GALARDONES

La Fundación y Equipo Olímpico de Refugiados, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2022

El jurado, con el director de AS entre sus miembros, concede la distinción entre las 24 candidaturas por "la oportunidad que concede a los deportistas" y "por aunar los máximos valores del deporte".

0
La Fundación y Equipo Olímpico de Refugiados, Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2022

El prestigioso Premio Princesa de los Deportes 2022 ya conoce su ganador: la Fundación y Equipo Olímpico de Refugiados. La candidatura fue elegida entre las 24 aspirantes para suceder a la nadadora Teresa Perales tras las deliberaciones en Oviedo del jurado integrado, entre otros, por el exatleta Abel Antón (presidente), la exregatista Theresa Zabell (secretaria), Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español; Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico; Vicente del Bosque; exseleccionador de fútbol; Vicente Jiménez, director de AS; la alpinista Edurne Pasabán o el campeón paralímpico Alberto Suárez Laso.

Reunión del jurado.

La candidatura vencedora, propuesta por Juan Antonio Samaranch Salisachs (vicepresidente del Comité Olímpico Internacional y apoyada, entre otros, por Pau Gasol (Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2015) y Roxana Maracineanu, ministra delegada adscrita al ministro de Educación Nacional, Juventud y Deporte de Francia, se ha impuesto a un elenco impresionante de aspirantes entre los que estaban los atletas Allyson Felix o Eliud Kipchoge, la gimnasta Simone Biles, los motociclistas Valentino Rossi y Marc Márquez, el futbolista Robert Lewandowski, el piloto de F1 Lewis Hamilton, la jugadora de bádminton Carolina Marín o la Vuelta Ciclista a España.El jurado destacó para la concesión "la oportunidad que concede a los deportistas" y la relevancia de "aunar los máximos valores del deporte". "Se les da el premio por la oportunidad que brindan a los deportistas en zonas de conflicto y en las zonas en las que los derechos humanos se ven amenazados. La Fundación y el Equipo Olímpico de Refugiados también representan los máximos valores del deporte como la educación y solidaridad, y además mandan un mensaje de esperanza para el mundo", asegura el presidente Abel Antón.

La Fundación Olímpica de Refugiados y el Equipo Olímpico de Refugiados fueron creados por el COI y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en 2017 y 2015, respectivamente, y tienen como objetivo, según palabras de Thomas Bach, presidente del COI, ser "un símbolo de esperanza para todos los refugiados del mundo", concienciar sobre una de las crisis más importantes a las que se enfrenta la comunidad internacional y utilizar el deporte como vía para la ayuda humanitaria, la cooperación y el desarrollo de las personas afectadas por conflictos a nivel internacional.

Fallo del jurado.

Nacieron con el compromiso de apoyar la protección y el desarrollo deportivo y personal de atletas desplazados, más allá de las citas olímpicas. La Fundación trabaja con organizaciones internacionales, empresas del sector privado, organizaciones no gubernamentales y otras fundaciones para establecer y fomentar programas de cooperación a través del deporte. Protegen a los jóvenes de la violencia y la exclusión social, fomentan el acceso a la educación, la sanidad (con especial atención a la salud mental en sus últimas iniciativas) y la práctica deportiva y son, entre otros propósitos, las principales líneas de la estrategia de trabajo de los doce programas que la Fundación ha puesto en marcha desde su creación, y de los que ya se han beneficiado alrededor de doscientos mil jóvenes. Estos proyectos se han desarrollado en ocho países: Colombia, Jordania, Kenia, México, República Democrática del Congo, Ruanda, Turquía y Uganda. Con el objetivo de alcanzar el millón de jóvenes beneficiados en el año 2024, continúa desarrollando programas. Este año 2022 ha lanzado, junto con el Ministerio de Deportes de Francia, el proyecto 'Terrains a'Avenir' (Tierras del Futuro), para ayudar a jóvenes refugiados en el país galo, y prepara otros en países como España o los Países Bajos.

La Fundación promueve, además, la creación de redes y acuerdos de colaboración que ayuden a implementar su visión, como la Sport Refugees Coalition, en la que participan más de ochenta miembros, o el Olympic Refuge Foundation Think Tank, formado por expertos internacionales del mundo académico, el sector sanitario, miembros de organizaciones no gubernamentales y refugiados que analizan y ajustan la labor de la Fundación y el rol del deporte como herramienta para la ayuda humanitaria. Thomas Bach es presidente de la junta directiva de la Fundación y Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, es su vicepresidente. La Fundación es responsable también del Equipo Olímpico de Refugiados.

Atletas del Equipo de Refugiados en Tokio.

Por su parte, el Equipo Olímpico de Refugiados (conocido oficialmente por sus siglas en francés, EOR) es una delegación que participa en los Juegos Olímpicos, formada por atletas que se encuentran en calidad de refugiados por causa de cualquier conflicto a nivel mundial ofreciendo la financiación aportada por becas de Solidaridad Olímpica, un proyecto de ayuda a deportistas del COI. El equipo tiene la misma consideración que cualquier otro de los que participan en la cita deportiva. El EOR participó por primera vez en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. De los cuarenta y tres candidatos preseleccionados, se fijó finalmente una lista de diez atletas para formar el equipo, que provenían de Etiopía, República Democrática del Congo, Siria y Sudán del Sur, y participaron en atletismo, judo y natación. El judoca Popole Misenga, de la República Democrática del Congo, fue su abanderado en la ceremonia de inauguración. En Tokio, la lista estuvo formada por 29 atletas de trece comités nacionales, elegidos entre una primera preselección de cincuenta y cinco, que compitieron en doce disciplinas. Yusra Mardini (nadadora siria) y Tachlowini Gabriyesos (maratonista eritreo) fueron los abanderados en la ceremonia de apertura y la taekwondista iraní Kimia Alizadeh logró la medalla de bronce.