma Wade, una siniestra psíquica capaz de controlar el poder de la mente para sacar de quicio al escuadrón más preparado. Tanto dolor y rencor viene provocado por su maternidad inducida y forzada en los experimentos a los que fue sometida para encontrae aplicaciones militares a sus poderes mentales.

Madre, Chrono Trigger

Las madres resultan ser una constante en los juegos de rol japoneses tradicionales, al menos en los clásicos. Chrono Trigger representa el clásico esquema de la madre hogareña con la mamá de Chrono, su protagonista, que reside en casa con el joven, y que da pie a la aventura despertándole para que no se pierda la feria de los inventos donde Lucca expondrá su última creación. Dicen que se llama Gina -en la versión japonesa-, aunque en la edición occidental no se menciona ni su nombre ni su compañero sentimental.

Más mamás

En esta selección homenaje a las madres virtuales se pueden incluir muchas figuras célebres en la industria del videojuego. La serie Tekken, por ejemplo, tiene varias mamás ilustres como Michelle y Jun; en Street Fighter nos encontramos con Crimson Viper y con la mamá de Blanka; en Soul Calibur con Sophitia. Hasta Grand Theft Auto cuenta con varias mamás célebres como la Ma Cipriani, progenitora de Toni Cipriani en Liberty City Stories, o la fallecida Mamá Johnson, madre de Carl Johnson en San Andreas. Os dejamos con la gran pregunta de la que esperamos respuesta ¿Quién es tu mamá favorita de los videojuegos? Cuéntalo en los comentarios.