ATLETISMO

Noah Lyles disipa dudas en su estreno en 200 metros: 19.90

Lyles, de 23 años y aspirante a estrella olímpica, abrió la temporada en Walnut (EE UU). El veterano Gatlin corrió en la reunión del estadio olímpico de Tokio.

Noah Lyles disipa dudas en su estreno en 200 metros: 19.90
Harry How AFP

El atletismo es un deporte global, de competiciones internacionales, pero como resguardo de la pandemia, los mejores atletas compiten ahora con más frecuencia en sus países. Eso sucedió en los Golden Games de Walnut (California), donde se reunieron la gran parte de las estrellas del track and field estadounidense... que son muchas. Marcas de altísimo nivel y estrellas en forma. Entre ellas, sobresalieron dos velocistas: Noah Lyles, en 200 y Sha'Carri Richardson, en 100. Dos atletas predestinados a cambiar la historia de la velocidad en los Juegos de Tokio, que precisamente vivieron ayer el primer 'test serio' del estadio olímpico, con Gatlin dominando los 100 metros.

Noah Lyles, con guante negro representativo del movimiento Black Lives Matter, había sembrado dudas en su primera carrera. Unos 100 metros en los que se quedó en unos discretos 10.08 hace casi un mes. Su salida y puesta en marcha no están en el mejor momento todavía y se vio en Walnut, pese a que paró el reloj en unos buenos 19.90 para empezar el año. Bien, pero en la curva Kenny Bednarek, otra joya estadounidense, le había tomado totalmente la compensación. Luego a Noah, de 23 años, le tocó remontar. Cuando va lanzado es imparable y ahí llegó el 19.90 por los 19.98 de Bednarek.

Hubo en Walnut buena carrera de 100 metros, con Cravon Gillespie en 9.96 e Isiah Young en 9.99. Dos sub-10.00 que se meten en la lucha por ganar una de las tres plazas olímpicas (18 al 27 de junio, Trials en Eugene). La anécdota de los 100 de Walnut fue la participación de DK Metcalf, estrella de la NFL, que firmó unos más que dignos 10.37.

Una estrella llamada Sha'Carri

Parece más claro el dominio de Sha'Carri Richardson, una velocista con un correr ortodoxo e impresionante. Hizo 10.74 en series de 100 con +1.1 de viento, pero más asombrosa casi fue su victoria en la final con 10.77 y -1.2 de viento. En sus piernas hay un marcón. Richardson, de 21 años, fue estrella universitaria. Este año parece llamada a dar un paso más y ser rival directa del poder jamaicano.

En 200 femenino, Allyson Felix fue segunda con 22.26 tras Gabby Thomas (22.12). El viento (2.1) fue ilegal, pero lo importante es que Felix trató codo a codo con sus futuras rivales para los Trials y batió a muchas (Prandini, Irby). Eso le da confianza para llegar a Tokio, donde aspira a convertirse en la atleta con más medallas olímpicas de la historia en solitario.

Hubo muchos, pero otro chispazo más destacable de Walnut fue el 47.13 de Rai Benjamin en 400 vallas, un muy buen registro que inicia su duelo a distancia con Karsten Warholm, el vikingo noruego que desafía sistemáticamente el récord mundial. Su duelo con Benjamin puede ser uno de los más atractivos de la temporada.

Tokyo 2020 Olympic Games Test Event - AthleticsOlympics - Tokyo 2020 Olympic Games Test Event - Athletics - Olympic Stadium, Tokyo, Japan - May 9, 2021 Justin Gatlin of the U.S. wins the men's 100m final REUTERS/Issei Kato

Gatlin prueba el estadio olímpico de Tokio con victoria

Si Lyles y Richardson son las caras nuevas del atletismo mundial, el que parece decidido a no marcharse nunca es Justin Gatlin. A sus 39 años, el estadounidense corrió en el meeting de Tokio. Dominó los 100 metros con 10.24, una marca discreta, pero le sirvió para testar la pista. Sin Bolt en el terreno de juego, Gatlin es el único campeón olímpico de 100 metros. Ganó el oro en Atenas 2004, y después su carrera se vio enturbiada por escándalos de dopaje. Un superviviente nato, que ahí sigue.