BALONMANO | MUNDIAL

España y Hungría pelean por evitar a Francia en cuartos

Cañellas y Maqueda analizan a los jugadores del pais en el que actúan: Lekai la estrella; Mikler un valladar; y Banhidi el un coloso arrollador

Maqueda y Cañellas, dos hispanos en la liga magiar

En los cálculos de España y de Hungría aparecía este partido (18:00, TDP) como de gran dureza, aunque no se esperaba que fuese plácido porque ambas ya están clasificadas para cuartos. “A este nivel, con los ocho mejores en liza, no hay rival sencillo ni cómodo”, analiza Jordi Ribera, el seleccionador español. Tras los resultados de ayer, si España gana se medirá a Noruega (actual subcampeona) el miércoles. Si empata o pierde, a Francia (bronce en 2019 y campeona en 2015 y 2017), primera del grupo III y a priori más difícil por su historia ante España, aunque Noruega es la vigente subcampeona mundial.

Chema Rodríguez, ayudante de Istvan Gulyas en la selección magiar pero con la voz cantante en los tiempos muertos, explica que “todos los partidos entre España y Hungría son muy duros, aunque a este, con las dos selecciones ya clasificadas, quizá le falte un punto de tensión”. El palentino debutó como entrenador principal de los húngaros en noviembre contra España, con éxito magiar: 31-28 valedero para la Euro Cup 2022. En ese encuentro faltaron seis de los españoles que ahora están en el Mundial.

Además, hay otro Rodríguez en los magiares, el extremo Pedro (Vigo, 30 años), que fue internacional español, se nacionalizó en otoño y debuta ahora con su nuevo país, donde lleva seis temporadas tras salir del Naturhouse.

Por contra, en los Hispanos hay tres componentes que militan en la liga húngara, Jorge Maqueda, Rodrigo Corrales, y Joan Cañellas, quien disecciona al rival de hoy: “Creo que hay tres nombres propios destacados: Lekai está en un excelente estado de forma y es quien mueve a una selección que mantiene el anterior estilo de Juan Carlos Pastor y de David Davis por lo que le resulta fácil seguir la dinámica. Luego, Mikler es un portero muy estudioso, que trabaja para conocer a todos los rivales y se adelanta a los atacantes, y también está Banhidi, que en este momento tal vez sea el mejor pivote del mundo en ataque, con 2,05 m. y 130 kilos. Se mueve bien, conoce el juego y en ocasiones es el que le dice al central cómo hay que atacar. Y un cuarto, que no está destacando, pero Bodo es un lanzador excelente”. Maqueda ratifica: “Lekai está jugando a un nivel superlativo en el rol de central” sobre su compañero de club.

En España lo tienen claro. “Vamos de menos a más, y debemos mantener esa dinámica” indica Ribera. Interpretando sus palabras y sus silencios, parece que España prefiere a Noruega.