GOLF

Histórico: Jon Rahm gana el US Open y recupera el número uno

El español de 26 años logró su primer major deleitando con un juego magistral sin errores mientras sus rivales iban perdiendo la batalla frente al campo de San Diego.

La terapia de reminiscencia es una técnica de la psicología que busca evocar recuerdos y sucesos del pasado para conectarlos con el presente y fortalecer la identidad del individuo. El discurso previo de Jon Rahm antes de afrontar el último recorrido en la 121ª edición del US Open en Torrey Pines (San Diego) estaba basado en esta herramienta que le permite focalizar el objetivo basándose en hechos ya sucedidos.

"Es una ventaja que yo ya haya jugado a un gran nivel en este campo en el pasado. He tenido grandes domingos aquí y estoy confiado en poder ganar", afirmaba el jugador de Barrika (26 años) rememorando su triunfo en el Farmers de 2017 saliendo en la última jornada a tres golpes del líder, los mismos que en esta ocasión le separaban de la terna que comandaba el tercer major del año compuesta por el canadiense Mackenzie Hughes, el sudafricano Louis Oosthuizen y el norteamericano Russell Henley.

2021 US Open golf tournament

El 2 del mundo buscaba su primer grande, dar a España un torneo nunca conquistado y si Dustin Johnson era 18º o peor (acabó 19º) recuperar el número uno del ranking. Y se aferraba también a la fuerza del lazo familiar que le une a los suyos al tener en mente que su éxito podía coincidir con el día del padre en Estados Unidos. "Aquí estamos tres generaciones de Rahm juntos. Además, sería mi primera victoria como padre", decía Jon.

¿El plan? Atacar sin cuartel: "Yendo tres golpes por detrás no tienes nada que perder. Puedes ser más agresivo y conseguir más birdies. Ojalá tenga un rápido inicio de aciertos y me lance". Dicho y hecho. Birdie en el 1 y birdie en el 2... aunque el bogey del 4 demostró a Jon que el campo de San Diego juega malas pasadas pese a conocerlo como si fuera el pasillo de su casa. Y lo demostró en el 9 en el que pasó de rozar una valla hasta el birdie que cerraba cuatro pares seguidos.

Mientras Rahm aguantaba sin fallos y rozando continuamente bajar aún más su tarjeta, sus rivales iban cayendo poco a poco en la guerra contra Torrey Pinessalvo el sudafricano Oosthuizen pese a un error en el 11. Dos bogeys seguidos más un doble bogey para DeChambeau, un árbol que atrapaba y no soltaba la bola de Hughes, doble bogey y bogey para Morikawa, Koepka no acertaba a embocar ningún putt importante por escasos milímetros, McIlroy la clavaba en un sitio imposible en un bunker que le costaba un doble bogey, Henley hacía tres bogeys consecutivos, Wolff aún peor con cinco en seis hoyos...

2021 US Open golf tournament

Y llegaba la explosión con un birdie increíble en el 17 con un putt que llevaba aparejada la palabra historia. Empataba con Oosthuizen en el liderato con -5 aunque el ganador del Open Británico en 2010 marchaba cuatro hoyos por detrás. En el 18, la presión llevó al español al bunker en el segundo golpe. Era el momento de sacar el inmenso talento que posee el genio de Barrika. Salida dando la espalda al hoyo e idea inteligente de no fallar dejándose un intento de birdie complicado... que embocó sacando toda la magia. Puño al aire, extasis total y liderato para irse con destino a la casa club para ver por televisión los cuatro hoyos que tenía por delante su único rival para enjugar el golpe de ventaja del español. Lo intentó todo, pero no solo no pudo sino que un bogey en el 17 dejaba su reto en hazaña imposible ya que necesitaba un eagle en el hoyo final... algo que había hecho en la ronda 3. Mientras Oosthuizen intentaba embocar desde 100 metros para forzar el desempate, Rahm templaba los nervios en el campo de prácticas. La proeza no llegó y Jon entró en la historia.

Rahm venía de uno de los peores momentos de su vida cuando debía abandonar 'The Memorial' cuado era líder en solitario antes del último recorrido por dar positivo en coronavirus. Perdía una victoria que tenía casi en la mano y el US Open corría peligro. De nuevo el trabajo mental ayudó a focalizar. Y ahora ya tiene un major, ha dado un hito que el deporte español nunca había alcanzado en 120 años de historia y sale de su querido San Diego como número uno del mundo. Héroe y ejemplo, talento y trabajo. Jon Rahm es historia. A ver quién le para ahora.

Resto de españoles.

Si el objetivo de Rahm era conquistar el US Open, el de Sergio García y Rafa Cabrera-Bello, que compartieron partido, pasaba por un buen recorrido final. El castellonense de 41 años hizo una sensacional vuelta de 68 golpes (-3) para acabar con +2 en el top 20 final, mientras el canario de 37 años hizo +3 en el día y +8 en total para ser 50º.

CLASIFICACIÓN FINAL DEL US OPEN