PÁDEL | WPT MENORCA OPEN

Ganan Lebrón y Galán pero el público ama a Paquito Navarro

Alejandra Salazar yt Gemma Triay siguen imparable: cuarto títulos consecutivo y siete en toda la temporada.

0
Paquito Navarro, el preferido por la afición.

Las dos parejas que dominan el ranking se van de Menorca con un nuevo título para ellas: el sexto para Ale Galán y Juan Lebrón, y el séptimo y cuarto consecutivo para Alejandra Salazar y Gemma Triay, jugadora local, que levanta las mismas pasiiones que Paquito Navarro, derrotado de nuevo en la final pero que sigue siendo en general el jugador español más admirado, seguido y aclamado por los espectadores viven en directo los partidos del WPT.

Galán y Lebrón comparecieron en la final masculina como si ya llevasen un set activados. No hubo bolas de tanteo, no buscaron las sensaciones ni con la pelota ni con el suelo. Ellos, desde el primer golpe, castigaron los globos de Navarro y Di Nenno. Ale Galán, extraordinario en la pegada, sobrio siempre en sus formas, tal vez fuese el mejor del partido, pero no es de los que incendian a la grada: se le admira pero aún no se ama. El primer set, 6-3; el segundo 6-4, porque Navarro y Di Nenno rebajaron la salidas por globo, aposytaron más por la volea, y disputaron uno de esos partidos en los que la aficiòn disfruta porque lo que ofrecen estas dos parejas es un espectáculo.

Con los tres mejores jugadores españoles de la historia, y con el argentino Di Nenno, revelación de la temporada en 2020, que va mejorando en el remate como único hàndicap de su juego, el partido fue corto en tiempo (no llegó a los 90 minutos) pero de una intensidad meridiana porque no hubo golpes neutros, todos a mil por hora con los cuatro protagonistas volando por la pista.

La final femenina superó las dos horas y media de partido, y no defraudó el encuentro entre antiguas compañeras ahora rivales, que permite que el conocimiento entre ellas sea excelente y se busque arañar en sus puntos débiles sin regalar nada a los golpes letales. Marta Marrero y Lucía Sainz debutaron como pareja en este torneo, con presencia en la final, que se les escapó por detalles ante Gemma y Alejandra, más sólidas mentalmente para remontar el 4-6 inicial y dar la vuelta al encuentro por 6-4 (estuvo en el alero) y 6-3.