NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

VELA | GOLDEN GLOBE RACE

Aleix Selles prepara su vuelta al pasado para la Golden Globe

Está pendiente de recibir el palo para tomar la salida de un reto apasionante: dar la vuelta al mundo en solitario, sin escalas, asistencia ni electrónica.

Actualizado a
Aleix Selles prepara su vuelta al pasado para la Golden Globe

Aleix Selles quiere hacer historia. Este domingo se vivirá la salida de la Golden Globe Race y espera ser el primer regatista español en participar e intentar dar la vuelta al mundo a vela en solitario sin escalas y sin electrónica. Esta regata nació en 1968 y únicamente seis personas han conseguido terminarla. La organización estima que los participantes pasarán, como mínimo, ocho meses en alta mar. La salida es desde Les Sables-d’Olonne (Francia) y se deberá pasar por los cabos de Buena Esperanza, Leeuwin y de Hornos hasta llegar de nuevo a Les Sables-d’Olonne. Selles vive contrarreloj porque, tal y como explicó en La Bitácora de El Role, todavía no tiene el palo para su barco y lo espera recibir en los próximos días. Una vez se dé la salida, la organización de la Golden Globe concede siete días para iniciar la competición y “ojalá llegue a tiempo. Estoy intentando mejorar el barco todo lo que pueda y tengo esperanzas”, expuso.

Selles, de 34 años y arquitecto naval de profesión (diseña barcos de vela de última generación junto a Juan K) y creador de Venturi Projects, navegará, si toma la salida, de manera tradicional: solo utilizará la fuerza del viento y las olas para dar la vuelta al mundo. Es cierto que el barco tiene un motor y GPS, pero solo como elementos de seguridad porque si se usan los regatistas serán penalizados. El navegante español deberá ser autosuficiente y no podrá realizar ninguna parada ni recibir ninguna asistencia. No habrá teléfono móvil, piloto automático o cualquier equipo electrónico. Solo sextantes y mapas cartográficos. La información meteorológica llegará a través de Radio Fax y VHF por lo que dependerá de sus conocimientos de meteorología para poder pronosticar el tiempo y navegar seguro.

Algunas de las exigencias de la Golden Globe para poder tomar la salida es que el barco debe ser a vela diseñado antes de 1989, con una eslora máxima de 36 pies y solo se podrán llevar un máximo de diez velas. Todos serán rastreados y deben tener un seguro de responsabilidad civil durante la carrera de, como mínimo, cinco millones. Y solo, de manera ocasional, los navegantes podrán hablar con sus seres queridos y con el mundo exterior cuando las radios de alta frecuencia y largo alcance lo permitan.

El barco que Selles lucirá para este reto es un Rustler 36 llamado Onsoro, que es un mantra japonés que se usa para llegar a la iluminación en la cultura budista), de 11 metros de eslora y 3,35 metros de manga. “Participar en la Golden Globe Race 2022 es un deseo que venía de lo más profundo de mí. Es la carrera adecuada para navegar y dar la vuelta al mundo en solitario siempre ha sido un sueño. Cuando descubrí esta aventura mi sueño se hizo más fuerte y encontré un camino claro. Sé que soy uno de los patrones con menos experiencia en alta mar, pero confío el trabajo duro”, desveló semanas atrás un Selles al que, si recibe el palo a tiempo, le esperan unas 30.000 millas náuticas (55.000 kilómetros) en solitario y que ya tiene las cámaras de fotos de carrete y los relojes de cuerda a bordo de su Onsoro. Una vuelta al pasado para recuperar la náutica tradicional.

Robin Knox, primer ganador

En la primera edición de la Golden Globe, en 1968, nueve patrones tomaron parte en la salida desde Falmouth, al sur de Inglaterra, pero solo uno de ellos, Robin Knox, a bordo del Suhaili, logró cruzar la línea de meta tras de 312 días. Y en la última edición, la victoria fue para Jean-Luc Van Den Heede, que a sus 73 años, estuvo 212 días en el mar.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?