ESQUÍ ADAPTADO

El deporte sigue derribando barreras a base de esquís

La Fundación También, Madrid Snowzone y el esquiador de velocidad Jan Farrell hicieron realidad el sueño de una docena de chicos con discapacidad para disfrutar en la nieve.

Arroyomolinos
Foto de familia de los chicos que participaron en la jornada "Una experiencia única de esquí adaptado" organizada por la Fundación También, Madrid Snowzone y el esquiador profesional de speed ski Jan Farrell.
Carmen Sayago Fundación También

El domingo 28 de febrero de 2021 será un día que una decena de chicos nunca olvidarán tras la gran experiencia que han vivido en la pista de esquí de Madrid Snowzone, la única pista de esquí cubierta en España. Gracias a la ayuda de Madrid Snowzone, de la Fundación También y del esquiador y recordman Jan Farrell varios chicos y chicas con discapacidad pudieron disfrutar de su pasión por la nieve y derribaron las barreras con esa ilusión que desbordaban antes de afrontar esta aventura en la nieve y la alegría que desbordaban tras cada bajada para luego volver al telesilla en busca de otro descenso aún más rápido junto a sus monitores.

Ya desde primera hora, cuando fueron llegando los chicos se veía en sus caras la ilusión por afrontar esta aventura en la nieve promovida por la Fundación También, que desde el año 2001 trabaja en la inclusión de personas con discapacidad a través del deporte adaptado. Los chicos se dividieron en dos grupos para afrontar las bajadas y, en el cambio de turno, aprovecharon para hacerse la foto de familia de este particular regalo de Reyes sobre la nieve de Madrid Snowzone.

La iniciativa surgió por parte la Fundación También, que trató de llevarla a cabo a través de un crowdfunding que se completó gracias a la ayuda de Jan Farrell. El esquiador de velocidad británico afincado en Madrid, que además posee los récords del mundo de velocidad sobre asfalto y en esquí en pista cubierta ("Soy el hombre más rápido del mundo dentro de un edificio", afirma con una sonrisa), quiso hacer partícipes a los chicos y chicas de su pasión por la nieve sumándose a la aventura como uno más y haciendo de monitor de lujo para alegría de los jóvenes, que primero calentaron en la pista pequeña del recinto y después se atrevieron con la pista grande, de 250 metros de bajada con pendientes de hasta el 25% bajo el aplauso de sus padres y de los curiosos presentes en la pista ante la experiencia vivida por los chicos y chicas.

Ayuri, una de las pequeñas que más disfrutó con la bajada, contaba así su experiencia. "Me lo he pasado bastante bien, hemos bajado bastante rápido. La bajada grande me ha dado un poquito de miedo pero luego me he sentido muy bien. Repetiría. En una pista más grande aún no sé si me atrevería". Una iniciativa que también aplaudió su padre, Pablo. "Lo he pasado fenomenal viéndola. Ya ha venido varias veces gracias a la Fundación También y verle a ella cómo se lo pasa y la emoción con la que viene y con la que se va no tiene precio. No sabíamos que iba a venir Jan Farrell y ha sido espectacular diciéndole las velocidades a las que baja él y animándola a bajar juntos. Y también agradezco el trabajo de la Fundación También. Quiero que mi hija tenga relación con todos los deportes que pueda practicar, que maneje todas las opciones y que el día de mañana decida. Además de esquí hace natación, baloncesto, escalada y está empezando con tenis de mesa". Una variedad de deportes que nos confirma la propia Ayuri: "El esquí y el tenis de mesa me molan mucho y el baloncesto también me gusta bastante".

Gran parte del éxito de "Una experiencia única de esquí adaptado" es de la Fundación También y su presidenta y fundadora Teresa Silva lo quiso destacar en esta bonita jornada. "Era una iniciativa que teníamos pendiente en Navidad, que hicimos un crowdfunding para traer aquí a los niños como regalo de Reyes. Hubo mucha generosidad por parte de la gente pero nos faltaba un pico importante y Jan se enteró de este reto que teníamos y se ofreció como mecenas a sufragar los gastos de gran parte de la actividad. Las cosas de palacio van despacio, pero aquí estamos. Este es un día mágico, es como rememorar los Reyes Magos y Jan Farrell se ha convertido hoy en un rey mago hoy". Silva también valoró cómo ha sido la experiencia vivida por los pequeños. "Los peques son mi debilidad. He estado con algunos de ellos y para ellos es muy importante. Hay muchos que les cuesta expresar sus emociones hablando pero se les nota en la mirada y en lo que te dicen los padres, que son los que mejor conocen a esos niños. Eso es lo que buscamos y lo que queremos, que estos niños estén motivados y salgan de su rutina y prueben sensaciones que a lo mejor no conocen. Es muy importante para su terapia y su mejora. Madrid Snowzone colabora mucho con nosotros y se portan de maravilla. Además, podemos venir todo el año. Lo importante es que tengamos los medios económicos para venir. Gracias a la ayuda de Jan y otras empresas vamos a mantener la ilusión de los propios niños por hacer deporte de la manera que puedan cada uno con sus limitaciones, pero lo importante es que disfruten".

Silva también destacó la variedad de proyectos que está desarrollando la Fundación También. "No paramos de hacer proyectos y vamos día a día dependiendo del confinamiento y de si podemos viajar. Tenemos un grupo que sale a entrenar a Sierra Nevada para hacer esquí, queremos hacer de nuevo el Camino de Santiago, queremos empezar también las clases de surf adaptado en Cantabria... Además también tenemos clases de baile, actividades en el rocódromo, fútbol, pádel... ¡Es la fundación que no para nunca!"

La Fundación También es uno de los grandes viveros del deporte paralímpico español, llegando a lograr numerosos éxitos en Juegos Paralímpicos, tal y como nos comenta Silva. "Este año es nuestro 20 Aniversario y somos cantera del Comité Paralímpico Español. Hemos logrado diplomas paralímpicos por primera vez en la historia de la vela adaptada española. Tenemos deportistas paralímpicos en esquí, en tenis, en ciclismo y en varias especialidades que han salido de nuestra cantera. De cara a los Juegos Paralímpicos de Invierno tenemos a Audrey Pascual, campeona de Europa de Esquí Adaptado a sus 16 años. A lo mejor la de Pekín 2022 no es su Paraolimpiada pero sí lo será la siguiente en Italia (en 2026 serán en Cortina d'Ampezzo). En cuanto a los Juegos Paralímpicos de Tokio está Daniel Caverzaschi, que ha estado con nosotros toda la vida pero luego vuelan a su aire con el Comité, que se encarga más de estos deportistas y nosotros no estamos tan encima de ellos. Esperamos que todo pueda seguir adelante y que cumplamos 20 años más".

La actividad tampoco habría salido adelante sin la colaboración de Madrid Snowzone y Diego Gajardo, uno de los responsables del recinto, también valoró positivamente la experiencia de la jornada. "Es una experiencia que no se puede explicar. Ves en ellos una superación enorme y es digno de admirar. Es bonito volver a ver la ilusión de estos chicos después de la situación por la que estamos pasando. Hemos tenido alguna colaboración previa y hemos celebrado eventos con la Fundación También y facilitamos todo tipo de eventos para intentar integrar a todo tipo de personas al esquí. Es un mundo muy grande y nos gusta colaborar con ellos. Ver a los niños bajar nos transmite mucha felicidad. Este es un espacio para el ocio y para la diversión y el objetivo principal es que disfruten. Es un sector un poco desconocido para el público en general pero nos da mucha alegría que mucha gente venga con ilusión por probarlo. Además aquí han venido a entrenar campeones como Lucas Eguibar o Regino Hernández. Para nosotros que nuestras instalaciones sirven de ayuda a campeones como ellos nos da mucha satisfacción".

Otro de los grandes artífices de que se pudiera celebrar esta jornada de esquí adaptado fue Jan Farrell, que volvió a asomarse a la nieve después de anunciar su retirada provisional del speed ski. "La experiencia ha sido más gratificante de lo que me podría haber imaginado. Sabía que me iba a gustar, ha sido increíble compartir esos momentos de sonrisas de los niños y verles disfrutar con la libertad y la velocidad del esquí. Ha sido una de mis bajadas más lentas (risas) pero sí con la que más he disfrutado. Soy alguien que disfruta haciendo disfrutar a los demás. El esquí es un deporte muy egoísta porque bajas tú. Pero he podido bajar con ellos y eso es redefinir lo que es disfrutar esquiando. Conocía a la Fundación También a nivel de competición, había coincidido con ellos en tecnificaciones en Sierra Nevada y hablé con Teresa Silva. Mi objetivo es que más personas en España esquíen y que los deportes de invierno tengan más repercusión en los medios y se puedan dedicar a la nieve y disfrutar de ella. La Fundación También aúna una labor social con la competición y traer gente a la nieve. No me podía haber imaginado algo mejor".

Farrell también destacó su regreso a las pistas de Madrid Snowzone y a volver a esquiar bajo techo, donde tiene un récord del mundo tal y como él nos cuenta tras bajar a 105 km/h en una experiencia que calificó como una de las más peligrosas de su vida. "Soy el hombre más rápido del mundo sin motor dentro de un edificio, no solo esquiando, sino también en cualquier otra disciplina (risas). Madrid Snowzone es una de mis casas y es un privilegio tenerlo a 15 minutos de Madrid. Es un sitio perfecto para aprender y para entrenar, he venido aquí mucho y me trae muchos recuerdos. Este año he decidido retirarme temporalmente de la competición para estar centrado en mi familia y también para ayudar a los demás, que me gusta mucho. Me sigo considerando un esquiador profesional que ha dejado provisionalmente la alta competición y eso me ha permitido hacer actividades como la de hoy".

Jan Farrell también quiso dar un consejo y mandar un mensaje a los niños que disfrutaron una mañana en la nieve con él. "Mi consejo es que disfruten, que disfruten de la velocidad. El esquí es velocidad y les quiero dar las gracias por haber compartido este tiempo conmigo. A mí me han hecho muy feliz". Una forma original de seguir apostando por la inclusión a través del mundo del deporte y más en concreto del esquí.