PREOLÍMPICO EN BARCELONA

La sincro española vuelve a ser olímpica

Con una brillante puesta en escena en la rutina libre, finalizó en segunda posición en el Preolímpico de Barcelona y supera el trauma de no haber ido a Río.

0
España, antes de salir.
Natació.

Del Mundial de Gwangju, en julio de 2019, al Europeo de Budapest, en mayo de 2021, han transcurrido casi dos años y una pandemia de por medio. Y en ese periodo el equipo de natación artística (sincro) no ha hecho nada más que entrenarse en busca de un único objetivo: volver a competir en unos Juegos Olímpicos después del trauma de Río, donde únicamente España acudió con el mediático dúo formado por Gemma Mengual y Ona Carbonell. La recompensa llegó este viernes en la piscina Sant Jordi de Barcelona.

Con una puntuación total de 182.8506, España acabó segunda el Preolímpico y ocupa una de las tres plazas para los Juegos. Solo Italia fue mejor, que agrandó la diferencia en la rutina libre hasta los 184.0249. Aunque la puesta en escena italiana, su sincronización y elegancia, fue mejor para los jueces, la rutina española fue una obra de arte, una historia humana que empieza en una célula y que finaliza en nuestros días, inspirada en la Teoría de la Evolución de Charles Darwin. Animales como iguanas o tortugas se van combinando en una rutina larga, animada, con acrobacias de todo tipo, amenizada por una música selvática y unos bañadores verdes que simulan la propia naturaleza.

La rutina le valió a España para obtener una puntuación de 92.300, una cifra que hacía años que no lograba en este tipo de competiciones internacionales. La tercera plaza se la llevó Grecia, entrenada por Beth Fernández y Anna Tarrés, con otra coreoagrafía muy visual inspirada en el mito de Ícaro, que obtuvo una puntuación de 88.6000 para un total de 175.999. Mientras Grecia obtuvo la plaza olímpica, las lágrimas fueron para la Estados Unidos de Andrea Fuentes.

Con una coreoagrafía muy valorada por los jueces (88.9332), con figuras arriesgadas y muy plásticas, Estados Unidos fue uno de los equipos que más brilló sobre la piscina Sant Jordi con una coreografía basada en la robótica. Pero la rutina técnica del primer día les penalizó y se quedaron a apenas dos décimas de Grecia (175.7882). Los llantos se escuchaban desde el fondo de la cámara de salidas, mientras Kore empezaba su ejercicio.