EUROPEO DE BUDAPEST

El equipo de sincro sube a un podio ocho años después

Desde el Mundial de Barcelona 2013, España no había subido en la rutina de equipo a los podios internacionales. Italia no participó y Ona Carbonell se estrenó.

España, tras el bronce.
LEN

La cíclica natación artística, otrora sincronizada, ha estado ocho años sin ver a España en el podio de los grandes torneos internacionales en las rutinas de equipo. Solamente Ona Carbonell en su condición de solista y el dúo mixto, en una especialidad menos desarrollada, lograron medallas en el periodo que une el Mundial de Barcelona de 2013 con este Europeo de Budapest, de 2021. Una etapa post traumática por el despido de Anna Tarrés y todas sus consecuencias y por una serie de cambios reglamentarios que han alejado a España de sus épocas de éxitos.

Una tendencia que se rompió este miércoles en la piscina Duna Arena. El equipo español, dirigido por la japonesa Mayuko Fujiki, se ha colgado el bronce en la rutina técnica con una coreografía inclusiva. Las españolas han hecho una brillante puesta en escena, aunque, todo hay que decirlo, se han beneficiado de la ausencia de Italia, país que había copado el bronce por detrás siempre de Rusia y Ucrania, que han repetido en Budapest. El equipo estuvo formado por Berta Ferreras, Meritxell Mas, Alisa Ozhogina, Paula Ramírez, Sara Saldaña, Iris Tió, Blanca Toledano y Ona Carbonell,

Con una puntuación de 89.7700, se han quedado lejos de Ucrania (92.3920) y de Rusia (95.6705). Esta rutina es la que presentarán en el Preolímpico que tendrá lugar en Barcelona el próximo mes. Con la música de guitarra de José Manuel Cañizares y la composición de Salvador Niebla, el equipo español interpretó una coreografía en la que se incluyan cinco frases de una popular canción japonesa, como relató Mayu a este diario: "Son cosas positivas, frases conocidas en nuestra cultura. Por ejemplo, "nadie es especial, tú, yo y nosotros somos iguales". "En la vida hay días que llueve y hace mucho viento, otros sale el sol". "Cuando miro atrás, estás tú; cuando miro adelante, están mis amigos. Por eso me siento fuerte".

De esta manera, se quiere llegar al aficionado japonés y lanzar un mensaje de inclusión de las personas con problemas de sordera, con el objetivo de "como japonesa, sé que en estos Juegos la gente quiere que los Olímpicos y los Paralímpicos tengan la misma repercusión. Quieren promocionar los dos eventos".

Vasilina Khandoshka.

Un top ten y dos top-15 en la jornada

Antes de esa final, por la mañana, la joven Mireia Hernández finalizó en séptima posición en la rutina de solo libre con una puntuación de 85.7333. El podio lo ocupó el talento ruso Varvara Subbotina (96.4333), la ucrania Marta Fiedina (93.7000) y la nadadora griega, entrenada por Anna Tarrés, Evangelia Platanioti (90.8000).

Al margen de la sincro, Guillem Pujol finalizó 13º en los 5 kilómetros aguas abiertas (56.55), una prueba no olímpica que ganó el nadador italiano Gregorio Paltrinieri. En la preliminar de saltos de trampolín 1 metro el español Nico García Boissier, clasificado ya para Tokio, se metió en la final con la decimosegunda mejor puntuación (323.85). Alberto Areválo quedó apeado al ser decimosexto (306.90).