THQ se queda con Big Huge Games

Joan Isern Meix

Big Huge Games, el estudio ubicado en Maryland responsable de títulos como Rise of Nations y Catan, se convertirá en una filial de la editora THQ, que ha comprado el estudio por una cantidad no especificada. Las dos empresas anunciaron en mayo de 2007 una colaboración para producir un nuevo juego de rol liderado por Ken Rolston para Xbox 360 y PS3, que saldrá al mercado en 2009. Así que ahora simplemente han consolidado esta relación previa.

Jack Sorensen, vicepresidente de los estudios mundiales de la editora, ha explicado los motivos de la operación: "Desde el punto de vista de THQ, veo esta adquisición como un ejemplo de la forma en la que nos gusta orientar las cosas, que es que tenemos una estrategia de potenciar los principales géneros con propiedades intelectuales buenas y originales, pero también tenemos una filosofía cuidadosamente establecida sobre la forma en la que miramos los desarrollos internos, así que trabajar con un desarrollador durante un tiempo para que nos conozcamos mutuamente es un gran prerequisito en la discusión entre interno y externo, de forma que Big Huge Games cumple todos nuestros puntos estratégicos."

El director general de Big Huge Games, Tim Train, ha comentado: "Vemos que el mundo se ha dividido en dos frentes desde la perspectiva de las editoras. Primero está la gente que ve la producción de juegos más como un proceso de línea de producción, mientras que THQ están más centrados en mantener la cultura del desarrollador intacta, creen que es un gran motor para la creatividad, especialmente cuando intentas desarrollar títulos originales. Porque ellos no están formados por grandes estudios monolíticos en un solo lugar, ellos tienen un sistema de estudios mundial que fue muy atractivo para nosotros cuando negociábamos con ellos."

Sorensen ha valorado los títulos futuros de la nueva adquisición: "Los grandes juegos rol, nosotros siempre sabíamos que suponían un gran hueco [en nuestro catálogo]. Cuando firmamos el año pasado, sentimos un alivio al encontrar algo de esta calidad e innovación. Pero lo que cerró el trato fue otro juego del que no puedo hablar. Como mínimo, potencia la idea que Big Huge Games es un gran generado de títulos originales y nos puede aportar algo nuevo y emocionante."

El directivo de THQ también ha comentado a Gamasutra la tendencia actual de fusiones: "He oído estas cosas durante los casi 20 años que llevo en este negocio. [..] Y no ha ocurrido, la gente se junta y forma cosas. A veces funcionan y otras no, pero no siento ninguna urgencia porque 'sólo quedan unos pocos'. En ese sentido, no siento como si hubiese un duelo aquí [para ver] 'quién llegará hasta el final'."

Los planteamientas de cada editora son diferentes para Sorensen: "Todos competimos y todos usamos diferentes formas para competir y al final la cosa es: Puedes ser grande pero no ser bueno, y puedes ser pequeño y ser realmente bueno, y todos sólo intentamos preparar catálogos que creemos que son de productos de gran calidad que esperamos que se vendan. No veo un final a esto, ya sea para los internos o los externos."

El directivo compara la industria de los videojuegos con la del cine de Hollywood: "Pensad en Hollywood. Durante la mayoría de sus inicios fue independiente, y entonces algunos de estos independientes se convirtieron en grandes y los estudios casi no inventaron nada más. Así que no sé en qué fase nos encontramos, pero está claro que no veo ninguna inevitabilidad."