JUDO

Ayumi Leiva: con asilo, pero sin Campeonato de España

"He sentido que todo se derrumbaba", lamenta la judoca cubana asilada, a la que la Federación no dejó competir en los Nacionales del lunes.

0
Ayumi Leiva: con asilo, pero sin Campeonato de España

"He sentido que mi mundo se derrumbaba", cuenta Ayumi Leiva, judoca cubana que recibe asilo político en España, a AS. Su tristeza se debe a la negativa de la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados a dejarla competir en los Campeonatos de España celebrados ayer en Madrid al entender que no puede acreditar el llevar tres años practicando este deporte.

Ayumi, que tiene 19 años, llegó a España en agosto. Viajaba con la expedición de su país al Campeonato Panamericano Júnior de Colombia cuando quedaron bloqueados en el aeropuerto de Barajas. Ella y otra compañero aprovecharon un descuido para presentarse en el puesto de la Policía y pedir asilo. Mientras se ejecutan los trámites, la Cruz Roja le ubicó temporalmente en un piso en Valencia. Allí encontró cobijo en el grupo de entrenamiento que dirige Sugoi Uriarte, campeón de Europa, plata mundial y diploma olímpico. "Nunca pensé que me fuera a ir mejor. Ahora tengo todo lo que quiero. No tengo palabras para describir cómo han sido mis compañeros conmigo. Todos ellos, sin excepción. Desde el minuto cero que llegué. Eso va a ser un recuerdo lindo que tendré siempre en mi corazón. Para mí no son compañeros, son familia", señala con cariño de Uriarte y sus pupilos.

Hace días Ayumi envió una carta al presidente de la RFEJYDA, Juan Carlos Barcos, exponiendo su situación y solicitando permiso para participar en los Nacionales. Argumenta que lleva once años haciendo judo y que tiene los papeles que lo demuestran, así como su situación en regla. De hecho asegura que quiere obtener la ciudadanía española. "Después de tantos esfuerzos y entrenamientos me dan esa noticia. Mi sueño este año era competir en ese campeonato", cuenta desesperada Leiva, que decidió salir de Cuba porque allí "no prosperaba".

"Me arriesgué a perderlo todo, no ver a mi familia, mis amigos... Pero tenía que salir adelante", explica emocionada. Desde aquí trata de ayudar económicamente a su familia y en la carta a la Federación afirma que con lo que ahorra de dietas puede enviar dinero suficiente a su madre para "comer bien durante dos semanas". "Conmigo aquí mi mamá está mejor", confiesa. A los que no le han dejado competir les dice: "Ya verán mi potencial".