OLIMPISMO | ALEJANDRO BLANCO

"Almeida no puede olvidar el sueño de unos Juegos Olímpicos"

Alejandro Blanco (Ourense, 71 años) reconsideró su decisión de no presentarse a la reelección para la presidencia del COE. El miércoles iniciará su quinto mandato con muchos retos.

Madrid
0

Alejandro Blanco será proclamado este miércoles por la Asamblea del Comité Olímpico Español como presidente por cuatro años más. No tendrá rival. Asumió el cargo en 2005 y afrontará su quinto ciclo al frente de la institución. Por delante, muchos retos.

Va a afrontar un quinto mandato. Tras Río 2016 dijo que no seguiría. Y aquí está. ¿Por qué?
No he dejado de recibir peticiones para que siga porque hay proyectos importantes iniciados, y tengo el aval del cien por cien de las federaciones olímpicas y casi todas las no olímpicas. Tenemos por delante la candidatura para los Juegos de Invierno de Barcelona-Pirineos 2030, que por circunstancias gira alrededor de mi persona. Por responsabilidad, decidí seguir y es una de las pocas veces en mi vida que he reconsiderado una decisión.

¿De qué se siente más orgulloso en estos 16 años de gestión?
Hemos pasado de sólo organizar los viajes a los Juegos a convertirnos en una referencia nacional e internacional en muchos campos. Tenía claro que esta debía ser la casa de los deportistas y lo hemos conseguido. Si tienen algún problema, acuden aquí.

¿Y cuál es la espinita que tiene clavada por no haber conseguido?
La del 7 de septiembre de 2013 en Buenos Aires. Los Juegos se elegían de forma diferente y Madrid fue la candidatura mejor valorada por la Comisión del Comité Olímpico Internacional. Defendimos un modelo diferente, no nos dieron los votos pero nos dieron la razón el 8 de diciembre de 2014. La Agenda 2020 recoge el 90% de lo que Madrid proponía. El tiempo nos dio la razón.

¿Por qué la insistencia en promover la candidatura para los Juegos Olímpicos de invierno Barcelona-Pirineos 2030 si con el avispero político parece casi imposible acudir ante el COI con un gran consenso?
Es que eso se puede convertir en una de las fuerzas de la candidatura. El deporte también sirve para unir personas e intereses. Ser capaces de sentar a personas a la mesa apartando la política de partidos para construir un proyecto de regeneración del territorio tiene un valor incalculable. Y en este caso son los gobiernos de España, Cataluña y Aragón. Acabamos de reunirnos con 150 alcaldes y concejales del Valle de Arán y ha sido un éxito. Sacar adelante un proyecto que olvide las diferencias políticas es una base del olimpismo. Lo vamos a conseguir.

¿Qué plazos se dan?
Se está elaborando ya el proyecto técnico y en marzo de 2022 se le presentará al Comité Olímpico Internacional. Es un proyecto ganador y en el que vamos de la mano del COI.

"Las diferencias políticas al final pueden convertirse en una fortaleza"

BARCELONA 2030

¿Se puede optar a unos Juegos de Invierno con sólo cuatro medallas en toda la historia?
Sí, porque una vez los tuviéramos iría seguido de un proyecto similar al de Barcelona 1992 para hacer una gran inversión en deportes de invierno. A ocho años vista y con un buen plan habría opciones de medallas.

¿Cómo pintan los próximos de Pekín en febrero?
Hay deportistas consolidados que pueden repetir los éxitos de Pyeongchang, aunque no tengamos a Javier Fernández. Queralt Castellet ya ha luchado por medalla en los dos últimos Juegos y están Lucas Eguibar y Regino Hernández.

¿Se va a lanzar Madrid a por los Juegos de 2036?
El alcalde José Luis Martínez-Almeida no puede olvidar el sueño de organizar unos Juegos. Es la ciudad más preparada del mundo para organizar unos Juegos con las nuevas normas de la Agenda 2020. Ha habido un parón, pero ahora tenemos el acuerdo para volver a transformar a Madrid en sede de grandes acontecimientos, que los miembros del COI vuelvan a conocer la ciudad. Cuando sea el momento oportuno, y no hemos puesto fecha, Madrid tiene que optar. Madrid debe tener unos Juegos.

Y más ahora que se demostró que el proceso de adjudicación a Río 2016 fue fraudulento, con compra de votos...
Eso reafirma el deseo de que Madrid sea sede en el futuro. Este caso es una mala noticia para el deporte, pero afortunadamente se ha hecho limpieza.

¿Deberían ser unos Juegos de Madrid o unos Juegos de España?
Si para un deporte hace falta una instalación y ya está construida al lado, ¿por qué no utilizarla? El COI lo permite y fomenta ahora. Con la red de transporte de alta velocidad puedes plantarte en Sevilla, Barcelona o Valencia en dos horas y media. Con una mínima inversión, España puede hacer unos Juegos plurales.

"Hubo un parón, pero volverá a ser sede de grandes acontecimientos"

MADRID

El COE y el Gobierno parecen estar ahora en buena sintonía, cuando no siempre ha sido así. ¿Esto va a suponer un avance en el plano deportivo?
Siempre hemos estado de acuerdo, lo que hubo son diferencias lógicas entre personas con una responsabilidad. Ahora la relación es más fuerte que antes y espero que podamos hacer más cosas juntos. El deporte está cada vez más en la parte privada y hay que hacer planteamientos que nos permitan avanzar en lo deportivo y en lo social.

¿Creen que serán capaces de diseñar y acordar un modelo para las próximas tres décadas?
Espero que haya suerte... Si algo se hizo bien en Barcelona fue planificar a corto, medio y largo plazo. No es tan importante el número de medallas en unos Juegos. A los de Tokio fueron 328 deportistas cuando en España practican deporte 26 millones de personas. Hay que hacer un modelo para la sociedad y para la alta competición. Asociarlo con ciencia, salud, innovación, investigación, escuelas, universidades... Que todo encaje y el recorrido sea mucho más grande.

¿Sigue pensando que sería mejor que el COE se encargara del reparto del dinero a las federaciones, como en Italia? Siempre fue una de sus reivindicaciones...
No exactamente. Hoy, en los países con grandes resultados la política deportiva del país la lleva su Comité Olímpico, como en Alemania, por ejemplo. Que el COE reparta el dinero no es lo oportuno, pero sí que el Comité planifique y el dinero vaya directo del gobierno a las federaciones para que lo controle. Eso es sagrado. Ocurre en países que tenemos cerca...

Por ejemplo, Italia acabó con 40 medallas en Tokio. O es el caso de Países Bajos, con el exseleccionador español de hockey Maurits Hendriks al frente del proyecto de su Comité: 36 medallas con 17 millones de habitantes.
Son ejemplos, donde la base depende del gobierno y el alto nivel de su Comité Olímpico. Aquí sería un paso más.

¿Hace falta un plan, pues?
Sí.

"El COE debería planificar y que el Gobierno controlara el dinero"

ALTO NIVEL

El COI promueve e incorpora nuevos deportes: surf, skateboarding, escalada, BMX, breaking... ¿No sería bueno que España apostara fuerte por estas modalidades emergentes de cara al medallero?
Por eso hablo de un plan. Tenemos grandes deportistas en muchas especialidades. Otros países los concentran en determinadas modalidades. Eso es una parte del plan. Hay deportes donde la élite es tan grande que se puede insistir para ir a por ocho o nueve medallas. Tenemos unos Sub-23 impresionantes y hay que potenciarlos.

¿París 2024 se presenta bien entonces?
Sí, vistos los resultados de Tokio con gente muy joven con diplomas olímpicos. Ahí es donde hay que invertir con programas específicos. Estamos en disposición de superar las medallas de Tokio, porque además hubo muchas lesiones.

¿Cómo ve el futuro del mundo federativo ante la 'invasión' de cada vez más promotores y organizaciones privadas que, eso sí, no se ocupan de la base?
Hay muchos movimientos de grandes empresas que entran en el deporte con medios. Algunas federaciones se han aliado con ellas, pero creo que es una visión cortoplacista. Estas corporaciones invierten en lo que da beneficios y si para ello tienen que modificar parte de tu ADN, van a por ello. Y sólo se ocupan de la superélite. Las federaciones no pueden olvidar lo que son. Y estas empresas, igual que ayudan con la élite, deben ayudar a la base. Hay que proteger a las federaciones y al deporte del país.

La Ley del Deporte está ya cerca, parece, por fin. Según el Gobierno, no cambiará mucho respecto al anteproyecto que se quedó varado en el Congreso. ¿Le gustaba?
Es una Ley del gobierno y como tal la apoyaremos. Pero insisto en que es más importante definir un modelo.

Para 2022, se recupera el presupuesto para el deporte. El Consejo Superior de Deportes dispondrá de 315 millones de euros. Pero a las federaciones sólo se les darán tres millones más (55,8 en total). ¿No deberían tener más ellos que están en el día a día del deportista?
Eso lo tendría que contestar el secretario de Estado... Yo agradezco la apuesta del presidente Pedro Sánchez por proteger al deporte y por incluirlo en los planes europeos de resiliencia. Pero las federaciones son lo más importante para el futuro del deporte. Apoyemos sus programaciones.

Habrá 107 millones del Pan de Recuperación Europeo. De ellos, van 75 a las Comunidades Autónomas, para modernizar instalaciones... Pero para sustituir energías contaminantes por otras limpias sobre todo. Al final, a la preparación del deportista y a la modernización de sus entrenamientos no irá tanto.
Es importante mejorar las instalaciones, pero al lado de eso también tiene que estar lo otro... Si queremos tener mejores resultados hay que hacer inversiones en los programas específicos que lo permitan. Pero no tengo esa responsabilidad.

Pau Gasol fue elegido miembro del COI en Tokio. ¿Qué aportará? ¿Qué carrera puede hacer en los despachos?
Fue el deportista más votado. Puede darle muchísimo al deporte mundial a través de la Comisión de Atletas.

¿Ve a Pau Gasol como un futuro presidente del COE?
Eso lo deciden las federaciones. Y plantearlo ahora sería un error enorme. Dejémosle que recorra su camino.