BALONMANO | LIGA SACYR ASOBAL

Antonio Serradilla muestra que se puede jugar con un solo ojo

"He llorado mucho, y me estoy adaptando muy bien al nuevo rango de visión", explica el internacional español del Logroño-

0
Antonio Serradilla.
FERNANDO DIAZ DIARIO AS

En junio le extirparon un ojo, y en agosto el internacional Antonio Serradilla (22 años, 1,98 metros, Sevilla) ha vuelto a los entrenamientos con el Logroño, “después de más de tres meses sin hacer nada para evitar complicaciones con los puntos y todo eso”, comenta el jugador.

“Reconozco que he llorado mucho, que no me podía creer que aquella nubosidad en un ojo, que pensé que no era nada, acabase siendo un tumor y tomando la decisión de extirparlo sabiendo que iba a perder la visión definitiva del lado derecho”, explica Antonio.

Volver a jugar fue una decisión inmediata, “pero era imprescindible saber si podría”, comprobar el rango de visión, adaptarse a las distancias. “Lo más complicado es que con la pérdida de la visión periférica tengo que mover mucho la cabeza en los entrenamientos, pero con las distancias me ha ido mejor de lo que esperaba”, asegura este internacional de Jordi Ribera.

En el Logroño están a la espera de que las gafas protectoras de Serradilla sean homologadas por la EHF, y el jugador cuenta cómo las eligió en Sevilla. “En la óptica expliqué para que las iba utilizar y cómo quería que fuesen. Han hecho un gran trabajo a medida y me he adaptado perfectamente”.

Antes de comenzar la pretemporada con los riojanos reconoce que ha pasado “momentos optimistas y otros de bajón, con muchos altibajos y lleno de dudas”. Pero en la disciplina del equipo todo ha mejorado “porque tengo la ayuda y la compresión de mis compañeros, que con mi novia y mi familia son los que me animan”, asegura.

Sin este percance, Serradilla hubiese tenido alguna opción de estar en los Juegos porque estaba llamado a ser el relevo natural de Morros. “Pero ha ido Miguel Sánchez-Migallón, de lo que me alegro enormemente. Los que hemos trabajado día a día con él sabíamos que lo haría muy bien. Yo no pierdo la esperanza de volver con los Hispanos”, dice.