PELOTA

Adiós de Bengoetxea VI, el último grande

"Ha sido un privilegio haber jugado tantos años en profesionales. Estoy orgulloso de todo lo conseguido", explica el delantero de Leitza, ganador de dos Manomanistas, un Cuatro y Medio y un Parejas.

0
Adiós de Bengoetxea VI, el último grande
DIARIO AS DIARIO AS

Oinatz Bengoetxea, uno de los referentes de la pelota en las dos últimas décadas y dos veces campeón del Manomanista, "dará por finalizada su carrera profesional el próximo 29 de enero", según confirmó la empresa Baiko Pilota a la que pertenece el pelotari de Leitza. Se va uno de los últimos grandes, un delantero que era puro nervio, tenía enorme carisma y una imaginación como pocos. No podrá cumplir el sueño de 20 años como profesional, algo que llevaba implorando muchas semanas. 

"Ha sido un privilegio haber jugado tantos años en profesionales. Estoy orgulloso de todo lo conseguido", confiesa el delantero de 37 años en declaraciones difundidas por la promotora bilbaína. Además de las dos txapelas en el mano a mano, la competición más importante de la modalidad, conquistadas en 2008 y 2017 en el palmarés de Bengoetxea VI destacan también un título del Cuatro y Medio (2016) y otro del Parejas (2015).

El navarro debutó como profesional el 5 de octubre de 2002 y en sus 19 temporadas en la élite ha disputado "más del mil partidos", entre ellos siete grandes finales, las cuatro en las que se coronó campeón junto a las del Parejas de 2005 y 2017 y la de la 'jaula' de 2012.

"Su juego rápido, alegre y vistoso, además de reportarle grandes triunfos, le han convertido en uno de los pelotaris más queridos por la afición", subraya Baiko en su comunicado antes de anunciar cinco partidos de despedida para el de Leitza.

Los frontones de Bilbao (26 diciembre), Vitoria (2 enero), San Sebastián (16 enero) y Tolosa (24 enero) acogerán esos últimos partidos de Bengoetxea VI antes de poner el cierre final a su carrera el 29 de enero en el Labrit de Pamplona. Acaba una etapa en la pelota a mano tras el adiós prematuro de Irujo al sufrir una dolencia cardíaca, por recomendación médica, y Aimar.