NFL

Ahora sí: Tom Brady hace oficial su retirada del fútbol americano

El legendario quarterback anuncia en un comunicado su adiós a los 44 años y tras 22 temporadas en la NFL con siete anillos de campeón.

0

Hace unas semanas, era una quimera. Hace tan solo unos días pasó a ser un rumor. Este martes, la retirada de Tom Brady se hizo realidad. El quarterback anunció en un comunicado publicado en sus redes sociales que dice adiós a la NFL con 44 años, tras 22 temporadas y siete títulos de campeón.

La noticia comenzó a circular por medios estadounidenses hace semanas y, el pasado sábado el reputado Adam Schefter, junto con Jeff Darlington, ambos de ESPN, anunciaron una noticia que finalmente el propio Brady, a través de su agente y de una llamada a Jason Licht, mánager general de los Tampa Bay Buccaneers, el último equipo para el que jugó, acabó desmintiendo. "Entiendo la especulación en torno al futuro de Tom. Sin entrar en la veracidad o no de lo que se ha dicho, él será el único que expresará sus planes con total fiabilidad. Conoce la realidad del negocio del fútbol y la planificación de calendarios, así que lo hará pronto", afirmó entonces Don Yee, representante del jugador. La confusión fue tal que hasta su propia marca TB12, publicó un tuit de homenaje borrado después.

El comunicado emitido este martes por Brady, un texto larguísimo en el que reparte agradecimientos y halagos por doquier, reza lo siguiente en sus primeros párrafos: "Siempre he creído que el fútbol americano es un all in. Si no hay un compromiso competitivo del 100% no tendrás éxito, y el éxito es lo que más amo de este deporte. Hay un desafío físico, mental y emocional TODOS los días que me ha permitido maximizar mi potencial. Y he dado lo mejor de mí en los últimos 22 años. No hay atajos en el camino al éxito dentro del campo ni de la vida. Esto es difícil de escribir para mí, pero allá va: no voy a tener ese compromiso competitivo nunca más. He amado mi carrera en la NFL, y ahora es momento de centrar mi tiempo y energía en otras cosas que requieren mi atención. He reflexionado mucho durante la semana pasada y me he hecho preguntas difíciles. Y estoy muy orgulloso de lo que he conseguido. Mis compañeros, entrenadores, rivales y fans merecen el 100% de mí, pero ahora es mejor que deje el campo a la siguiente generación de atletas comprometidos y dedicados. A mis compañeros en los Bucs los últimos dos años, os quiero y he disfrutado yendo a la batalla con vosotros. Habéis cavado muy hondo para desafiaros a vosotros mismos, y eso me ha inspirado para levantarme cada día y daros lo mejor de mí. Siempre estaré disponible para vosotros y quiero seguir viendo cómo os empujáis hacia vuestra mejor versión. No puedo estar más feliz de lo que hemos conseguido juntos; A todos los aficionados de los Bucs, gracias. No sabía que esperar cuando llegué, pero vuestro apoyo y acogida han enriquecido mi vida y la de mi familia. Ha sido un honor poder jugar para una afición tan pasional y divertida; A la ciudad de Tampa y la totalidad de la región Tampa-St. Peterburg, gracias. Ha sido maravilloso poder residir en un lugar tan divertido para vivir. ¡Quiero que me invitéis al próximo desfile de barcos!; A la familia Glazer, gracias por darme una oportunidad y apoyarme. Sé que a veces he sido exigente, pero nos habéis dado todo lo que necesitábamos para ganar, y vuestra gestión tuvo todo lo que un jugador puede pedir; A Jason Licht, gracias por tu apoyo diario y tu amistad. Nunca lo olvidaré. Nunca experimenté la agencia libre y me inquietaba cómo podríamso alcanzar el éxito. Tu liderazgo me dio confianza y siempre te lo agradeceré; A mi entrenador en jefe Bruce Arians, gracias por comprometerte conmigo. Tu liderazgo firme e indicaciones fueron ideales. No habríamos poder conseguido sin tu experiencia, intuición y sabiduría. Estoy muy agradecido; A todos los entrenadores de los Bucs, mi más sincero agradecimiento por todo el trabajo duro, dedicación y disciplina invertidos en crear un equipo ganador. He aprendido mucho de vosotros y valoro la relación que tenemos".

Brady concluye dando las gracias a "todos los empleados de los Bucs", a miembros de su equipo personal como Alex Guerrero, Don Yee o Steve Dubin y a su familia. "Mi carrera ha sido un viaje emocionante, mucho más allá de lo que podría imaginar, lleno de altos y bajos. Cuando estás dentro de esto, realmente no piensas en el final. Mientras escribo esto, sin embargo, pienso en todos los grandes jugadores y entrenadores con los que tuve el privilegio de jugar o enfrentarme. La competición fue fiera y profunda, TAL Y COMO NOS GUSTA. Pero las relaciones y amistadas también han sido fieras y profundas. Recordaré y celebraré estos recuerdos y volveré a ellos a menudo. Me siento la persona más afortunada del mundo", concluye antes de anunciar que dedicará más tiempo a sus empresas y a "enriquecer la vida de otras personas" como "tantos" han hecho por él.

Una carrera de leyenda

Poco más le quedaba por demostrar ya a Tom Brady. Sus éxitos hablan por sí solos para definirlo como el mejor de todos los tiempos ('GOAT', como lo llaman en Estados Unidos). Ha ganado siete Super Bowl, más que nadie en la historia (de hecho, ninguna franquicia tiene más de seis). Las primeras seis las ganó con los New England Patriots, equipo con el que entró en la liga allá por el año 2000, y donde pasó 20 años de leyenda de la mano de Bill Belichick. La última la ganó el año pasado, en su primera temporada con los Tampa Bay Buccaneers.

Pero la carrera de Brady no siempre ha sido un camino de rosas. Seleccionado en el puesto 199 del Draft de 2000, pocos pensaban que ese quarterback de Michigan, con un cuerpo nada atlético, podría convertirse en un jugador importante en una liga tan exigente. Su primer año se lo pasó en el banquillo y, en el segundo, la lesión de Drew Bledsoe le abrió la puerta para hacerse con una titularidad que no volvió a soltar nunca más. Acabó llevando a los Patriots a ganar la primera Super Bowl de su historia en ese 2001. Las dos siguientes llegaron en 2003 y 2004. Las tres restantes con Patriots vinieron en 2014, 2016 y 2018. Por el medio dejó momentos de leyenda, como la Super Bowl en la que remontó a los Atlanta Falcons un 28-3. Fue en 2020 cuando Brady sorprendió al planeta anunciando su marcha de New England tras 20 años. Escogió como destino Tampa Bay, y ese mismo año demostró que no se había equivocado con su elección ganando su séptimo campeonato.

Ni siquiera Tom Brady, con esa aura de invencibilidad, se libró de las lesiones en su carrera. En 2008 sufrió una grave lesión en los ligamentos de su rodilla izquierda. Aquello no frenó a un Brady que, si en algo ha destacado por encima de todos, ha sido en su capacidad para estirar su carrera sin perder un ápice de físico o calidad. En un deporte en el que la edad media de retirada son los 27 años, el californiano ha ganado cuatro anillos de campeón entre los 37 y 44 años, posiblemente desplegando el mejor juego de su carrera.

Y es que, seguramente, a Brady aún le quedaban años de buen juego. En esta temporada 2021, la última de su recorrido en la NFL, Tom Brady ha seguido sumando cifras de escándalo. Ha roto el récord de pases completados en una temporada con 485, ha conseguido 5.316 yardas de pase (mejor cifra de su trayectoria). Además, se ha convertido en el jugador con más yardas de pase en la historia, con 84.520. Y ha tenido a su equipo, los Tampa Bay Buccaneers, peleando por todo una vez más, siendo eliminados en ronda Divisional por Los Angeles Rams en un apretado final.

Un total de 363 partidos disputados (47 de ellos en playoff), 278 victorias, 10 veces en la Super Bowl, siete anillos de campeón, cinco veces MVP de la Super Bowl, tres veces MVP de la temporada regular, 15 veces elegido para la Pro Bowl... La carrera de Tom Brady siempre va a estar ligada a cifras monstruosas, inalcanzables para cualquier mortal. Se despide habiendo repartido 97.569 yardas de pase entre temporada regular y playoff y 710 pases de touchdown. Nadie en la historia tiene más yardas de pase o touchdown de pase que él, y difícilmente será superado en un tiempo. Y, sobre todo, Tom Brady dice adiós habiendo sido capaz de dominar durante 22 años una liga tan cíclica como la NFL, en la que es tan complicado ver a un mismo equipo en lo más alto durante varios años.

Sin duda, poco más tenía que demostrar el mejor jugador de todos los tiempos y uno de los atletas más exitosos de la historia del deporte. Pero su retirada, de confirmarse próximamente, dejará un enorme vacío en la NFL y sus seguidores, que seguían viendo atónitos a un quarterback de 44 años que era capaz de ganar temporada tras temporada. Cuando se anuncie definitivamente su adiós será a su mujer, Gisele Bündchen, y a sus tres hijos a quien les toque disfrutar de la leyenda de Tom Brady.