BOXEO | MUNDIALES

Laura Fuertes topa con la subcampeona olímpica

La asturiana pierde por decisión dividida en Estambul con la local Cakiroglu y se queda con el bronce, la primera medalla para una española en unos Mundiales.

0
Laura Fuertes topa con la subcampeona olímpica

La primera medalla en un Mundial del boxeo femenino español será de bronce. Laura Fuertes buscó con ahínco la oportunidad de luchar por el oro del peso mosca ligero (-50 kg) en Estambul, pero la local Buse Naz Cakiroglu fue la que acabó alzando los brazos en la semifinal por decisión dividida (29-26, 29-26, 29-27, 28-28 y 29-26) y se medirá en el último combate con la colombiana Ingrit Lorena Valencia, que venció a la uzbeca Aziza Yokubova también por decisión dividida.

La asturiana de 23 años partió con ambición, tomando el centro del ring e intentando llevar a la subcampeona olímpica en Tokio contra las cuerdas. Pero Cakiroglu, con su guardia de manos bajas y su endiablada movilidad, se zafó para colocar golpes más precisos y salir de la distancia corta donde entendía que corría más peligro. A veces, con malas artes, trabando a Fuertes en cuanto se encendía la alarma, lo que llevó al juez a restarle un punto en el primer asalto.

El público aullaba y Laura no cejaba en sumar impactos que dieran la vuelta a las tarjetas. El segundo asalto cayó de forma unánime del lado de la también campeona de Europa y subcampeona mundial en 2019, aunque la diferencia no parecía tanta. En los tres últimos minutos, la boxeadora de Gijón, con buen fondo físico intentó que llegara el 'lucky puch' que finiquitara el combate. Carikoglu fue demasiado escurridiza.

Pero Fuertes se marcha de Turquía haciendo historia. La gijonesa de 23 años, de la cantera del Asturbox y concentrada en la Blume de Madrid desde hace dos años junto a Rafa Lozano, avisa para París 2024. La Federación Española de Boxeo recuperó la Selección femenina en 2018 pensando en esos Juegos y no en Tokio y la apuesta ha dado un primer fruto.

El bronce de Fuertes es el tercero del boxeo español en un Mundial, y primero de una mujer, tras los de Enrique Rodríguez Cal en 1974 y Enmanuel Reyes Pla en 2021. Brotes verdes a poco más de dos años de la cita olímpica.