BALONMANO | LIGA ASOBAL

El último partido de Moyano, Camino, Sierra y ¿Herrero Lon?

Los cuatro han pasado la barrera de los cuarenta, y salvo el cántabro ya han anunciado el fin de sus carreras deportivas como jugadores

0
Diego Camino, tirando un penalti.

Este fin de semana se baja el telón a la Liga, y además es el adiós para tres jugadores de larga e importante trayectoria en España y que tienen en común que pertenecen al club de los superveteranos porque han superado de los largo los cuarenta: Diego Moyano (51) portero del Antequera; Diego Camino (43) central del Valladolid; y José Manuel Sierra (44) portero del Bidasoa, aunque en su caso tendrá un epílogo extra en junio con la Copa Asobal. Un cuarto, José Manuel Herrero Lon (45) pivote del Sinfín no ha adelantado qué hará, quizá porque al ser directivo del club cántabro hará lo que necesiten de él, en la Asobal o en la División de Plata.

El alicantino Moyano dejará el balonmano con el récord de ser el jugador más longevo que ha jugado en la Asobal, superando a Hombrados, que se retiró el año pasado con el descenso del Guadalajara, con los 49 cumplidos. Podría seguir, porque el Antequera ha perdido la categoría, no se puede culpar de ello a la portería.

José Manuel Sierra fue el primero de ellos en anunciar que dejaba la portería para sentarse en el banquillo, porque el andaluz, campeón del Mundo con España (2013), acompañará a Alberto Entrerríos como entrenador ayudante en Francia. Ha estado en los clubes más grandes de España, y el andaluz se va convertido en leyenda.

La retirada de Diego Camino es sorprendente en Valladolid, porque ha luchado por recuperarse de una grave lesión, casi tan sólo para acabar la Liga en la pista. Cuando parecía que estaría una campaña más, tras 25 años como profesiona, ha dicho basta, porque la recuperación tan sólo era sentirse bien.

Herrero Lon en 2021 fue el mejor jugador de la Copa Asobal, y un año después el cántabro es vital en el Sinfín. Si se retira será por aburrimiento, por sentirse desplazado por aquello de la edad, pero no por rendimiento: no hay reemplazo para él en un club en el que es directivo, y en una plantilla a la que podría dirigir desde el banquillo la próxima campaña.