[TGS] Final Fantasy Dissidia, Impresiones

Probamos en Tokio una de las últimas creaciones de Square Enix. Un juego de lucha con elementos de RPG. Una locura jugable que supone una agradable sorpresa y un soplo de aire fresco en el género. Os lo contamos todo.

Probamos en Tokio una de las últimas creaciones de Square Enix. Un juego de lucha con elementos de RPG. Una locura jugable que supone una agradable sorpresa y un soplo de aire fresco en el género. Os lo contamos todo.

Volvemos a jugar a Dissidia Final Fantasy. Y esta vez en el marco del Tokyo Game Show 2008. El 'heredero espiritual de Ehrgeiz' se nos muestra en un estado de desarrollo bastante avanzado. El planteamiento del juego es sencillo: enfrentar en varios escenarios a personajes de la saga Final Fantasy. Los buenos contra los malos. La luz contra la oscuridad en un cóctel que parece preparado especialmente para los muchos fans de la saga. Y Square Enix sabe que son legión, por lo que incluye luchadores de todos los capítulos de Final Fantasy hasta el 10.

La lista de personajes ya ha sido hecha pública en su totalidad. Así que tenemos al Guerrero de la Luz y a Garland de Final Fantasy; Firion y el Emperador de Final Fantasy II; El Caballero Cebolla y La Nube de Oscuridad de Final Fantasy III; Cecil Harvey y Gólbez de Final Fantasy IV; Bartz Klauser y Exdeath de Final Fantasy V; Terra Brandford y Kefka Palazzo de Final Fantasy VI; Cloud Strife y Sephiroth de Final Fantasy VII; Squall Leonhart y Ultimecia de Final Fantasy VIII; Zidane Tribal y Kuja de Final Fantasy IX; y por último, Tidus y Jecht de Final fantasy X.

También se sabe que muchos de estos personajes van a poder tener formas más potentes cuando se entra en el modo especial de combate EX. Por ejemplo, Jecht de Final Fantasy X se transfigurará en la última y poderosa transformación de Braska. Cecil, por su parte, podrá intercambiar entre sus formas de Paladín o Caballero Oscuro. También, Ultimecia se podrá fusionar con Griever.

En la versión que pudimos probar teníamos a nuestra disposición a cuatro personajes jugables: Tidus, Guerrero de la Luz, Garland y el Caballero Cebolla. Cada uno de ellos con su estilo de lucha. Y esta es una de las características fundamentales de este título. Cada personaje tiene sus propios movimientos, sacados todos ellos de los juegos a los que pertenecen. Por ejemplo, El Guerrero de la Luz, con su imponente pinta, es capaz de golpear a sus enemigos con una fuerza descomunal, pero es mucho más lento en movimientos que Tidus. Además este último lleva a cabo movimientos acrobáticos tanto de defensa como de ataque a una velocidad endiablada.


En cuanto a los escenarios disponibles, tan sólo dos. Las montañas de lava de Final Fantasy X por un lado, y por otro unas plataformas cristalinas a varios niveles realmente espectaculares. Ambos escenarios resaltan por el nivel de detalles y calidad en los acabados. Al parecer es un aspecto del juego al que los desarrolladores quieren dar especial importancia. Y no es para menos ya que a diferencia de muchos juegos de lucha, en Dissidia el tamaño del entorno es descomunal y la interacción con el mismo es total. Eso sí, también destacan por estar algo vacíos. Todavía no sabemos si este detalle se va a mantener en el producto final. En los escenarios podemos saltar muros, trepar paredes, destrozar cosas, etc. Todo al más puro estilo Advent Children. Unos iconos en forma de 'x' nos informan que la parte del escenario que marcan es 'accesible', es decir, que podemos trepar por ella. Una vez iniciamos el movimiento con el botón 'x', lo podemos seguir indefinidamente mientras estemos sobre la pared o la parte a la que nos hayamos subido. Y podemos cancelar simplemente volviendo a pulsar 'x' o saltando para alejarnos. En algunas ocasiones, para añadir dramatismo a la lucha, la cámara se centra en el personaje que ha iniciado el movimiento y lo sigue unos segundos, añadiendo un plano 'cinematográfico' a la acción. A veces es algo difícil controlar a nuestro luchador debido a esta característica debido a que se enfrasca en una serie de movimientos predeterminados por la parte del escenario en la que está y no podemos 'cancelar' esta acción para dirigirlo a otro lugar.

El objetivo del juego es el de siempre, vaciar la barra de vida de nuestro oponente. Pero hay algunos detalles que hacen único al sistema de lucha de Dissidia. Aparte de la barra de vida, hay un número que indica los puntos de valentía (brave points) de nuestro personaje, y otra barra llamada 'EX'. Cuanto mayor sea la cantidad de puntos de valentía, nuestros ataques serán más fuertes y nuestra resistencia a los ataques enemigos más buena. La barra 'EX', cuando se llena, nos permite llevar a cabo descomunales ataques invencibles. Hay dos tipos de ataques básicos: el primero, el HP (pulsando cuadrado) resta puntos de vida a nuestro oponente. Cuantos más puntos 'brave' tengamos, más fuerte será nuestro ataque HP y en consecuencia más barra de vida perderá el adversario. El otro ataque, y el que utilizamos más a menudo durante los combates, es el llamado 'subataque' (botón círculo). Éste quita puntos de valentía al otro luchador y nos los hace entrega a nosotros. Recordemos que cuantos más puntos de valentía tengamos, más fuertes serán nuestros ataques. Cuando conseguimos quitar todos estos puntos al otro, el juego entrará en modo 'Brave break' en el que se nos premiará con una gran cantidad de puntos y podremos atacar con un golpe devastador con el cuadrado.

Por su parte, la barra EX se va llenando lentamente a medida que atacamos con éxito. Pero podemos llenarla más rápidamente si vamos recogiendo unos objetos especiales etiquetados precisamente como 'objetos EX' que veremos repartidos por todo el escenario. Cuando nuestra barra EX se llena del todo y pulsamos cuadrado, entraremos en 'modo EX' en el que nuestro personaje se transforma y se hace mucho más poderoso. En este modo nuestros ataques son realmente fuertes y los golpes que recibimos apenas hacen mella en nuestra barra de vida. Si volvemos a pulsar cuadrado tendremos la oportunidad de ejecutar un EX burst o ataque especial, casi siempre mortal de necesidad, de nuestro personaje. Todo en un tono muy cinematográfico con dramáticos cambios de cámara y zoom. Cada personaje tiene el suyo propio y son ataques que ya hemos visto en la saga Final Fantasy.

La jugabilidad es realmente buena. Los personajes están equilibrados en cuanto a sus habilidades y los combates son de una plasticidad digna de mención. No hay un respiro, la acción siempre está presente. Y los numerosos cambios de plano y enfoque le dan variedad al resultado final. Las pegas: lo vacío de los escenarios y lo difícil del control en algunas ocasiones. Los gráficos son sin lugar a dudas el aspecto más destacable, con una calidad que lo coloca en la cúspide de PSP en este aspecto. Si se consiguen enmendar los fallos en la versión final, no dudamos que nos encontramos ante un producto de una gran calidad.

Dissidia Final Fantasy

Final Fantasy se pasa a la lucha tridimensional en un título con caracter clásico en el que se reunen los protagonistas y antagonistas de una franquicia de sobra conocida por el público.
Dissidia Final Fantasy