NATACIÓN

EEUU se moviliza para cambiar la ley transgénero en el deporte

La NCAA, quien regula las competiciones universitarias, podría cambiar la normativa en marzo, lo que afectaría a Lia Thomas, que posee la mayoría de récords anuales.

0
Lia Thomas.
Twitter

Cada día, con el runrún de las redes sociales y el trabajo en los despachos, se avanza en Estados Unidos para modificar algunas regulaciones que afectan a la ley transgénero en deportes como la natación, donde el caso de Lia Thomas ha dinamitado el debate. La NCAA (organismo que regula el deporte universitario) comunicó el jueves, en consonancia con USA Swimming, que se estaba estudiando un cambio de regulación para evitar que participen transgéneros con unos niveles elevados de testosterona.

La normativa actual permite que una deportista de sexo masculino que se haya sometido durante al menos un año a un tratamiento para reducir su testosterona pueda competir con mujeres independientemente de sus baremos. De esta manera, Thomas, que cumple todos los protocolos, se ha convertido en la nadadora con mejores marcas entre los 200 y los 500 de estilo libre en la natación universitaria. Los nuevos criterios podrían estar vigentes para marzo, cuando la NCAA celebra sus campeonatos de invierno.

Para New York Times, la directora general de la NCAA, Amy Wilson, comentó que “muchas políticas están cambiando, es un espacio de continua evolución”. La dirigente añadió que el problema es la falta de ciencia, ya que por el momento hay muy pocas atletas transgénero que participan (rehúso dar cifras) aunque cada vez los casos son más mediáticos. Para un podcast universitario, Thomas explicó sus sensaciones, aunque por el momento evita hacer declaraciones ni entrevistas.

“Tenía mucha incertidumbre sobre mi futuro en la natación y si podría seguir nadando”, dijo sobre su transición. “Estoy encantada de poder nadar. Me encanta competir. Y me encanta ver lo rápido que puedo ir”, comentó, pese a obviamente perder tiempo de sus marcas originales debido a su cambio de género.

La participación de transgénero en el deporte es una patata caliente que por el momento muchas federaciones y organismos internacionales han esquivado. El Comité Olímpico Internacional (COI) derivó la decisión a las federaciones internacionales preservando los criterios de cada deporte, mientras que, en el caso de la natación, la Federación Internacional de Natación (FINA) todavía no ha decidido. La NCAA y USA Swimming están ello. Los récords de Lia Thomas cuestionan el juego limpio y deportistas como Martina Navratilova o Michael Phelps ya se han posicionado a favor de una nueva regulación.