MDK 2

Pepe Maestre

MDK fue uno de las grandes sorpresas que aparecieron en el mercado hace unos años. De la mano del genial Dave Perry nos llegaba un shoot'em up en el que humor y acción se combinaban con enorme maestría. Shiny cedió la licencia a Bioware, que ahora nos trae una estupenda secuela.

El argumento comienza justo donde lo deja el MDK original. Los aliens atacan otra vez y tenemos que enfrentarnos con ellos. Con esta trama de fondo inmersa en una estética propia de un cómic, tendremos que arrasar con todo lo que encontremos a nuestro paso en las

M.D.K. 2

nueve grandes áreas que contiene MDK2.

El desarrollo no va a ser tan monótono esta vez. Podremos manejar al profesor Fluke y a Max, su mascota, además del incansable Kurt. Realizaremos los diez primeros niveles con este último, los siguientes con el profesor, que dará paso a su mascota para acabar con una última tanda de otros diez niveles en los que eligiremos a nuestro personaje favorito.

Los poderes de Kurt siguen casi intactos con respecto a la primera entrega. Contaremos con nuestro traje biónico que lleva "de serie" munición infinita, una especie de paracaídas y el famosísimo modo francotirador, gracias al cual podremos usar potente zoom para acertar a los blancos más difíciles. El profesor tiene la habilidad de fabricar hilarantes armas con los

M.D.K. 2

items que encuentre. Valga como ejemplo que machacaremos a más de uno con una especie de tostadora atómica. Además de esto gozaremos de la habilidad de abandonar nuestra inocente apariencia de anciano bonachón y convertirnos en un enorme ser con el que lucharemos en igualdad de condiciones con los aliens. Por último está nuestro aguerrido amigo Max, un perro que con sus multiples brazos es capaz de usar cuatro armas a la vez, de modo que se encargará de los niveles más duros en cuanto a número de enemigos.

Gráficos.
Se puede decir que los programadores los han bordado. Som muy buenos, destacando sobre todo el increíble tratamiento de las sombras, que contribuye a fomentar la tensión

M.D.K. 2

durante el juego. Todos los objetos gozan mucha solidez y en ningún momento se aprecia que la acción se ralentice lo más mínino por muchos enemigos, explosiones o destellos que haya en pantalla, lo que demuestra el enorme potencial de DC. La única pega que se le puede sacar en este sentido es que los gráficos son muy oscuros, tanto que a veces la visión se dificulta sensiblemente.


Música
La música no está nada mal, aunque pasa desapercibida debido a la incesante acción. Entre tantos disparos, saltos y golpes apenas tenemos un segundo de respiro que nos permita degustarla. Tampoco es necesaria una banda sonora de lujo para un shoot'em up de este tipo. En general se puede decir que da algo más de ambiente.


 
Efectos FX.
Se limitan a cumplir con su cometido. Complementan la diversión a base del sonido de ametralladoras, bombas y similares. Las voces de nuestros personajes y los gritos de los

M.D.K. 2

enemigos son muy graciosos. De todos modos no esperéis nada del otro mundo porque no lo vais a encontrar.

La versión que nos han suministrado está en inglés. Afortunadamente todo apunta a que MDK2 estará finalmente doblado y traducido a nuestro idioma, lo cual es una gran noticia. Ya va siendo hora de que se traduzcan juegos de DC más a menudo.
   


Jugabilidad.
Como ya dijimos la historia se divide en nueve grandes áreas que contienen cuarenta niveles en total. Sin embargo es en el desarrollo de estos donde está el mayor problema de MDK2. Parece ser que Bioware tiene una concepción estupenda de nuestras habilidades como jugadores, porque la dificultad es enorme. Habrá zonas que tendréis que repetir una y otra

M.D.K. 2

vez antes de poder alcanzar el siguiente punto para salvar, que, por fortuna, suele estar cerca. Para suavizar esto de cuando en cuando nos dan algún mensaje de ayuda para continuar, pero ni por esas se consigue bajar el alto grado de dureza. Por otro lado esto asegura una vida larguísima al juego, que os tendrá muchas horas pegados a la consola antes de acabarlo.

En cuanto al control sólo podemos decir que es algo raro. Los movimientos se dirigen fundamentalmente con los cuatro botones digitales del Pad, los gatillos valen para saltar y disparar y los dos sticks sirven para cambiar la cámara o para pasar al modo francotirador. En cualquier caso no es complicado adaptarse a esta peculiar forma de control, que termina resultando bastante cómoda.


Conclusión.

M.D.K. 2

Es una pena que un título que podía haberse hecho un hueco entre los imprescindibles de DC se haya echado un poco a perder por culpa de una dificultad tan poco ajustada. Cumple con todo lo necesario para ser un grande, salvo con una jugabilidad decente. Si os gustan los retos difíciles, sois perseverantes y capaces de pasar por alto este problema no dudéis en haceros con MDK2 ya que es de los mejores juegos de acción que hemos visto.