PELOTA | FINAL DEL PAREJAS

Paso a la final del Parejas

El domingo en Bilbao se enfrentan Elezkano-Zabaleta y los Jon Ander, Peña-Albisu. Es muy favorito el primer binomio, cuyos pelotaris tienen tres txapelas de campeones.

Paso a la final del Parejas

El domingo se pone en juego en el bilbaíno frontón Bizkaia el primer grande la temporada en pelota, el Parejas. Hay hambre de txapela. Se enfrentan Danel Elezkano-José Javier Zabaleta y los Jon Ander, Peña-Albisu. Los cuatro han apartado hoy el material. Zabaleta tiene dos títulos de campeón después de tres finales y Elezkano, una (la de 2019 y perdió la de 2018), mientras que la combinación de Baiko no ha podido estrenarse. Es la cuarta final sin público por la pandemia. Si uno da positivo, adiós a la cita. Así que todos tratan de extremar las medidas y apenas salen de su entorno. En el Parejas, Baiko domina 14-22. Las 10 txapelas recientes de torneos oficiales han sido para Aspe y el último de Baiko que se ha llevado una ha sido Oinatz, en 2017. 

El Parejas es uno de los tres grandes torneos profesionales de mano, la modalidad reina de la pelota vasca, y su final una de las tres grandes citas anuales de la pelota profesional. Elezkano y Zabaleta se ha decantado por tres pelotas de 106,4, 105,6 y 106,1 gramos mientras que sus rivales han elegido sendos cueros, algo más ligeros, de 106,1, 105,9 y 105,2 gramos. "Nosotros hemos elegido pelotas parecidas a las de la otra vez. Las suyas son un poco diferentes, pero no habrá problemas", señaló Zabaleta, considerado casi de manera unánime como el mejor pelotari de un torneo en el que el binomio de Aspe parte con la vitola de favorito. En sus anteriores citas las apuestas salieron 100-40, 100-60 y 100-50; ahora se acercará a esto último. Se jugará algo de dinero, pero las apuestas están en caída libre, algo virtual desde casa. 

"Nunca hacemos mucho caso de si eres favorito o no porque el favorito muchas veces ni gana ni es el que mejor lo hace. Nunca hacemos caso a eso los pelotaris. Es difícil llegar a una final, más difícil ganarla y será muy complicado", asumió el navarro de Etxarren. Su compañero Elezkano espera un partido "muy duro" en el que "empezar bien será muy importante". "El día que tenga cada uno tendrá mucho que ver. Vamos a hacer todo lo posible para que el partido empiece bien, pero estoy seguro de que ellos también lo intentarán. Será complicado, a ver qué pasa", dijo el vizcaíno de Zaratamo.

Por su parte, Albisu, que hoy cumple 31 años, admitió que encara su segunda final con la "espinita" de la que disputó en 2013 y que no pudo concluir por la lesión durante el partido de su compañero Pablito Berasaluze, lo que acabó dándole el título a Martínez de Irujo y Zabaleta, al que volverá a medirse el domingo en los cuadros traseros. "Fue un golpe duro y tenía esa ilusión de poder llegar a otra final y poder competirla. A ver si el domingo no pasa nada, puede acabar el partido y ganamos", señaló el zaguero guipuzcoano de Ataun.

A sus 23 años, Peña es el más joven de los cuatro y debutante en una final (ha estado en cinco de Segunda). El delantero de Tolosa admitió que jugar sin público, al celebrarse esta final a puerta cerrada por las restricciones sanitarias, puede restarle presión, aunque no tiene dudas de que hubiese preferido que el frontón bilbaíno, con capacidad para 3.000 espectadores, "estuviese hasta arriba". "Este frontón hasta la bandera puede que imponga un poco, pero me entristece que los más cercanos no puedan estar aquí animándome", lamentó Peña.

Zabaleta, el mejor del torneo, ha dado un pequeño susto, ya que por el fuerte calor reinante ha sufrido un mareo y se ha tenido que ir antes que los otros tres. Es el claro favorito junto con Elezkano, pero se quitan ese cartel. En sus choques recientes, dos han sido para Peña-Albisu, pero en el más cercano, en la liguilla de semifinales en Bilbao, Elezkano y Zabaleta dejaron en 8 a sus rivales. Los de Aspe solo han acumulado cuatro derrotas en el torneo. Las claves suelen estar en el comienzo del partido y en el saque, en lo primero Zabaleta es muy bueno y en el disparo inicial Peña se ha salido.