BOXEO

Maravilla y la motivación del no

Sergio 'Maravilla' Martínez se enfrenta, este jueves en el WiZink Center de Madrid, a Macaulay McGowan. A sus 46 años disputa su cuarta pelea tras su vuelta.

0
Previa del Maravilla Martínez vs Macaulay McGowan.
JAVIER GANDUL DIARIO AS

Hablar con Sergio 'Maravilla' Martínez (54-3-2, 30 KO) es como asistir a una charla de coaching. Sin quererlo, el argentino contagia su vitalidad a cualquiera. Con 46 años (47, el 21 de febrero) es boxeador profesional, actor de teatro, cómico, escritor... tiene habilidades para muchas cosas y también para soñar. En junio de 2014, asediado por las lesiones, se retiró tras perder con Miguel Cotto. Cinco años después, tras probar muchos métodos de recuperación, volvió a encontrar sus rodillas (la parte que tenía más dañada) sin dolor tras acudir a unas aguas termales en Argentina. Salió de allí diciendo que iba a volver a subirse al ring. Los amigos que lo acompañaban se rieron, pensaban que era una broma más del de Quilmes. Se equivocaron.

Sergio lo decía en serio. Regresó a Madrid (mientras estaba retirado vivía entre Argentina y España) y fue a buscar a Tinín Rodríguez, uno de los entrenadores con los que su promotora, Maravillabox, cuenta. Quería volver a entrenar. Pesaba 100 kilos y parecía una quimera, pero todo cambió con una conversación. "Mi socio, Miguel de Pablos, me dijo que era una locura volver. Que no lo iba a conseguir. Eso era lo que me faltaba, que alguien me dijese que no lo lograría", recuerda el púgil en el podcast KO a la Carrera. Maravilla se empeñó en regresar. Bajó de peso, entrenó por mas de dos años y en agosto de 2020 se volvió a poner los guantes. Derrotó a Miguel Fandiño, se encontró bien y subió el órdago: "Quiero volver a disputar un Mundial". Obviamente, las voces que le dijeron que no lo lograría fueron muchas. Era la gasolina que necesitaba.

Jussi Koivula y Brian Rose, en septiembre de 2021, fueron las siguientes víctimas en su lista. El inglés fue una prueba dura. "Me metió una derecha que me desconectó unos segundos", admitió tras el combate. Pasó los exámenes y eso le ha puesto en el número 4 del peso medio en la WBA. La opción es real, pero necesita seguir rodándose. Por ello, este jueves (18:30, canal de Twitch de Jon Fernández) en el WiZink Center vuelve a la acción. Le espera otro inglés, Macaulay McGowan (14-2-1, 3 KO), quien es 19 años más joven que el argentino. "Voy a Madrid a retirar a Martínez", avisó el inglés. "Cuando lo leí... me encendió un fuego por dentro mayor. Me motiva mucho que diga eso", replica el argentino. De nuevo, le vuelven a retar. No hay nada que le excite más.

Maravilla tiene dos motivos por los que los rivales quieren pelear con él: es una leyenda y está muy bien ranqueado a nivel mundial. Ese premio para sus oponentes es acicate para él. No duda en reconocerlo: "Estoy a una derrota de la retirada". Por tanto, juega en el alambre. Este jueves tiene una prueba dura. McGowan llega tras dos derrotas seguidas, sí, pero las aceptó necesitado de actividad. En dos meses, dos combates con una preparación a medias le pasaron factura. Para este pleito ha podido prepararse a conciencia y ha contado con el reputado adiestrador Joe Gallagher. Viene a ganar. "Tiene un boxeo ortodoxo, clásico, es un rival duro y que tiene peligro", avisa Maravilla. El argentino sabe lo que tiene enfrente, pero también lo que puede dar él. "Con la experiencia he aprendido que no necesito moverme tanto como antes para obtener el mismo resultado. Eso me ha permitido pegar mas duro que nunca", avisa el nueve veces campeón mundial. La 'fuerza del no' le mueve este jueves. Otra vez más.