SKELETON

Mirambell cuelga el trineo

El piloto de skeleton cruza "la línea de meta como deportista" y a partir de ahora ayudará al desarrollo de su deporte "desde otro lado".

0
Ander Mirambell.
Joan M. Bascu

Lo hizo en familia, con la gente que le ha ido acompañando en su camino y los que le seguían desde la distancia, como un explorador que ha conquistado nuevos mundos y regresa a casa con una historia que contar. Así escogió Ander Mirambell el momento para anunciar su retirada después de vivir en Pekín sus cuartos Juegos Olímpicos y ser el abanderado de la delegación española. "Cruzo mi línea de meta como deportista. Te crees invencible, crees que puede estar más, pero a título personal era el momento", comentó en la sala Carpe Diem de Barcelona junto a la playa que comenzó a entrenarse para preparar los Juegos de Vancouver en 2010.

El piloto, ahora, tiene otros retos, como ayudar a la formación de un equipo de skeleton para los siguientes Juegos Olímpicos, pruebas que arrancarán este mismo fin de semana en Madrid y Barcelona. Además, anunció nuevas noticias: "Presentaré mi candidatura a la vicepresidencia de la federación internacional de skeleton y bobbsleigh con el objetivo de crecer y de aportar mi experiencia, he trabajado muchos años para ello". Y, a todo ello, se le suma el cargo de director deportivo de la Federación Española de Deportes de Hielo y entrenador del piloto belga Kim Meylemans.

De María Teresa Samaranch a sus anécdotas por el mundo

Mirambell ha tenido que lidiar con los inconvenientes que le llegan a un deportista que se inicia en una especialidad sin recursos ni cultura. Por eso mismo quiso darle las gracias "a mi familia" y a "María Teresa Samaranch, que fue la madre del proyecto, en 2008. A partir de ese momento hubo más inversión". También tuvo unas palabras de agradecimiento para su entrenador Bernat Buscà e incluso para el director técnico de la Federación Española de Natación, Rafa Aguilar, quien "me sugirió que viniera a entrenar al CAR de Sant Cugat donde un gran grupo de personas te ayudan a ser mejor".

En el acto el piloto se acordó de su madre, fallecida justo después de los Juegos de 2018, y repasó sus mejores anécdotas viajando por el mundo, desde cuando en Austria lo confundieron con un actor de películas para adultos, hasta ese trineo hecho con un rallador de queso que popularizó o las vicisitudes en las competiciones. "Creamos unos muelles para impulsarme mejor con las zapatillas. Fuimos pioneros, ahora ya ha prescrito, lo puedo explicar", dijo entre bromas.

Ander Mirambell.

Crítico con la candidatura de 2030 que no sale adelante

“Las herramientas que tuve eran las que eran y tenía dificultad en la salida. Si hubiera sido británico… Algunas temporadas habría tirado el trineo por la ventana. No siempre pude estar al cien por cien. Me quedaron cosas pendientes”, comentó el piloto, pero “los cuatro Juegos o ganar carreras con mi hermano conmigo no tiene precio”, relató. También habló del presente: “Me gustaría que se hablara menos de política y más de deporte. Tener unos Juegos es maravilloso y una oportunidad única”, valoró en relación al freno de Aragón sobre la candidatura olímpica de 2030.

El skeleton, asimismo, le ayudó en el CAR de Sant Cugat a conocer a Irina Rodríguez, ex nadadora de sincronizada, y la madre de su hijo Kai. Durante este periodo, ha compaginado su carrera con multitud de empleos, entre ellos en la Liga, donde conoció a Ausgusto César Lendoiro: "Siempre recibí sus mensajes de apoyo después de cada competición". El fútbol siempre presente, como en su despedida. No podía faltar el Espanyol, representado por el CEO, Mao Ye, y Rafa Marañón, consejero y ex jugador. Un camino inexplorado, el de Ander, para un deportista pionero que puso en el mapa el skeleton.