ATLETISMO

Supersónico 100

Histórica final de los Trials de Estados Unidos para los Juegos de Tokio con los cuatro primeros clasificados entre 9.80 y 9.89. Los ganó Trayvon Bromell.

Supersónico 100
AFP

La velocidad de un rayo es uno de los términos utilizados para intentar explicar lo que transmite la sensación de ver a velocista de 100 metros en su pleno apogeo. En la final de los Trials americanos que determina los integrantes del poderoso equipo en los Juegos se pudieron ver cuatro rayos. Trayvon Bromell (9.80), Ronnie Baker (9.85), Fred Karley (9.86) y Kenny Bednarek (9.89) volaron en la pista de Eugene (Oregón) con viento legal de +0.8. Los tres primeros para sacarse el billete directo a Tokio. Bednarek para ser el suplente.

Bromell, medalla de bronce en el Mundial de Moscú 2015, se saca por fin la espina de las lesiones que le han perseguido y en 2021 sigue demostrando que el oro olímpico es su meta. Su exhibición en los Trials fue poderosa ya que además de lo conseguido en la final hizo 9.84 en series y 9.90 en semifinales... y es el atleta con la mejor marca mundial del año ya que venía con un 9.77, lo que a sus 25 le perfila como el gran favorito para el cetro de Japón. Baker, Kerley (sorprendente al venir del 400 donde es un consumado especialista como demuestra que fue bronce Mundial en Doha 2019) y Bednarek sí hicieron marcas personales.

Si la carrera destacó por los tiempos, también lo hizo porque el campeón mundial de 200, Noah Lyles, falló en su intento de doblar prueba y fue 7º con 10.05 y porque Justin Gatlin, campeón olímpico en 2004, acabó octavo con 10.87 a sus 39 años. Ambos se quedan sin Tokio en el hectómetro, al igual que Marvin Bracy, el segundo hombre más rápido del mundo este año con 9.85, que se lesionó en semifinales.

La velocidad está también de enhorabuena en Estados Unidos con la irrupción de Sha'Carri Richardson (21 años), que se impuso en los 100 de féminas con 10.86... tras maravillar en semifinales corriendo en 10.64 con viento ilegal (2,6m/s). Portento físico, luce una impactante imagen con uñas larguísimas y en sus declaraciones no suele hacer amigos. En Tokio desafiará por el oro a Shelly-Ann Fraser-Pryce y a la nigeriana Okagbare.

Y si hablamos de medallas qué decir de la incombustible Allyson Felix A los 35 años, y con su hija Camryn de 30 meses esperándola en la grada, se clasificó para sus quintos Juegos tras ser segunda en 400. Tras Atenas, Pekín, Londres y Río intentará aumentar en Tokio su increíble cosecha de 9 medallas olímpicas (6 oros y 3 platas).