GOLF

El PGA repartirá 40 millones entre sus golfistas más populares

El circuito anuncia un nuevo sistema que tendrá en cuenta métricas como las búsquedas en Google o la capacidad de atraer patrocinios.

Dustin Johnson 2021
SAM GREENWOOD AFP

Hace tiempo que los algoritmos desembarcaron en el mundo del deporte y desde entonces se han venido utilizando con fines diversos: calibrar el rendimiento de los atletas, ayudarles a mejorarlo, fijar su precio en el mercado... Ahora el PGA Tour, según publica Golfweek quiere utilizarlos para recompensar a sus golfistas más populares, los que venden entradas, atraen a las marcas y elevan el valor de los derechos televisivos.

Según la reputada publicación especializada, el nuevo sistema, aún no oficializado, se ha dado en llamar Player Impact Program ('Programa de Impacto de Jugadores'). Consistirá en un fondo de 40 millones de dólares (33,2 de euros) que se repartirán diez hombres al término de cada temporada. ¿Cómo se calculará cuánto le toca a cada uno? Aquí viene lo novedoso: además de la posición en el ranking FedEx, que ya se utiliza para otras recompensas, se emplearán parámetros como el nivel de búsquedas de un jugador en Google, el reconocimiento de marca (un concepto que mide el grado en el que los consumidores pueden recordar una marca en una serie de condiciones) acreditado por Nielsen, el Q-rating (otro concepto muy extendido en EEUU que mide el atractivo de productos, empresas o celebridades para las personas que las conocen de antemano), el MVPIndex (que cuantifica el valor de determinadas asociaciones o patrocinios) y las menciones en medios de comunicación computadas por Meltwater.

Lo que se pretende con esto, indican en Golfweek, es que los grandes jugadores que aportan valor al circuito sigan teniendo garantizada una vía de ingresos cuando sufran una mala racha en el campo. El programa ya ha sido presentado a los miembros a través de una simulación de cómo habría sido en 2019. En función de estas nuevas variables, el ranking de ese año, aunque no se incluyen las cantidades que habría percibido cada agraciado, habría quedado encabezado por Tiger Woods seguido de Rory McIlroy, Brooks Koepka, Phil Mickelson, Rickie Fowler, Jordan Spieth, Dustin Johnson, Justin Thomas, Justin Rose y Adam Scott. Dos de los incluidos, Spieth y Scott, no consiguieron triunfos ese año, y Shane Lowry y Gary Woodland, que sí probaron la victoria, no figuran. Y es que en un deporte tan volátil, en el que es tan complicado ganar, los títulos no determinan tanto el valor de un golfista como su capacidad para generar atraer inversión.