ATLETISMO

La británica McColgan arrebata los focos a Duplantis y Bol

Eilish McColgan acaparó todos los focos en la reunión de Hengelo (Países Bajos) por encima de grandes nombres propios.

0
La británica McColgan arrebata los focos a Duplantis y Bol
Tw: FBK Games Hengelo

La británica Eilish McColgan acaparó todos los focos en la reunión de Hengelo (Países Bajos) por delante de superestrellas de la talla del sueco Armand Duplantis o la neerlandesa Femke Bol, tras imponerse este lunes en la final de los 10.000 metros con un registro de 30:19.02 minutos, la quinta mejor marca europea de todos los tiempos.

Aunque por encima del crono, que sirvió a la británica para encaramarse a la segunda posición de la clasificación mundial del año, la actuación de McColgan, de 31 años, destacó por la valentía de su planteamiento.

Poco le importó a Eilish McColgan le presencia de rivales tan reputadas como las etíopes Letesenbet Gidey, bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, o Almaz Ayana, oro en los Juegos de Río 2016, para imponer desde el pistoletazo de salida que nadie se atrevió a seguir. Tal y como confirmaron los 35 segundos en los que la británica aventajó al paso de los primeros 5.000 metros al resto de participantes.

McColgan, vigente subcampeona de Europa de los 5.000 metros, no sólo no se hundió, sino que resistió el acelerón final de las atletas africanas para cruzar la línea de meta con una ventaja de 25 segundos sobre la etíope Letesenbet Gidey, segunda clasificada con un tiempo de 30:44.27.

Formidable triunfo que permitió a Sydney McColgan dejar en un segundo plano las victorias del sueco Armand Duplantis, que se impuso en la final de pértiga con una marca de 6,01 metros, la mejor marca mundial del año, y de la neerlandesa Femke Bol, que se alzó con el triunfo en los 400 vallas con un crono de 53.94 segundos.

Duplantis, que disputó en Hengelo su segunda competición al aire libre del curso, tuvo que luchar contra el frío, la lluvia y el viento que marcó la reunión, lo que no impidió al campeón olímpico superar la barrera de los 6 metros.

"Hengelo es un lugar perfecto para saltar, pero la madre naturaleza no estaba de buen humor hoy. Tuve que usar pértigas más pequeñas y no pude agarrarme tan alto como quisiera, pero por suerte pude hacer otro salto por encima de los 6 metros", explicó el sueco tras la prueba. Unas circunstancias que no impidieron a Armand Duplantis la mejor marca mundial del año con salto de 6,01 metros, un centímetro más que los 6,00 metros que el estadounidense Christopher Nielsen  el pasado 6 de mayo.

Climatología adversa que impidió a la neerlandesa Femke Bol, bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, asaltar los impresionantes 51.61 segundos que la estadounidense fijó el domingo como la mejor marca del año de los 400 vallas, tras imponerse en Hengelo con un crono de 53.94.

Igualmente destacada fue la actuación del atleta de Granada Anderson Peters , que confirmó su condición como mejor lanzador del año, tras imponerse en la final de jabalina con una marca de 90,75 metros.

Más discretos fueron los registros de la alemana Malaika Mihambo, la vigente campeona olímpica y mundial, que se alzó con el triunfo en la prueba de salto de longitud con un registro de 6,65 metros, y de la keniana Faith Kipyegon, oro en Tokio en los 1.500, que se impuso en la final de los 800 metros con un tiempo de 2:00.36 minutos.