ATLETISMO | EUROPEO INDOOR DE TORUN

"El bronce me sabe casi a oro"

Jesús Gómez ya tiene su medalla en el 1.500, esa competición que en el Europeo ha cambiado su clasificación varias veces por exclusiones y reclamaciones.

Torun
"El bronce me sabe casi a oro"
Rafa Payá

Con cara de cansado, pero feliz. Jesús Gómez sabe que es medallista en el 1.500 del Europeo de Torun, pero el color de su metal ha cambiado varias veces antes de poder colgárselo del cuello. El bronce de la meta se transformó en plata tras la descalificación del ganador, Jakob Ingebrigtsen, y retrocedió a bronce tras su recalificación. La posterior reclamación de Polonia no llegó a buen puerto, pero retrasó la ceremonia de entrega más de cuatro horas.

"Se ha hecho de rogar la entrega de medallas porque hasta el último momento ha habido reclamaciones y finalmente el resultado ha sido el mismo de la carrera. Los tres primeros que entramos en meta hemos subido al podio", asegura Jesús Gómez a AS posando ya con su premio en la mano.

Un éxito que un día después sabe casi mejor, al haberlo ya digerido: "Estoy supercontento de tener otra medalla continental en mi poder. Repetir bronce en un Europeo es complicado con el nivel que hay en esta categoría y en la carrera y por tanto este bronce me sabe casi a oro".

El único 'pero' es que su compañero de especialidad, Ignacio Fontes, se quedó sin la medalla que tuvo colgada virtualmente durante casi tres horas: "Antes de empezar la carrera Ignacio y yo dijimos que ojalá los dos subiéramos al podio y cuando en zona mixta nos dijeron que habían descalificado a Jakob (Ingebrigtsen) lo primero que pensé fue en Fontes y que bien por él que era bronce. Al final se ha resuelto de esta manera e Ignacio está muy contento. Es un chico que va a estar en un podio a nivel continental seguro".

Por último, el burgalés de 29 años, ya tiene meta fijada: "Ahora toca pensar en el verano, en las citas internacionales y sobre todo en los Juegos de Tokio, el gran objetivo de esta temporada".