ATLETISMO

El atleta Alex Quiñónez, asesinado a tiros en Guayaquil

El ecuatoriano, finalista en los 200 metros en los Juegos Olímpicos de Londres, fue asesinado por razones que aún se investigan.

Guayaquil
0
El atleta Alex Quiñónez, asesinado a tiros en Guayaquil
EFE

El atleta ecuatoriano Alex Quiñónez, finalista en los 200 metros en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, fue asesinado este viernes en la ciudad portuaria de Guayaquil (suroeste), donde residía, por razones que aún se investigan.

El deceso lo confirmó Roberto Ibáñez, presidente de al Federación Deportiva del Guayas, en un mensaje de Twitter en el que expresó el inmenso dolor que le causaba la muerte de Quiñónez, de 32 años de edad nacido en la provincia de Esmeraldas (noroeste). "Mi corazón está totalmente destrozado, no encuentro palabras para describir el vacío que siento", escribió Ibáñez en su cuenta de la red social. "No puedo creerlo, ¡hasta cuando vamos a seguir viviendo tanta maldad e inseguridad!", agregó el dirigente deportivo en referencia a que la ciudad de Guayaquil se ha convertido en foco del auge de la delincuencia y crimen. "Descansa en paz querido Alex, te voy a extrañar toda la vida", concluyó Ibáñez.

Según fuentes oficiosas, Quiñónez y un amigo suyo, Jojairo Arcalla, fueron asesinados a tiros por desconocidos, en el sector conocido como Colinas de la Florida, en Guayaquil. Las redes sociales en Ecuador se encendieron con la noticia del asesinato de Quiñónez, que se produjo en el cuarto día de vigor de un estado de excepción declarado por el presidente del país, Guillermo Lasso, para intentar atajar el incremento de la delincuencia.

Operaciones conjuntas entre militares y policías se han concentrado en varias provincias de Ecuador, especialmente en la costera de Guayas, cuya capital es Guayaquil, donde se han registrado varias muertes violentas en las últimas semanas. El Ministerio del Deporte también reaccionó a la muerte de Quiñónez y remarcó que fue asesinado "el mejor velocista de la historia de nuestro país". Esa cartera de Estado, en un comunicado, informó de que las autoridades competentes investigan el caso y expresó sus condolencias a familiares, amigos y compañeros deportistas del atleta.

Quiñónez no pudo competir este año en los Juegos Olímpicos de Tokio, tras una decisión del Comité Olímpico Internacional, que suspendió su participación tras no haberse reportado para un control rutinario de dopaje. El deportista apeló el fallo, pero la sanción se ratificó y no pudo ser inscrito para Tokio. Con registros de 10,09 segundos en los 100 metros lisos y 19,87 en los 200, Quiñónez ha sido el mejor ecuatoriano en la disciplina y llegó a ubicarse en el quinto lugar de la Liga Diamante en 2019, cuando también alcanzó el tercer lugar en el Campeonato Mundial de Atletismo de ese año en Doha. Su palmarés incluye una serie de títulos como campeón en juegos panamericanos, iberoamericanos, sudamericanos y bolivarianos, entre otros.

Dolor y malestar en Ecuador por el asesinato

Una mezcla de dolor y malestar invadió este sábado a los ecuatorianos tras el asesinato del atleta Alex Quiñónez, acribillado anoche por desconocidos que le dispararon junto a un amigo, cerca de su domicilio en la ciudad costera de Guayaquil (suroeste). El asesinato de Quiñonez, considerado como uno de los atletas más rápidos del mundo -quedó en séptimo lugar en los Juegos Olímpicos de Londres 2016, en la prueba de 200 metros- coincide con una campaña de las autoridades para frenar la violencia desatada en el país.

"Sentimos mucho la dolorosa pérdida de Alex Quiñónez, padre, hijo, un gran velocista que marcó el deporte. Nuestras más sinceras condolencias a sus seres queridos. Que en paz descanse. Quienes arrebatan la vida de los ecuatorianos no quedarán impunes. Actuaremos con contundencia", ecribió en su cuenta de Twitter el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso. El jefe del Estado insistió, en declaraciones a periodistas, que "quienes arrebatan la vida de los ecuatorianos no quedarán impunes".

El asesinato de Quiñónez se produjo en medio de un estado de excepción decretado recientemente por Lasso para combatir la inseguridad, con labores conjuntas entre la Policía y las Fuerzas Armadas. "Luto en la familia azulgrana por la muerte del atleta del Barça Álex Quiñonez", publicó en su cuenta de Twitter el FC Barcelona, al que perteneció el atleta en los últimos años.

"Jamás te olvidaremos querido Alex, descansa en paz", publicó en su página oficial "Panam Sports" la Organización Deportiva Panamericana (Odepa). "La sorpresiva partida del medallista de bronce del último Mundial de Atletismo en Doha 2019 deja un profundo dolor, pero su legado como el más grande velocista de nuestra historia permanecerá siempre en nuestros corazones", resaltó el Comité Olímpico Ecuatoriano (COE).

Ell ciclista ecuatoriano ganador del Giro de Italia de 2019 y campeón olímpico en Tokio 2020, Richard Carapaz, expresó en Twitter: "Lamentable lo de nuestro querido #alexquinonez , mi sentida condolencia para su familia y seres queridos. Paz en su tumba". Miles de ciudadanos han expresado también su consternación por el asesinato de Quiñónez, un carismático atleta que representaba el anhelo de victoria de su pueblo.

Entre otras, una fotografía suya abrazando la bandera tricolor ecuatoriana ha inundado las redes sociales con mensajes de indignación, dolor y exigencia de justicia. "Así te queremos recordar como el más grande velocista de Ecuador , el Mundo del Atletismo llora hoy tu partida ! Hasta siempre Alex cuanta falta nos vas hacer #Justicia para Alex", publicó la Federación Ecuatoriana de Atletismo (FEA).

Quiñónez, de 32 años, obtuvo el pase para participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero fue suspendido un año por la Athletics Integrity Unit (AIU) tras determinar que cometió tres faltas en la actualización de geolocalización para controles antidopaje. La suspensión afectó en forma anímica al atleta que, con lágrimas en los ojos, desde la concentración desde Tokio, pidió disculpas a sus compatriotas por no poderlos representar en la competición olímpica, donde quería alcanzar alguna medalla.