FIFA 11
FIFA 11
Carátula de FIFA 11

Un buen FIFA 10.5

Por fin llega a nuestros compatibles la versión de nueva generación del popular simulador de fútbol de la editora canadiense Electronic Arts. A pesar de estar basado en la versión de consolas del año pasado, FIFA 11 PC es el mejor juego de fútbol de PC que hay en estos momentos.

Los usuarios de PC estamos acostumbrados a que el catálogo de juegos disponibles para nuestra plataforma se 'rellene' con ports de títulos que en primer lugar salen en versiones de consola y luego, por norma general tarde y malamente, aparecen en compatibles. Algunas licencias han sido históricamente muy susceptibles a cumplir alguna de estas condiciones, otras han satisfecho ambas y en algunos casos muy puntuales hemos recibido la excepción que confirma la regla. Con la franquicia de fútbol de Electronic Arts hemos sufrido alguna conversión que rozaba lo salvaje, pero no esta vez.

De hecho, parece hasta extraño que un simulador de fútbol decente de nueva generación haya tardado tanto en llegar a las pantallas del PC. De acuerdo que no estamos ante uno de los géneros 'clásicos' de la plataforma, pero basta echar un vistazo a los foros de medio mundo para darse cuenta de que hay muchas, muchísimas Xbox 360 y PS3 vendidas exclusivamente para jugar al fútbol con lo que parece que el mercado potencial más grande se haya descuidado un poco. En cualquier caso, parece que se va retomando la senda correcta.

La superioridad técnica y práctica de FIFA que en las últimas entregas se ha venido consolidando con respecto a su gran competidor (Pro Evolution Soccer de la japonesa Konami) en las versiones de sobremesa por fin se ha visto trasladada al mundo del PC, aunque con algunos matices que no llegamos a entender en su totalidad. Por ejemplo, es incomprensible como en lugar de adaptar la iteración de este año del popular juego de fútbol, lo que nos ha llegado en realidad es la conversión del juego del año pasado. Dicho de otra forma, FIFA 2011 PC es un FIFA 2010 de consolas ligeramente hormonado, pero que no goza de las últimas innovaciones que se han incorporado esta temporada.

Aún así, el salto cualitativo es enorme con respecto a la entrega de 2009. De hecho podemos decir que ahora sí efectivamente disponemos de un FIFA de nueva generación, aunque nos llegue con un año de retraso. Por este motivo, y si queremos saber más en detalle sobre las posibilidades que incorpora el juego, recomendamos leer la excelente review que en su momento realizó nuestro compañero Juan Porteiro el año pasado cuando trabajó la entrega de consolas de 2010, consiguiendo de esta manera una imagen más acertada sobre lo que el comprador podrá encontrar en esta edición y en formato PC.

Para empezar a disfrutar correctamente de FIFA 2011 hay que agarrar un mando, más que preferiblemente el pad de Xbox 360 para Windows porque el control se ha optimizado con ese controlador en mente y los botones a pulsar en los menús de la interfaz, también. Tan pronto como iniciemos el juego, veremos como se ha renovado la interfaz con respecto a lo que los usuarios de PC habíamos visto y externamente se ha adecuado a lo que vemos también en consolas en la edición actual. Bastará no obstante adentrarnos ligeramente en las opciones para darnos cuenta de que estamos ante un FIFA 10.5, por mucho que eso no significa que sea malo.

Y el éxito del juego se cimienta básicamente sobre tres pilares fundamentales: el primero, la excelente renovación gráfica que ha sufrido la franquicia; el motor luce fenomenal a todos los niveles, las animaciones lo mismo y la física es adecuada. El segundo, la afinada jugabilidad; aquí es donde, con permiso de Konami, precisamente FIFA le ha ganado el territorio a PES en estos últimos años porque jugar al juego de EA es, simple y llanamente y desde nuestro punto de vista, más divertido que jugar a ningún otro de su competencia. El tercer pilar se basa en las opciones que incluye el título, si bien podrían haber incluido también las novedades de este año.

El apartado técnico y la presentación siempre han sido dos de los puntos fuertes de la multinacional canadiense Electronic Arts con respecto a sus productos y este caso no es una excepción. Desde el primer momento tenemos un entorno muy trabajado, sencillo, intuitivo y dinámico. Esto se traslada también a lo que viene siendo el partido en sí mismo, en el que con un equipo de gama media observamos como todo se mueve de manera fluida y con un nivel de detalle bastante considerable. Las opciones de configuración dan algún problema al cambiar la resolución de pantalla 'al vuelo' (tuvimos que reiniciar el ordenador dos veces) pero entendemos que esto debe ser un problema local.

Los jugadores están perfectamente representados en el terreno de juego; no solamente nos llegan con todas sus licencias respectivas, algo que históricamente ha faltado en el juego de la competencia, sino que los más populares tienen su representación 1:1 en el título. Las figuras de los respectivos equipos, además, tienen sus propios vicios adquiridos e implementados en el juego, si bien se ha obviado el nuevo sistema 'Personality +' visto en la edición de 2011 en consolas que esperamos aterrice, si todo va bien, en la entrega del año próximo.

La sensación de realismo durante el juego es adecuada. Evidentemente el ritmo del partido se ha elevado algunos enteros para poder permitir resultados normales en encuentros de 10 minutos, pero no estamos hablando de un arcade puro. Las reacciones del público en sus estadios, coreando cánticos por todos conocidos, la espectacular banda sonora o los comentarios en directo ayudan a la inmersión del jugador en el partido. Hay algo de reciclaje en los efectos de Manolo Lama y Paco González, eso sí, pero el resultado global sigue siendo bueno.

Los movimientos de los personajes, con sus desmarques, regates, pases, disparos y demás confieren al jugador una agradable percepción de control; esto es debido a que en la mayoría de los casos está sucediendo en pantalla lo que queremos que suceda y no algo aleatorio que resulte frustrante. La física del balón, especialmente cuando se encuentra en el aire, podría ser mejorable; también el comportamiento de los porteros (no se pueden manejar como, de nuevo, sí es posible en la edición de 2011) a veces provoca situaciones sonrojantes, pero son casos excepcionales.

Con todo ello, el resultado de lo que vemos ante nosotros puede ser muy satisfactorio. Buscar ese pase picado para el desmarque en diagonal del delantero, efectuar una pared al estilo tiqui-taca de la selección española cerca del área rival, adelantar la defensa para provocar el fuera de juego del adversario o salir rápidamente al contragolpe pillando desprevenidos a los zagueros del contrincante. FIFA 2011 ofrece multitud de opciones y de variantes de juego, cosa que hace que podamos - y debamos - buscar la mejor de las opciones ante todas las dificultades (especialmente en modo legendario) que nos plantee la remozada inteligencia artificial de la que hace gala el juego.

Hay tres grandes modos de juego que acapararán la atención de la mayoría de videojugadores, aparte de los clásicos amistosos rápidos; el modo carrera será principalmente el que más tiempo nos mantenga ocupados, ya que podemos coger a un equipo y llevarlo a lo más alto interpretando nosotros el rol de manejarlo en el terreno de juego. El diseño de la interfaz parece que sea la nueva pero bajo su fachada se esconde exactamente lo mismo que vimos en consolas el año pasado, puesto que no se ha actualizado a la última versión. Lo mismo ocurre en lo que se ha llamado 'Be a pro', modalidad en la que durante cuatro temporadas manejaremos al jugador real o de nuestra creación e intentaremos llevarlo a la cumbre, ganando el mundial.

Evidentemente también podremos manejar el club en modo manager, si bien no están del todo implementadas las opciones de visualización más recientes. Controlar un equipo desde la base, sus fichajes, sus presupuestos… empezando desde un equipo menor e ir escalando posiciones hasta conseguir llegar a controlar el equipo de nuestros sueños es el modo favorito de muchos jugadores. Si alguien desea saber más profundamente como funciona este sistema, que eche un vistazo al análisis que hemos mencionado al principio del texto en el que se pormenoriza con muchísimo más detalle.

Pero evidentemente el quid del juego está en su apartado multijugador. Hay poco que añadir al respecto que no se sepa ya, pero por lo menos saber que podremos disputar numeroso encuentros rápidos online, así como ligas de todo tipo y torneos en múltiples organizaciones, mediante un interfaz - ahora sí - completamente renovado que nos permitirá tener un control exhaustivo de lo que ocurre en los partidos que se desarrollen por doquier. Jugar cooperativamente con un montón de gente simultáneamente es sin lugar a dudas el apartado más satisfactorio de FIFA 2011.

CONCLUSIÓN

FIFA 2011 PC es probablemente el mejor juego de fútbol que hay ahora mismo en el mercado, a pesar de estar basado en la versión de consolas del año pasado. A lo mejor no es el juego de fútbol definitivo, desde luego, pero supone una apuesta segura para todos aquellos usuarios de compatibles que quieran pasar un rato agradable con el deporte del balompié ya sea jugando con los amigos en casa o desde cualquier lugar del mundo. Desde nuestro punto de vista, recomendado.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.