JJOO

Leyendas de los Juegos Olímpicos

Conoce a los deportistas que hicieron historia en los Juegos Olímpicos modernos, desde el siglo XIX hasta la actualidad. Recordamos las gestas de atletas olímpicos como Carl Lewis, Jesse Owens, Hicham El Guerrouj, Sebastian Coe, Johnny Weismuller, Alexander Popov, Lasissa Latynina, Bob Beamon, Mark Spitz…

0
  • Abebe Bikila

    Abebe Bikila. Batiendo records descalzo

    El etíope Abebe Bikila se dio a conocer en su país en 1960 cuando recorrió la distancia del maratón en 2 horas, 21 minutos y 23 segundos, toda una hazaña. Al alistarse en el ejército etiope, Bikila conoció al entrenador sueco Onni Niskanen, quien intentó convencerle para que corriese con zapatillas, pero el etiope le demostró que corría más rápido descalzo. Ya en los Juegos Olímpicos celebrados en Roma en 1960 deslumbró al público ganando la medalla de oro en la prueba de maratón. Al mismo tiempo, se convirtió en el primer africano negro en obtener una medalla. Lo que más sorprendió al público es que recorrió descalzo los 42 km. y 195 metros de los que consta el maratón. Cuatro años después, en Tokio'64, a pesar de que estaba convaleciente de una operación de apendicitis y no haber podido entrenar lo suficiente, volvió a hacerse con el oro (2:12.11), esta vez ya con zapatillas. Su última aparición en una competición fue en México'68, pero desgraciadamente se tuvo que retirar a los 17 kilómetros por diversos problemas físicos. CLARA PARDO

    FOTO:

    1 / 44

  • Helene Madison

    Helene Madison. Leyenda en tan solo tres años

    En una época en la que el deporte todavía parecía un coto cerrado para hombres, algunas mujeres desafiaban lo establecido. En 1932, en su única participación en unos Juegos Olímpicos, ganó las pruebas de 100, 400 y 4x100 metros libres, por ello los periodistas deportivos le pusieron el mote de 'Reina de las aguas'. Su victoria en los 100 metros libre fue sencilla, pero en la prueba de 400 metros, a pesar de que su máxima rival, Lenore Kight, consiguió muchísima ventaja, Madison la superó en el último momento y consiguió el récord del mundo con un tiempo de 5:28.5. Su carrera deportiva, duró tan solo tres años, el mayor logró de Madison, además de sus éxitos olímpicos, fue que batir 117 récords de EEUU y del mundo.

    FOTO: Bettmann (Bettmann Archive/Getty Images)

    2 / 44

  • Herminio Menéndez. El primer rey de la piragua

    Herminio Menéndez. El primer rey de la piragua

    En el pueblo costero de Candás (Asturias) nació un 20 de diciembre de 1953 Herminio Menéndez Rodrigo, un auténtico crack de la piragua. Se puede decir que Menéndez, como hijo y nieto de pescadores, siempre ha tenido muy presente el mar. A los 17 años tomó la decisión de dejar de lado el fútbol para centrarse en el piragüismo, que, además de los tres metales olímpicos, le ha otorgado nada menos que 40 campeonatos de España en todas las categorías. El cénit de su carrera deportiva se produjo en los Juegos de Moscú, donde se hizo con la plata en el K-2 de 500 metros y con el bronce en la prueba larga junto a su compañero Misioné. Tras los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, los cuartos de su carrera, el olímpico asturiano se retiró, cambiando la pala de su exitosa piragua por la dirección deportiva. PABLO BARGUEÑO

    FOTO:

    3 / 44

  • El Marqués de Villaviciosa

    El Marqués de Villaviciosa. El COI no le reconoce la plata

    Pedro Pidal y Bernaldo de Quirós, Marqués de Villaviciosa, fue un polifacético personaje de entre finales del siglo XIX y principios del XX. En la edición de París, en 1900, se presentó a la competición de Tiro a Pichón. La prueba consistía en abatir el mayor número de pichones en un número determinado de disparos. Sólo fue superado por el australiano Mac Kintosh. Durante muchos años, ésta fue la primera medalla española.

    FOTO:

    4 / 44

  • El lanzador de disco estadounidense Al Oerter

    Al Oerter. Ocho años de récords

    El lanzador de disco estadounidense Al Oerter ha sido uno de los pocos deportistas capaces de conseguir cuatro medallas de oro en la misma disciplina en cuatro Juegos consecutivos. Hasta hoy sólo le han igualado Carl Lewis, entre 1984 y 1996, en salto de longitud y el regatista Paul Elvstrom, entre 1948 y 1960. Al Oerter logró además batir el récord olímpico en las cuatro ediciones. Con 20 años venció en Melbourne'56 con un lanzamiento de 56,36 m., superando así a su compatriota Fortune Gordien, a quien todos veían como vencedor. En Roma'60 y en Tokio'64 ganó con lanzamientos de 59,18 y 61 m. respectivamente. A Tokio no llegó bien físicamente, pero venció. De todas formas, su mayor hazaña fue en los Juegos de México'68, cuando le consideraban demasiado mayor para competir y a donde llegó clasificándose en el último instante, pero sorprendió a todos logrando sus tres mejores marcas de la historia y batiendo de nuevo el récord, con 64,78 m.

    FOTO: Firo-foto

    5 / 44

  • Hicham El Guerrouj .En brazos de Alá

    Hicham El Guerrouj .En brazos de Alá

    Joven marroquí que quería ser portero, pero su madre le regañaba porque llegaba a casa con la ropa muy sucia de tanto revolcarse en la tierra. Le prohibió volver a jugar al fútbol. Así nació el mejor microfondista de la historia. A los 14 años probó con el atletismo. Sin ningún entrenamiento, Hicham llegó el segundo en una carrera en el colegio. Tras su oro en el Mundial en Pista Cubierta en 1995 y su plata al aire libre, era el favorito para dominar en el 1.500 de los Juegos de Atlanta'96. Rebasado el ecuador de la carrera, una zapatilla del argelino Morceli tiró por tierra sus aspiraciones. Morceli y Fermín Cacho driblaron su tropezón y alcanzaron el oro y la plata, mientras Hicham no podía contener las lágrimas al entrar en meta. Cuatro años después, en Sydney le deparaba otra decepción. Desfondado en la última recta del 1.500, el keniata Noah Ngeny le adelantó. La plata supo muy agridulce. Divisó Atenas'04 como una ansiada opción de doblete. En el 1.500 venció en un sprint interminable al keniata Bernard Lagat y en el 5.000 se aprovechó del ritmo lento para imponerse a la estrella Kenenisa Bekele.

    FOTO: JEFF HAYNES (AFP)

    6 / 44

  • Matt Biondi. El primer nadador moderno

    Matt Biondi. El primer nadador moderno

    El Torpedo de Moraga, como era conocido, fue el mejor nadador de los 80 y el único hasta la llegada de Phelps que estuvo a punto de igualar a Mark Spitz. En los Juegos Olímpicos de Seúl se retó a sí mismo para emular al mito, pero se tuvo que conformar con cinco medallas de oro.0i Su carrera olímpica comenzó con un oro en relevos en 1984. Sin embargo, años antes, nada hacía presagiar que Matt pudiera llegar a convertirse en un superclase de la natación. A los 15 años medía 1,86 y pesaba 65 kilos, muy poco para un aspirante a nadador. Cinco años después su cuerpo experimentó el cambio preciso para convertirse en el primer exponente de nadador moderno. Su gran cita olímpica fue Seúl, donde se quedó cerca de la marca de Spitz. Aunque tras la cita coreana bajó sus prestaciones, en Barcelona fue capaz de lograr dos medallas más para un total de 11 metales en tres ediciones, ocho de ellos de oro.

    FOTO: Simon Bruty (Getty Images)

    7 / 44

  • Alexander Dityatin. Récord de medallas

    Alexander Dityatin. Récord de medallas

    El soviético tiene el honor de compartir con el estadounidense Michael Phelps el récord de más medallas en una edición. En 1976, en sus primeros Juegos, solo pudo conseguir dos segundos puestos. Pero en Moscú cuatro años después subió al podio en casi todas las disciplinas. El gimnasta ruso lo consiguió en Moscú'80, con 8 medallas de las cuales tres fueron de oro, cuatro de plata y una de bronce. También se convirtió en el primero y único en conseguir seis medallas en un solo día. Más exitoso todavía fue su trayecto por los campeonatos del mundo, donde consiguió un total de trece medallas, ocho de ellas de oro. Además, sumó a su trayectoria seis en los europeos, dos de oro. Dityatin fue el mejor gimnasta de su época. Tras el Mundial de 1981, donde se adjudicó otros tres oros, sufrió una grave lesión que le obligó a retirarse.

    FOTO:

    8 / 44

  • Jesse Owens. Desmontó las teorías de Hitler

    Jesse Owens. Desmontó las teorías de Hitler

    Llegó a los Juegos Olímpicos de Berlín'36 dispuesto a vencer en todas sus pruebas al mismo tiempo que rebatía las creencias de Hitler sobre la superioridad de la raza aria. A pesar de los impedimentos que sufrió por el color de su piel, el estadounidense se hizo con las medallas de oro en 100, 200, 4x100 y salto de longitud, a la vez que batía los cuatros récords del mundo de esas disciplinas. Se convirtió en el primer estadounidense en ganar cuatro medallas de oro en los mismos Juegos. Una de sus mayores hazañas, a parte de los Juegos de 1936, fue en una competición en Michigan, en 1935, cuando consiguió recorrer 220 yardas vallas en menos de 23 segundos, algo que nadie antes había conseguido. Con sus cuatro medallas en esos Juegos es uno de los mejores atletas que se recuerdan. El 31 de marzo de 1980, Jesse Owens murió a los 66 años debido a un cáncer.

    FOTO:

    9 / 44

  • Paavo Nurmi. El primer finlandés volador

    Paavo Nurmi. El primer finlandés volador

    El mejor de los finlandeses voladores no fue otro que el genial Paavo Nurmi. En tres ediciones se convirtió, hasta entonces, en el hombre más laureado de la historia y no había carrera que se le resistiera. Amberes 1920 y París 1924 acogieron la explosión de este atleta, que ganó prácticamente todas las pruebas en las que participó en ambas citas. Las carreras de 1.500 y 5.000 metros estuvieron separadas por menos de una hora de diferencia, pero aquello no fue obstáculo. En 1928 consiguió otras dos platas, con lo que acumuló un total de nueve oros y tres medallas de plata. Nurmi destacó por su gran resistencia y regularidad. En una época en la que no se recogían los tiempos de cada vuelta, este atleta intentaba seguir un ritmo cada parcial. Por ello, llevaba siempre un reloj en su mano izquierda con el que controlaba los tiempos que iba realizando. Además, entre 1929 y 1932, acumuló nada más y nada menos que 31 récords mundiales, una marca todavía no igualada.

    FOTO: Getty Images

    10 / 44

  • Alexander Popov. El mejor nadador de los 90

    Alexander Popov. El mejor nadador de los 90

    El ruso Alexander Popov se convirtió en uno de los zares de la natación durante la década de los 90, consiguiendo cuatro oros en dos Juegos Olímpicos y siendo seis veces campeón mundial. Aunque su miedo al agua le impidió aprender a nadar hasta los ocho años, cuando lo hizo se lo tomó tan en serio que recuperó el tiempo perdido. Empezó compitiendo en la disciplina de espalda, pero pronto decidió cambiar a estilo libre. Tanto en Barcelona'92 como en Atlanta'96 consiguió las medallas de oro de 50 y 100 metros libre, y las de plata en 4x100 libre y 4x100 estilos. Poco después de volver de los Juegos de Estados Unidos, un comerciante le apuñaló y a punto estuvo de morir, pero los médicos lograron mantenerle con vida y el ruso se recuperó para competir en los Europeos que se celebraban un año después. En Sydney'2000 sólo pudo ser segundo en 100 y quinto en 50; mientras que en Atenas'04 ni siquiera formó parte de la final. Durante nueve años, de 1991 a 1999 nadie consiguió ganarle en la distancia de 100 metros. A finales de 2004, anunció su retirada a los 33 años.

    FOTO: STR (REUTERS)

    11 / 44

  • Jim Thorpe. El deportista polivalente

    Jim Thorpe. El deportista polivalente

    El estadounidense fue a la vez el gran héroe y el villano de los Juegos de Estocolmo'12. Ganador de pentatlón y decatlón, un año después le fueron desposeídas las medallas por profesionalismo, tras demostrarse que había cobrado 25 dólares por semana en un equipo modesto de las ligas americanas de béisbol. Tras esos Juegos, el rey Gustavo V de Suecia le dijo: "Señor, eres el mejor atleta del mundo". Jim Thorpe capaz de destacar en lacrosse, baloncesto, béisbol y fútbol americano. A pesar de que este último era su deporte favorito y el por el que se dio a conocer a nivel nacional, con el atletismo consiguió fama mundial. Tras los Juegos, jugó en los míticos Yankees de Nueva York, en las Ligas Mayores, y posteriormente fichó por varios equipos hasta su retirada en 1929. El amargor de Estocolmo le seguía escociendo, y a pesar de reclamar la desposesión de sus títulos, el Comité Olímpico Internacional no rectificó hasta 1982, cuando Thorpe ya había fallecido, siendo sus hijos los que recogieron las medallas. Además, volvieron a concederle los récords que había conseguido.

    FOTO:

    12 / 44

  • Paul Elvstrom. 40 años en la élite olímpica

    Paul Elvstrom. 40 años en la élite olímpica

    El regatista danés Paul Elvstrom fue uno de los tres grandes deportistas capaces de ganar cuatro oros olímpicos consecutivos en la misma disciplina, sólo igualado por Al Oerter y por Carl Lewis. Compitió en ocho Juegos Olímpicos. Empezó con la medalla de oro conseguida en la categoría Finn en Londres'48, seguida de la de Helsinki'52, Melbourne'56 y Roma'60. También compitió en Méjico'68, Múnich'72, Los Angeles'84 y Seúl'88, pero no pudo subir al podio. En Seúl'88 representó al equipo de Dinamarca junto con la menor de sus hijas y así se convirtieron en el único equipo padre-hija que ha participado en unos Juegos. También ganó 19 medallas en Campeonatos del Mundo y 8 títulos de Campeón de Europa. Su último logro fue en 1996 cuando fue elegido como Mejor deportista danés del siglo. Durante esos años fue el dominador absoluto de las pruebas de vela. Descubrió los chalecos salvavidas flexibles y las botas para navegar con suelas antiderrapantes y un dispositivo que retiraba el agua que entraba en la embarcación. Su invento más innovador fueron unas correas con las que sujetaba sus pies a la embarcación para poder elevar todo el peso de su cuerpo.

    FOTO:

    13 / 44

  • Arantxa Sánchez Vicario. La chica del ¡vamos!

    Arantxa Sánchez Vicario. La chica del ¡vamos!

    El 10 de junio de 1989 una jovencita de 17 años llamada Arantxa Sánchez-Vicario derrotaba en la final de Roland Garros a la todopoderosa Steffi Graff. La leyenda de la mejor tenista española de todos los tiempos comenzaba a forjarse. A lo largo de su carrera, Arantxa ganó a nivel individual cuatro Grand Slam: tres Roland Garros (1989, 1994 y 1998) y un US Open (1994), y otros seis grandes títulos más en dobles. En sus participaciones en los Juegos Olímpicos sumó cuatro medallas. En Barcelona se colgó la medalla de bronce en los individuales y sumó la de plata en dobles junto a Conchita Martínez.

    FOTO:

    14 / 44

  • Johnny Weissmuller. Oro a oro, rama a rama

    Johnny Weissmuller. Oro a oro, rama a rama

    Cinco oros y un bronce olímpicos, 52 campeonatos nacionales estadounidenses y 67 records mundiales de natación pulverizados por el cronómetro de Johnny Weissmuller. El estilo libre cambió con Weissmuller, quien marcó las pautas de la velocidad y el mediofondo, vigentes durante tres décadas. Su batida de piernas de seis tiempos para velocidad y dos para los 400 metros es historia de la natación. Su brazada le mantuvo invicto durante diez años, incluyendo los Juegos Olímpicos de París'24 y Amsterdam'28. En la capital francesa fue el primer hombre capaz de bajar del minuto en los 100 libre. A esta victoria añadió otros dos oros, en 400 y 800, y un bronce con la selección estadounidense de waterpolo. En Holanda repitió medalla en 100 y 800 metros libre. Sin embargo, convertido a estrella del proyector, las alfombras rojas no se extenderían a su paso, sino al de 'Tarzán', al que interpretó en una docena de películas.

    FOTO:

    15 / 44

  • Sebastian Coe.Gran dominador del mediofondo

    Sebastian Coe.Gran dominador del mediofondo

    El inglés Sebastian Coe es el único atleta que ha sido capaz de ganar dos veces la medalla de oro en la carrera de los 1.500 metros en unos Juegos Olímpicos. Lo hizo en Moscú'80 y en Los Angeles'84. En ambas citas, el británico obtuvo además la medalla de plata en 800. En 1984, ya recuperado de una extraña enfermedad que le había mantenido un año apartado de las pistas, el atleta inglés participó en los Juegos Olímpicos de Los Angeles y repitió los mismos resultados que cuatro años antes. En 1986 consiguió la mejor marca de su vida en 1.500 m, con 3.29,77; fue la única vez que bajó de los 3:30. En total, durante su carrera logró nueve récords mundiales en campeonatos al aire libre, uno en un europeo y tres del mundo en sala. En 1987 recibió el premio Príncipe de Asturias de los deportes. CLARA PARDO

    FOTO:

    16 / 44

  • Jordi Llopart arranca el atletismo

    Jordi Llopart arranca el atletismo

    La primera medalla del atletismo español en unos Juegos se gestó en una autopista en construcción, la que enlaza Valencia con Tarragona. Allí se entrenaba Jordi Llopart que se convirtió en leyenda olímpica nacional al colgarse la plata en el podio del estadio Lenin, en Moscú'80, tras terminar segundo en los 50 kilómetros marcha. Su gesta abrió la veda a otras posteriores en esta disciplina y ayudó a popularizar y dignificar un deporte que hasta entonces era desconocido. Dos años antes había ganado el Europeo de Praga. Años más tarde, Llopart también contribuyó al auge de la marcha en Estados Unidos. Entrenado por su padre su éxito tuvo un aroma doméstico, lejos de los entrenadores extranjeros y los métodos científicos que luego se aplicaron a la marcha con la llegada del plan ADO.

    FOTO:

    17 / 44

  • Birgit Fischer. La mejor palista de la historia

    Birgit Fischer. La mejor palista de la historia

    Leyenda del deporte olímpico. La alemana, campeona del mundo en veintisiete ocasiones, fue capaz de conseguir una medalla de oro en las seis ediciones que participó, con lo que se convirtió en la mujer más joven (18) y también la más veterana (42) en ser campeona olímpica de piragüismo. Debutó en Moscú 1980 y logrando el oro en 500 metros en K-1, kayak individual. Ausente en Los Ángles 84, en Seul'88 se hizo con dos primeros puestos (K-2 y K-4) y una plata (K-1). Se retiró en varias ocasiones. La primera llegó tras Seúl, pero el espíritu olímpico resucitó su necesidad por competir para recopilar otros dos metales en la cita de Barcelona. La segunda fue tras la edición de Sidney en el año 2000. Para entonces ya había sumado otras cuatro medallas más. Pero, una vez más, Atenas 2004 fue una llamada demasiado fuerte para el apetito olímpico de Birgit. Consiguió dos metales, uno de oro por equipos (K-4) y una plata individual. Su última gran competición fueron los Campeonatos del Mundo de 2005.

    FOTO: MLADEN ANTONOV (AFP)

    18 / 44

  • José Luis Doreste. Dinastía de la navegación

    José Luis Doreste. Dinastía de la navegación

    Josele y Luis Doreste marcaron una época en la navegación olímpica. Participante en seis Juegos Olímpicos el primero y dos medallas de oro al cuello el segundo. Josele y Luis compartían inicios, pasión y talento como patrones de barco, pero tuvieron destinos diferentes. Luis Doreste consiguió el campeonato de España, de Europa y del Mundo en la década de los 70. Junto a Roberto Molina disfrutó de la gloria en el 470 en los Juegos de Los Ángeles'84. En el 92, junto a Domingo Manrique alcanzó su segundo oro. Josele, el mayor, había quedado lejos del éxito en Montreal'76 y en Moscú'80. En Seúl'88 obtuvo una medalla de oro, en la modalidad Finn. Logró el único oro del deporte español en Corea del Sur. En Atlanta'96 ambos hermanos se despidieron incluso de los diplomas en un cierre deportivo decepcionante.

    FOTO:

    19 / 44

  • Spiridon Louis. El salvador del orgullo griego

    Spiridon Louis. El salvador del orgullo griego

    La gran estrella griega de los primeros juegos modernos, los de Atenas de 1896, fue Spiridon Louis. Los locales habían sido heridos en su orgullo durante todo el concurso atlético, ya que no habían ganado ni una sola prueba, pero,para la sorpresa y jolgorio de todos los asistentes al estadio Panatenáico, el rumor de que un corredor local se había puesto en cabeza cobraba fuerza y se confirmó cuando un joven pastor de la cercana Maroussi se llevó la carrera y la primera y única victoria griega en atletismo en la primera edición. La sorprendente victoria, que salvaba el orgullo patrio, convirtió al humile pastor en toda una personalidad nacional. Hoy se dice de él que fue el atleta amateur mejor pagado de la historia. El reconocimiento del movimiento olímpico le fue ofrecido 40 años después, cuando en los Juegos Olímpicos de Berlín fue nombrado Presidente de Honor. Cuatro más tarde, en 1940, Spiridón falleció.

    FOTO:

    20 / 44

  • Steve Redgrave. Igualó a Lewis y a Al Oerter

    Steve Redgrave. Igualó a Lewis y a Al Oerter

    El británico Steve Redgrave se convirtió, con la medalla de oro obtenida en Sídney, en el único remero capaz de proclamarse campeón olímpico en cinco Juegos consecutivos, de 1984 al año 2000. Todo empezó en Los Angeles en la prueba de equipos; los siguientes cuatro años se impuso en la disciplina de parejasy, por último, en Sídney 2000, a modo de despedida, repitió el oro por equipos. Además, se colgó otros nueve oros en los Campeonatos del Mundo de Remo y un bronce en los Juegos del 88.

    FOTO: EMMANUEL DUNAND (EPA/AFP PHOTO)

    21 / 44

  • José Manuel Abascal. El fundador de una dinastía

    José Manuel Abascal. El fundador de una dinastía

    El 11 de agosto de 1984, José Manuel Abascal logró ese día en los 1.500 metros la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, un metal conquistado por detrás de dos gigantes como Sebastian Coe y Steve Cram. Aquella hazaña fundó una dinastía de corredores que ha convertido los 1.500 en la prueba fetiche de nuestro atletismo. Abascal fue dos veces plata en unos Europeos en pista cubierta (1982 y 1983), bronce en los Europeos al aire libre (1982), plata en los Mundiales de pista cubierta (1987), bronce en los Juegos del Mediterráneo (1983), oro en los campeonatos Iberoamericanos (1983) y cinco veces campeón de España. Todo ello en 1.500.

    FOTO:

    22 / 44

  • Theresa Zabell. Entre dos aguas olímpicas

    Theresa Zabell. Entre dos aguas olímpicas

    Aunque británica de nacimiento, Theresa Zabell tardó pocos meses en ser adoptada por Málaga. A los diez años, abrió las aguas del éxito cuando asistió a su primer cursillo de vela en Fuengirola. Cuatro años después, ya manejaba un barco de la clase Europa, categoría en la que logró el título mundial con tan sólo 20 años. Sería el primero de cinco. Theresa puso rumbo hacia el podio olímpico. La primera de sus medallas de oro llegaría en la clase 470 en los Juegos de Barcelona'92, tripulando con Patricia Guerra. En Atlanta'96 cambió de compañera. Compartiendo mando con Begoña Vía Dufresne, se colgó el metal dorado en la misma modalidad. Junto con los dos oros olímpicos y los cinco Campeonatos del Mundo consiguió tres Europeos. Además, Theresa se aupó hasta el número uno del ranking mundial en 1992, 1994, 1996 y 1997 y figura como la regatista más laureada del mundo. Cuenta con la Orden Olímpica y la Real Orden al Mérito Deportivo entre sus logros.

    FOTO: EDUARDO CANDEL (DIARIO AS)

    23 / 44

  • Bob Beamon voló en México'68

    Bob Beamon voló en México'68

    El atleta estadounidense Bob Beamon batió el récord de salto de longitud en los Juegos de México'68 superándose a sí mismo en 55 centímetros, con un registro de 8,90 m. Nunca antes nadie había realizado un salto semejante. En competiciones posteriores, ni él mismo puedo acercarse de nuevo a esa marca y sus siguientes saltos no pasaron de los 8 metros y 22 centímetros. El récord fue superado por Mike Powell 23 años después, en Pekín (1991), con 8,95. Pero hasta con esto Bob Beamon seguía haciendo historia, ya que es el récord mundial que más tiempo ha permanecido imbatido en la historia del atletismo. Tras México'68, Bob no volvió a deslumbrar al mundo como aquel día, ni siquiera participó en otros Juegos Olímpicos.

    FOTO: (Bettmann Archive/Getty Images)

    24 / 44

  • Kristin Otto. Intentó igualar a Mark Spitz

    Kristin Otto. Intentó igualar a Mark Spitz

    Una sola edición de los Juegos sirvió a esta nadadora alemana para ser considerada como leyenda olímpica y es que en Seúl, en 1988, Otto consiguió algo que todavía no ha repetido ninguna otra mujer, seis medallas de oro. Cuatro de ellas fueron en pruebas individuales y las otras dos en relevos. Empezó a nadar a los 10 años y se dio a conocer en los Mundiales de Ecuador de 1982, donde consiguió tres medallas. Además, rompió la barrera del minuto en los 100 metros espalda, con 59,97 segundos.Su palmarés también incluye varios títulos mundiales y europeos. En 1984 sufrió una fisura en una vértebra y tuvo que estar nueve meses sin moverse; cuando se recuperó le aconsejaron que dejase la natación, pero no hizo caso. En el Mundial de 1986 ganó cuatro medallas de oro y dos de plata. Tras Seúl se retiró.

    FOTO:

    25 / 44

  • Larissa Latynina

    Larissa Latynina. La coleccionista de medallas

    La gimnasta ucraniana Larissa Latynina es la única mujer que ha conseguido ganar nueve oros en unos Juegos Olímpicos. Siendo 14 medallas en ejercicios individuales. Empezó su trayectoria en Melbourne '56, cuando se colgó cuatro oros (equipos, individual, suelo y caballo), una plata (barras asimétricas) y un bronce (aparatos por equipos). En Roma'60 ganó tres pruebas (equipos, individual y suelo), quedó segunda en dos (asimétricas y potro), y tercera en caballo. En su última participación, Tokyo'64, ganó el oro en equipo y suelo; plata en individual y caballo y bronce en asimétricas y potro. En Londres 2012, Michael Phelps superó esa cifra de medallas con 28.

    FOTO: (AFP)

    26 / 44

  • Teofilo Stevenson

    Teofilo Stevenson. Un ideal para no pelear con Alí

    La historia de este púgil cubano es muy parecida al hombre que logró igualar, el húngaro Laszlo Papp. Al igual que este último ganó el oro en tres Juegos distintos. El ciclo de victorias de Stevenson, todas ellas en categoría de pesos pesados, comenzó en Múnich, en 1972. Al igual que Papp, revalidó su título en las dos siguientes, y la duda de saber si pudiera haber sido el primer boxeador en hacerlo en cuatro ocasiones no pudo resolverse al boicotear también Cuba la edición de Los Ángeles de 1984. Esas victorias en el campo amateur, que se completaron con la consecución de dos títulos en los Juegos Panamericanos y tres Campeonatos del Mundo, no se pudieron completar con el paso al profesionalismo, ya que para ello, el cubano debía desertar del régimen de su país a los que el propio Stevenson respondía que prefería el "el cariño de ocho millones de cubanos" antes que todo el dinero del mundo.

    FOTO: STAFF (AFP)

    27 / 44

  • Carl Lewis

    Carl Lewis. El hijo del viento

    Carl Lewis siempre recordó un consejo del gran Jesse Owens: "Divertíos". Y así hizo. Si EE.UU. no hubiese boicoteado los Juegos Olímpicos de Moscú'80, tal vez Carl Lewis se habría convertido en el único atleta capaz de ganar la medalla de oro en la misma disciplina en cinco ediciones consecutivas. Su debut llegó en Los Ángeles'84, donde venció en 100 y 200 metros lisos, 4x100 y salto de longitud. En Seúl 88 gana el oro en 100 y en salto longitud y la plata en 200. En 1991 se convirtió en el primer atleta capaz de recorrer los 100 en 9,86 segundos, rompiendo así la barrera de los 9,90. En su visita a Barcelona'92, se colgó el metal dorado de nuevo en salto de longitud y en 4x100, donde además el cuarteto del relevo batió el récord del mundo. En su última participación, en Atlanta'96 sólo triunfó en salto de longitud. CLARA PARDO

    FOTO: ALBER OLIVE (EFE)

    28 / 44

  • Dawn Fraser. Un pez rebelde

    Dawn Fraser. Un pez rebelde

    La reina de los 100 metros libres comenzó a despuntar en los Juegos de Melbourne 1956. Tras cuatro oros y cuatro platas, en 1962 se convertía la primera mujer en bajar del minuto en esa prueba. Con sólo 19 años la australiana compitió con su compatriota Lorraine Crapp. Ambas batieron varias veces el récord. Juntas ganaron también el relevo. Cuatro años después, en Roma, se convirtió en la primera nadadora en revalidar el título en los 100 metros. En Tokyo 1964 se recuperó increíblemente rápido de un accidente de coche en el que falleció su madre y consiguió su tercera medalla de oro consecutiva en 100 metros libre, en 59.5 segundos, lo que suponía un récord olímpico. Llevó la antorcha olímpica en la ceremonia inaugural de Sydney 2000.

    FOTO:

    29 / 44

  • Lasse Viren. Obsesión por el oro olímpico

    Lasse Viren. Obsesión por el oro olímpico

    Elegante, frío y sereno, el finlandés volador continuó la estela de los Kolehmainen, Vitola y Nurmi, leyendas de primeros de siglo XX en el país de los lagos. Pasó a la historia como el único atleta capaz de lograr el doblete olímpico en 5.000 y 10.000 metros durante dos Juegos consecutivos: Munich’72 y Montreal’76. En los diez kilómetros de Munich’72, en la duodécima vuelta a la pista, el finlandés tropezó y cayó junto al tunecino Gammoudi. Lejos de retirarse, Viren se levantó y alcanzó a los hombres de cabeza y ganó la carrera estableciendo un récord mundial: 27:38,4. Algunos de sus extraordinarios finales de carrera contaron con el soplo fresco de las autotransfusiones de sangre, práctica poco ética, pero legal en los años 70.

    FOTO:

    30 / 44

  • Emil Zatopek. El rey de las largas distancias

    Emil Zatopek. El rey de las largas distancias

    Emil Zatopek, también llamado la locomotora, ganó la medalla de oro en 10.000 y la de plata en 5.000 en Londres'48. Logró un récord en 10.000. En Helsinki'52 no se hizo sólo con el oro en maratón, sino también con el de 5.000 y 10.000. En esta última prueba batió la antigua marca olímpica al terminar en 29.17. Se cuenta que cuando llevaba 30 kilómetros indicó a sus oponentes que creía que estaban corriendo demasiado despacio y esprintó en solitario. Se retiró tras haber ganado 261 carreras de las 334 que había disputado. Zatopek ha sido el único que ha conseguido, en la misma edición de los Juegos un oro en 5.000, 10.000 y maratón. Falleció el 23 de noviembre de 2000, a los 78 años, después de haber conseguido cuatro medallas olímpicas de oro y una de plata y 18 récords del mundo en varias distancias. CLARA PARDO

    FOTO: CPA (REUTERS)

    31 / 44

  • Luis Doreste. Dinastía de navegación

    Luis Doreste. Dinastía de navegación

    Luis Doreste consiguió el campeonato de España, de Europa y del Mundo progresivamente en la década de los 70, y alcanzó la victoria olímpica antes que su hermano. Junto a Roberto Molina disfrutó de la gloria en el 470 en los Juegos de Los Ángeles'84. En el 92, junto a Domingo Manrique, dominó las aguas barcelonesas para alcanzar su segundo oro, en esta ocasión en la clase Flying Dutchman.

    FOTO: CARLOS DíAZ (DIARIO AS)

    32 / 44

  • Valeri Borzov. El doblete del cohete ruso

    Valeri Borzov. El doblete del cohete ruso

    Valeri Borzov consiguió un doblete en velocidad en la misma edición de unos Juegos Olímpicos. En Múnich 1972 se proclamó campeón olímpico en 100 y 200 metros lisos. Tras su éxito, se desataron especulaciones sobre la supuesta ilegalidad de las victorias de Borzov, calificado como un "velocista de laboratorio" al otro lado del Pacífico. Mientras en Moscú era adorado, Borzov corrió durante aquellos diez segundos con el miedo a recibir un disparo en la cabeza. Una organización independentista ucraniana le había amenazado de muerte si volvía a representar al rojo soviético. En Montreal'76 Borzov ya no era barajado entre los favoritos de los 100 metros, aunque registró el bronce, al igual que en el hectómetro. Tras su retirada en 1979, provocada por una lesión crónica, Borzov se casó con la gimnasta rusa Ludmilla Tourischeva, ganadora de cuatro oros, tres platas y dos bronces entre 1968 y 1976. Borzov presidió el Comité Olímpico de Ucrania entre 1991 y 1998, y fue miembro del COI.

    FOTO:

    33 / 44

  • Fanny Blanker-Koen.

    Fanny Blanker-Koen. La mejor atleta de la historia

    Atleta holandesa que se convirtió en estrella de los Juegos de 1948. Londres acogió una exhibición donde se hizo con cuatro oros. Allí, cayeron las victorias en 80, 100, 200 y 4x100 metros. Fue su segunda y, desgraciadamente, última oportunidad, y la holandesa, aprovechó la cita. Su carrera había comenzado con la participación en los Juegos de Berlín de 1936 y dos bronces en el campeonato de Europa de 1938, pero los acontecimientos mundiales le impidieron lograr éxitos en unos Juegos Olímpicos hasta diez años más tarde. Durante la ocupación nazi, se dedicó a entrenarse a fondo y fue capaz de superar varios récords del mundo en diversas disciplinas.

    FOTO: Bettmann (Bettmann Archive/Getty images)

    34 / 44

  • Vitali Scherbo. Cuatro podios en un día

    Vitali Scherbo. Cuatro podios en un día

    El bielorruso Vitali Scherbo, que formó parte del Equipo Unificado en Barcelona'92, fue el primer gimnasta que consiguió seis medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos: en equipos, individual, paralelas, salto de potro, anillas y potro con aros. El récord de todos los deportes lo tiene el nadador Mark Spitz que obtuvo siete metales en los Juegos de 1972. Lo que sí consiguió fue cuatro medallas en el mismo día. En Atlanta´96 se hizo con cuatro bronces, había bajado el nivel tras una serie de problemas personales. Un accidente de coche en el que casi pierde la vida, problemas con el alcohol y una recuperación. Tiene un gimnasio en Las Vegas.

    FOTO: Bettmann (Bettmann Archive/Getty images)

    35 / 44

  • Manel Estiarte. El waterpolo lleva su nombre

    Manel Estiarte. El waterpolo lleva su nombre

    Apodado el Maradona del agua, delfín goleador o el mago de las piscinas, pero su leyenda va más allá de los meros calificativos. Manel Estiarte Duocastella fue profesional durante 25 años y disputó seis Juegos Olímpicos (Moscú, Los Ángeles, Seúl, Barcelona, Atlanta y Sydney). 580 partidos como internacional y 1.561 goles. En Atlanta'96 alcanzó la gloria al colgarse la medalla de oro junto a Jordi Sans, el malogrado Rollán... y su incombustible entrenador, Joan Jané. A nivel individual, tampoco hay que olvidar que fue el abanderado español en Atlanta. Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 2001. A nivel de clubes sus éxitos son abrumadores: dos copas de Europa, tres Recopas, ocho Ligas, diez Copas, siete veces nombrado mejor jugador de waterpolo del mundo... muchos de tales éxitos logrados en Italia, donde emigró en 1984 para fichar por el Pescara, una ciudad donde le veneran. Manel Estiarte es, en definitiva, el mejor compendio de historia viva del waterpolo. PABLO BARGUEÑO

    FOTO:

    36 / 44

  • Fermin CachoMejor europeo de la historia

    Fermin Cacho. Mejor europeo de la historia

    Un profesor de gimnasia descubrió a Fermín Cacho en la pequeña Ágreda, en Soria, en los años 80. Debido a los Juegos de Barcelona, ese joven soñó con disputar la cita. Lo consiguió con creces. Cacho accedió el 8 de agosto de 1992 al centro del atletismo mundial. Los 1.500 metros lisos dejaron ver la última curva y la calle uno del Estadio de Montjuïc quedó libre. Fue entonces cuando un soriano de 23 años, ajeno a todos los favoritismos, voló sobre el tartán. 65.000 personas se unieron en las gradas, vestidas de rojo y amarillo, al grito de "¡Fermín, Fermín!". Oro en la prueba reina para el 'Mejor Atleta Europeo de la Historia', según reconoció la Federación Internacional de Atletismo en 1999. Sólo Morcelli le privó de repetir la hazaña de Barcelona cuatro años después en Atlanta, donde el soriano se colgó la plata. Su mejor marca en 1.500 metros, registrada en 3.28.95 el 13 de agosto de 1997 en Zúrich, consta todavía como récord de España y de Europa.

    FOTO: Mike Hewitt (Getty Images Sport Classic)

    37 / 44

  • DIARIO AS

    Vladimir Salnikov. El rey del kilómetro y medio

    La carrera internacional de Vladimir Salnikov comenzó con su participación, con tan sólo 16 años, en los Juegos de Montreal de 1976. Participó en los 1500 metros, haciéndose con la quinta posición y rebajando el récord europeo, todo un hito por su edad. Consiguió tres oros en Moscú 1980. Se impuso en los 400 libre y en el relevo de 200, pero su mejor actuación fue en la final de los 1500, donde aventajó en más de quince segundos a la plata y se convirtió en el primer nadador capaz de bajar de los quince minutos en la distancia, con un tiempo de 14:58.27. Y es que un año antes, ya había conseguido bajar de ocho minutos en los 800 metros y había logrado el récord mundial de los 400. En el ocaso de su carrera, se agarró a su prueba favorita y volvió a nadar como se le suponía. Sin ser el favorito, lideró de cabo a rabo una carrera, en la que llegó a marcar parciales a ritmo de récord, pero en la que prefirió asegurar. Asegurar que había sido el mejor nadador de toda la historia en esa distancia, los 1500 metros, su distancia.

    FOTO:

    38 / 44

  • Mark Spitz. El (ex) rey de oros

    Mark Spitz. El (ex) rey de oros

    Mark Spitz podría haber sido el mejor nadador de la historia si no fuera por Michael Phelps. Siete oros en Munich´72, superados en Pekín con ocho galardones dorados. Spitz personifica al nadador perfecto, una suerte de celebridad, de héroe estadounidense, de galán de película. No en vano, en el cénit de su carrera se llegó a rumorear que podía ser el sucesor de Sean Connery como James Bond. Pero Mark Spitz también encarna la figura del jovencísimo deportista (debutó con sólo 18 años en México'68) que con 22 años ya lo había ganado todo en la vida. En sus dos participaciones olímpicas se colgó 11 metales. En su debut en México'68, ya fue capaz de llevarse dos oros (4x100 y 4x200 libre), una plata (100 mariposa) y un bronce (100 libre). Sin embargo, su enorme fama mundial la consiguió cuatro años después, en Múnich, donde se consagró como el gran devorador de medallas de oro, con un total de siete y pulverizando numerosas plusmarcas mundiales.

    FOTO:

    39 / 44

  • El deportista más condecorado de la historia de los Juegos Olímpicos con 28 medallas, siendo veintitrés de oro, tres de plata y dos de bronce. Superando su temor al agua, el TDH y la depresión, evadido en la piscina completó las mejores marcas del siglo XXI en una cita olímpica. Superó a Mark Spitz con ocho medallas en una misma edición de Juegos (ocho) y con veinte récords en la piscina. Volvió de su retiro en Río´16 para ganar 5 oros y una plata. Ha participado en cuatro Juegos: Atenas, Pekín, Londres y Río.

    Michael Phelps. El deportista con más medallas.

    El deportista más condecorado de la historia de los Juegos Olímpicos con 28 medallas, siendo veintitrés de oro, tres de plata y dos de bronce. Superando su temor al agua, el TDH y la depresión, evadido en la piscina completó las mejores marcas del siglo XXI en una cita olímpica. Superó a Mark Spitz con ocho medallas en una misma edición de Juegos (ocho) y con veinte récords en la piscina. Volvió de su retiro en Río´16 para ganar 5 oros y una plata. Ha participado en cuatro Juegos: Atenas, Pekín, Londres y Río.

    FOTO: Al Bello (Getty Images)

    40 / 44

  • Haile Gebrselassie

    Haile Gebrselassie

    El atleta etíope, especialista en carreras de fondo, cuenta con dos medallas de oro de forma consecutiva en la prueba de 10.000 metros. A la conseguida en Atalanta´96 se le suma la de Sídney 2000. Presente en la final de Atenas´04, una lesión le privó de repetir medalla. Sus dolencias en el tendón de Aquiles fueron decisivas para que terminase en quinta posición. Tras la operación empezó a correr en maratones, y aunque anunció su retirada, volvió al atletismo como profesional. Premio Príncipe de Asturias en 2011. Posee otros ocho oros en Campeonatos del Mundo.

    FOTO: UNITED PHOTOS (REUTERS)

    41 / 44

  • Martín López Zubero. Un español a distancia

    Martín López Zubero. Un español a distancia

    Martín López Zubero, el mejor nadador español de todos los tiempos, nació en EEUU, pero siempre compitió con España. Ganó un oro olímpico (Barcelona'92), dos Mundiales y cinco Europeos, además de una plata y un bronce mundialistas, y dos platas continentales. Su hermano David abrió el camino con su bronce en los 100 mariposa de Moscú'80 y él, que según su padre tenía menos calidad natural pero mucha más capacidad de dedicación, se convirtió en un dominador de la natación de su época. Los 200 espalda fueron su distancia favorita (en ella obtuvo el máximo metal en Barcelona), aunque en los 100 también acumuló muchas victorias. El récord nacional en esta última modalidad le duró 16 años, hasta que Aschwin Wildeboer lo batió en 2008. Su legado: dos medallas olímpicas.

    FOTO:

    42 / 44

  • Nadia Comaneci. El 10 perfecto

    Nadia Comaneci. El 10 perfecto

    Gimnasta precoz. Con tan sólo catorce años maravillaba y sorprendía a los aficionados de los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 con el primer 10. Una cifra nunca vista en una cita olímpica. Giros sobre las barras, con una fuerza y movimientos poco comunes para su corta edad. Esta calificación sorprendió a los espectadores, ya que primero vieron en el marcador el número uno, porque era imposible introducir un número mayor que el 9´95. Rápidamente informaron que era un diez. Añadiría otros dos oros en esos Juegos Olímpicos. En Moscú 1980 sumaría otras dos medallas de oro. A sus apenas dieciocho años dejaba de competir, y el deporte se privó de verla en más Juegos Olímpicos.

    FOTO: JAVIER GALVEZ (DIARIO AS)

    43 / 44

  • Dream Team. El mejor equipo de la historia

    Dream Team. El mejor equipo de la historia

    El Dream Team, la primera selección USA con jugadores de la NBA, se estrenaba en Barcelona´92. Un equipo formado por Magic Johnson, Larry Bird o Michael Jackson. Venían del tercer puesto en Seúl´88. Pero pese a algunas ausencias ahora recordadas, era el mejor equipo que jamás se había reunido, una de las sensaciones de toda la historia del olimpismo. En Barcelona ganaron sus partidos por una media de 43,8 puntos. Los alrededores de su hotel estaban siempre rodeados de aficionados, “como si estuvieran Elvis y los Beattles juntos”, dijo después el entrenador Chuck Daly. El seleccionador de Cuba dijo tras jugar contra ellos en el Torneo de las Américas que tratar de pararles era como intentar “tapar el sol con un solo dedo”. Y Magic reconoció que tenía tanto talento a su alrededor que no sabía a quién pasar la bola. El combinado arrasó recuperando el oro. Desde entonces, llevando a las estrellas de la NBA, han ganado siempre salvo en Atenas 2004.

    FOTO:

    44 / 44

Webs de PRISA

cerrar ventana
Medios Prisa

© DIARIO AS, S.L.