KARATE | CAMPEONATO DE EUROPA

Sandra Sánchez: "Quiero una despedida por la puerta grande"

La campeona olímpica española abre este miércoles el Europeo en Turquía, su penúltima competición ante su inminente retirada

0
Sandra Sánchez en su gimnasio personal.

Sandra Sánchez (40 años), la campeona olímpica de katas, ha sido hoy una de las estrellas en la presentación del Campeonato de Europa en Gaziantep (Turquía), donde este miércoles abre la competición en las katas femeninas. Sandra, que ya cuenta los días para su punto final como deportista, está ilusionada con repetir su título de campeona continental.

"Es mi penúltima competición oficial, y quiero hacerlo bien, una buena despedida, por la puerta grande en Europa", explica la talaverana, que desde que decidió que este 2022 era el último de su carrera, dejó el Centro de Alto Rendimiento en Madrid, y definitivamente ha vuelto a casa, a Talavera de la Reina (Toledo).

"Tengo la fortuna de que me he podido instalar un tatami en casa, y al igual que durante los tiempos más duros de la pandemia, me preparo con la misma normalidad que lo hacía en Madrid", explicaba antes de viajar a Turquía, ella que tiene la experiencia de una guerrillera al adaptarse a lo que le ofrecen las circunstancias "como en el tiempo que me entrenaba en un parque", recuerda.

En casa no hay distracciones "porque el seleccionador no lo permite", ironiza sobre Jesús del Moral, seleccionador hasta ahora y su pareja sentimental. "Trabajamos con la misma intensidad, dos sesiones diarias, mañana y tarde, unas seis horas por jornada", repasa en sus apuntes, aunque también saca tiempo para "el reencuentro con muchos amigos de siempre que al estar en Madrid dejas de ver con asiduidad", explica Sandra.

Campeona de España, ahora toca el Europeo "y en julio en los Juegos Mundiales, en Birmingham (Alamaba, Estados Unidos), que es la única competición que me queda por ganar al menos una vez. Y adiós", explica la talaverana.

No señala a ninguna heredera en España "y va a ser muy bonita la competencia entre cinco o seis karatecas en los próximos nacionales. Esta muy abierto". De su sucesora en el Mundo, cuenta un secreto: "Cuando le dije a Shimizu que me retiraba también la ilusioné para seguir en la competición. Ha sido mi rival directa pero es mi amiga, y le he invitado a que venga a España para prepararse. Después de perder la final olímpica conmigo, Japón no la presentó en el Mundial, y creo que es una gran competidora".