Movistar Inter Movistar Inter
6
FIN
4

FÚTBOL SALA | SUPERCOPA DE ESPAÑA

El Movistar logra su segundo título ante el Barça en 18 días

Tras la Copa de España, el Movistar conquista la Supercopa tras superar al Barça en una vistosa final. Laporta, de nuevo en el palco, sigue sin títulos tras su regreso.

Madrid
El Movistar logra su segundo título ante el Barça en 18 días
PEPE ANDRES DIARIO AS

Tan solo 18 días después de la final de Copa de España, Movistar y Barça se volvían a ver las caras de nuevo en el WiZink Center de Madrid, esta vez con la Supercopa de 2020 en juego, ya que este título hasta la fecha (crisis sanitaria, temporal Filomena...) no se pudo jugar. Y, de nuevo, el Movistar volvió a salir campeón (6-4), aunque esta vez no con tanta claridad como el mes pasado (6-1). Laporta repitió presencia en el palco, pero sigue gafado y sin estrenar su palmarés en su segunda etapa de presidente. El arranque fue similar a a anterior final: el Movistar salió con una presión alta... y el Barça se adelantó en el marcador con un tanto de Matheus, que aprovechó un balón suelto al borde de área para definir con la zurda al poco de arrancar el encuentro.

El partido seguía eléctrico, con un intercambio de ocasiones constante, hasta que Pito igualó el marcador. El MVP de la Copa volvió a ver puerta ante el Barcelona, el que podría ser su equipo la próxima campaña, tras una gran jugada individual. Jesús Herrero, en un lado, y su homólogo Dídac, en la otra portería, empezaban a ser protagonistas mientras que Ferrao, marcado una vez más por Raya, apenas tenía presencia en el duelo. Tras diez minutos, llegó una jugada clave en el partido: Didac paró un disparo fuera del área. Los árbitros no lo señalaron, pero Tino Pérez y el banquillo de Movistar solicitaron el VIR (igual que el VAR en fútbol). Los colegiados revisaron la acción: roja a Dídac. Feixas, portero suplente, se lesionó esta semana... por lo que Óscar de la Faya, tercer portero, tenía una final casi entera por delante a sus 20 años. Y brilló tras un partido que puede marcar un antes y un después en su carrera.

De la Faya evita un gol de Cecilio

No pudo evitar el tanto de Eric Martel, que en superioridad numérica anotó el segundo. El propio Martel falló un doble penalti, y el Movistar se fue al descanso con un solo tanto de renta después de perdonar numerosas ocasiones. Mientras, De la Faya seguía ganando en confianza con sus paradas (terminó con 16). En el inicio de la segunda parte, el partido se descontroló al completo. Cecilio, con todo de cara, despejó con potencia hacia su propia portería, anotando en su meta. El duelo estaba empatado. Aicardo, Instantes después, completaba la remontada momentánea para el Barcelona. Acto seguido, Martel aprovechaba un rechace para poner el balón inalcanzable a De la Faya para volver a poner las tablas. Sin respiro. El Movistar seguía apretando: Fer Drasler tuvo un mano a mano que evitó Óscar de nuevo y Pito tuvo una última ocasión... antes de lesionarse. El brasileño se perdió los diez minutos finales por problemas musculares.

Los de Tino Pérez, sin su mayor estrella, seguían con su plan: ritmo alto, transiciones veloces...y pizarra. De esta forma llegó el tanto de Saldise que daba la vuelta al marcador: asistencia de Martel a balón parado y tanto del hombre gol del Movistar este año, una conexión que tantos años hicieron en Osasuna. El Barça, sostenido por De la Faya y añorando a su capitán Lozano (Pola, capitán del Movistar. tampoco estuvo por lesión pero levantó la Copa), no perdía la cara al partido hasta que logró la igualada. Adolfo, tras una gran asistencia de Marcenio, provocaba el silencio de los numerosos aficionados interistas en las gradas con el empate.

Pola recogió la Supercopa a manos de Rubiales

Con la prórroga en el horizonte, apareció Cecilio para redimirse. Después de su golazo en propia anotó otro en la portería correcta tras una brillante acción individual. Lo celebró con rabia, ya que su error estaba subsanado. Quedaban tres minutos, y Andreu Plaza salió directamente con Daniel de portero jugador tras el gol. Con cinco faltas en contra, el Barça necesitaba una épica que no llegó. Jesús Herrero, con pillería, forzó la sexta falta al sacar desde su portería y dar a Ximbinha. Doble penalti y, esta vez, Fer Drasler no falló. Siguió atacando el Barça, pero el marcador ya no se movería. No hubo revancha, más bien al revés: el Movistar ratificó su dominio con su 14ª Supercopa. Martel MVP, segundo título en 18 días y un aviso para lo que viene: Champions, Liga, Copa del Rey... el supercampeón aspira a todo.