WWE

Roman Reigns, inexpugnable en WrestleMania Backlash

Roman Reings se impuso a Cesaro en el estelar de WrestleMania Backlash. Bobby Lashley también retuvo su cinturón. Rey y Dominik Mysterio, monarcas por parejas.

Crónica del WWE WrestleMania Backlash.

Roman Reings necesitó tiempo para levantarse tras ganar a Cesaro. El suizo se quedó literalmente dormido tras una llave del campeón de Universal, que vuelve a retener una vez más su título. Esta vez no hubo ayudas. Tuvo una lucha durísima que venció por calidad. La diferencia era abismal. En WrestleMania Backlash, Roman disputaba su lucha titular número 40 y Cesaro la primera. No parecía tal distancia, ya que el suizo dejó clara su gran calidad. Metió en serios aprietos al campeón, que cerca estuvo de la sumisión y de perder por cuenta de tres, pero Reigns atacó el brazo derecho del aspirante y por ahí fue el principio del fin. Luego viene lo que genera tanto odio hacia el 'Jefe de la Tribu'. Jey salió a reconocer su status, y eso que su hermano Jimmy sigue intentando que reaccione. Lo hizo y luego atacó a Cesaro, pero no fue el único. Seth Rollins, con el que se había visto en WrestleMania, acabó el trabajo y pudo lesionar al suizo. La que pudo ser su noche de gloria se convirtió en pesadilla.

La misma dureza tuvo el duelo que tuvo en liza el Campeonato de la WWE. Bobby Lashley lo retuvo y eso que durante parte de la lucha sus opciones eran mínimas. Drew McIntyre le hizo atravesar una pantalla de las de la entrada al ring (la cual estalló con el impacto), pero pudo recuperarse. Mientras, Drew y Braun Strowman se destrozaron. Eso lo aprovechó Bobby, sin que nadie contase con él apareció, plachó al 'Monstruo entre Hombres' y ganó. Cuando juntas tres luchadores con tanta potencia pueden pasar cosas así y en una lucha tan loca todo puede suceder, pero Lashley está en el mejor momento de su carrera y no quiere cederlo bajo ningún concepto.

En cuanto a campeonatos femeninos, la nueva generación sigue mandando. Rhea Ripley dio un golpe de autoridad frente a Charlotte Flair y Asuka. Se enfrentaba a dos excampeonas contrastadas. Dio la cara, fue regular y supo aprovechar su momento para ganar. Asuka se equivocó al centrarse en Flair y cuándo esta la sorprendió con una patada se quedó a merced de Rhea. No falló la campeona y después se mofó de Charlotte. No le gustó a la reina y seguro que la historia no se acaba aquí. Por su parte, Bianca Belair enseñó que tiene corazón para aguantar. Bayley sacó su mejor repertorio para meterla en serios apuros. Se salvó por poco. Por potencia y rapidez fue capaz de hacer un paquetito, el cual logró sacar adelante gracias a su coleta, con la que sujetó la pierna de su oponente. Triunfo, pero no contundente. Su camino también apunta a seguir unido.

Mientras, Rey y Dominik Mysterio hicieron historia al lograr ser la primera pareja campeona de WWE que son padre e hijo. Sin duda un hito, el cual no estuvo exento de sufrimiento. Dominik se encontró por los pasillos a los monarcas por parejas de SmackDown. Robert Roode y Dolph Ziggler le atacaron y los médicos no le permitieron competir. Rey salió solo y encendido por lo que le habían hecho a su hijo. Aguantó todo... y al final Dominik arriesgó. Gran trabajo en equipo para alzar sus primer títulos como pareja. El último título de la noche lo defendió, en el kickoff, Sheamus. El irlandés abrió su ya tradicional reto y lo aceptó Ricochet. El volador mostró sus cualidades aéreas e hizo daño al campeón, pese a ello. Después, Ricochet le quitó el sombrero y la chaqueta al campeón. No le gustó nada la irlandés. Seguro que quiere ajustar cuentas. Por último, Damian Priest se impuso a The Miz en un combate en el que los leñadores fueron zombies, lo que hizo incluso unir a los contendientes. Los zombies fueron protagonistas y cuando Priest vio a Miz desprevenido, le ejecutó.

Así vivimos en AS el WWE WrestleMania Backlash 2021