España
32
Suecia
28

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

España le demuestra a Suecia que es la campeona europea

Partido soberbio de los Hispanos, con Cañellas y Fernández inspirados para mantener su condición de pesadilla ante los subcampeones mundiales

0
 Jim Gottfridsson intenta superar a Peciña.
VLADIMIR SIMICEK AFP

Suecia estaba crecida, subcampeona del Mundo y con la vitola de candidata al título europeo. Con ganas de revancha porque España es su bestia negra particular a la que no gana desde hace más de una década (la otra era Francia, a la que derrotó en Egipto tras 20 años de reveses). Ellos, los suecos, confiaban en que hoy, por fin, saldarían todas las deudas que van sumando con los Hispanos, que remozados en puestos determinantes habían generado muchas dudas en el debut. Y no, la pesadilla española sigue creciendi en la cabeza de los suecos, que sufrieron un revés con el que no contaban: 32-28 (17-14). Dos puntos para España, clasificada para la segunda fase a falta del choque ante Bosnia que será prácticamente de trámite este lunes (18:00, Teledeporte).

España, dos días después del arraque ante la República Checa, ha dado un paso al frente. Han sido dos jornadas de reflexión para enseñar una cara tan mejorada que parece que ha sufrido un trasplante de seguridad y confianza. Debutan los dos centrales, que se repartieron el partido, y si Casado puso todas sus virtudes, luego Terrafeta le complementó con las suyas. El puesto más señalado del equipo esta vez estuvo al nivel que alcanzaban los Entrerríos y Sarmiento en los últimos tiempos.

Otros nombres propios de España fueron Ángel Fernández y Joan Cañellas. Fernández, el jugador español que más tiempo estuvo en la pista, salió reforzado en la comparación con Wanne, el sueco que le relevará en el Barça la próxima temporada: 8 tantos para cada uno, con un error en el tiro ambos: fueron certeros a su estilo. Respecto a Cañellas, que con su actuación singular igualó la aportación del central sueco Gottfridsson, fue el hombre desequilibrante, el que con sus lanzamientos desde ocho metros descompuso el 6-0 sueco cuando apareció en la primera línea.

El partido fue un toma y daca al inicio porque España llegaba tarde con sus dos cambios de ataque y defensa. Más o menos duró 10 minutos esa desazón, lo que tardó Ribera en recomponer en equilibrio en la pista, para tomar la delantera. Cierto es que a la suecos les faltó en el último momento Darj, el eje de su defensa y positivo en la prueba de esta mañana.

Poco a poco la Selección tomó esa ventaja que provoca desacierto en los rivales, que les obliga a correr más de lo que pueden. Pero es que los Hispanos cumplieron de tal manera que no perdieron posesiones, acabaron sus ataque, y no permitieron contragolpes. Así ganaron un partido que es mucho más que dos puntos, porque se aseguran el pase a la segunda fase con una victoria, y porque el triunfo tiene que disparar su moral: al segundo partido parece que la España de siempre está en un Campeonato de Europa.