PÁDEL | WPT MASTER DE BUENOS AIRES

Navarro-Di Nenno necesitan una revancha que tiene premio

Sanyo y Tapia vuelven a ganar a Galán y Lebrón, y como en el último torneo, el Open de Malmoe, van subiendo en sus prestaciones

0
Di Nenno y Paquito Navarro.

El Master de Buenos Aires ha desmantelado todas las previsiones, y en la final de esta tarde en La Rural (20:30) puede quedar reabierta la lucha por el número uno del año o por el número de dos. La derrota de Galán y Lebrón en las semifinales en realidad convierte esta final en la revancha del Open de Malmoe, el torneo anterior, entre los campeones entonces, Sanyo y Tapia, y los finalistas, Paquito Navarro y Martín Di Nenno.

En las semifinales, Navarro y Di Nenno doblegaron a Stupaczuk y Ale Ruiz por un doble 6-4. Para la pareja ganadora esta es la séptima final consecutiva a la que llega, de las que han ganado dos. Paquito dominó el partido con la vibora, sobre todo cambiándola de dirección en el momento de la pegada para castigar a Ruiz. Como la pista no premia los remates, las contras fueron un regalo para la defensa, y en eso fueron más pacientes los ganadores agarrados al globo, para atacar en el momento más cómodo.

Los argentinos Sanyo y Tapia volvieron a ganar a Galán y Lebrón porque leyeron mejor el choque que la pareja española. Su estrategia funcionó a la perfección: jugar contra Lebrón y tener desactivado a Galán. Sanyo dominó a Lebrón en el revés, le ofreció bolas que en otras pistas el andaluz la sacaria con facilidad, y Tapía fue sacando provceho de las añazagas de su compañero. Los dos españoles perdieromn el primer set (6-3), reaccionaron en el segundo con un 3-0, y tuvieron opciones del 4-0, pero ahí comenzaron las dudas de la pareja, impacientes por hacer el punto, y permitiendo que Sanyo volviese a tomar el mando para ganar 7-5.

Con este resultado, aunque esta sea el último Master del año, Paquito y Di Nenno, si vencen, tendrían una opción de liderar el ranking al final inminente de la temporada, e incluso Sanyo y Tapia, con la victoria, tendrían cerca acabar como la segunda mejor pareja.