SUMO

El aprendiz de estrella del sumo que ya pesa 85 kilos con 10 años

A sus 10 años, el joven Kyuta Kumagai duplica el tamaño de los niños de su edad e incluso ha logrado derrotar en el ring a luchadores de cinco o seis años mayores que él.

Kyuta Kumagai, de 10 años,  combate contra otro compañero durante un entrenamiento en el Komatsuryu sumo club de Tokio, Japón.
KIM KYUNG-HOON REUTERS

Kyuta Kumagai apunta a convertirse en una de las grandes leyendas del sumo en Japón. A sus 10 años el joven luchador ya impresiona por su gran tamaño, ya que pesa 85 kilos, un dato cuanto menos sorprendente dada su juventud.

La agencia de noticias Reuters ha publicado en los últimos días un reportaje con fotos sobre la rutina de entrenamientos del joven Kyuta, que dobla en tamaño al resto de niños de su edad y que incluso se ha enfrentado e incluso derrotado a otros luchadores que le sacan cinco o seis años de diferencia. Una superioridad que le han permitido convertirse en campeón del mundo en categoría sub-10.

Además su increíble físico, detrás del éxito de Kyuta Kumagai hay una gran disciplina de trabajo establecida por su padre Taisuke, y en la que se incluyen seis días de entrenamiento en el club de sumo o haciendo pesas y alternando estos ejercicios con natación y atletismo para mejorar su agilidad sobre el ring. "Le apunté de joven a un torneo sin enseñarle nada y vi que podía hacer cosas. Tenía ese talento para el sumo y ganó el torneo. Pensé que podría tener algo especial", argumenta su padre a Reuters, mientras que el propio Kyuta se muestra algo más tímido pero con ilusión. "Es divertido ganar a chicos mayores que yo".

Esa posibilidad de éxito de Kyuta en el sumo hizo que la familia se mudase al barrio de Fukugama en Tokio, uno de los más famosos por su cantera de luchadores de sumo, lo que también hizo que aumentase la intensidad de los entrenamientos del joven luchador, que en ocasiones ha llorado a causa de la fuerza con la que le entrena su padre para sacar lo mejor de él. "Se las apaña para sacar tiempo para él y para jugar con sus amigos. No creo que tenga mucha presión. No soy jugador de casino, pero sí lo apuesto todo por el sueño de mi hijo", explica el padre.

Además de los entrenamientos, el físico de Kyuta radica en una dieta que puede ir de 2.700 a 4.000 calorías diarias y su padre señala que el joven debe aumentar su peso en 20 kilos antes de pasar a la escuela secundaria. Mientras tanto Kyuta también adquiere los conocimientos de otros exluchadores como Sinichi Taira, que se muestra cauto ante la progresión de Kyuta, pero del que dice que "de momento, tiene un gran talento". Mientras tanto, el propio Kyuta sueña con convertirse en Yokozuna (el gran campeón de sumo) aunque reconoce que le queda un largo camino para ello. "El entrenamiento en el sumo es algo que no se puede describir con la palabra 'disfrutar'. Cuando es demasiado duro... he pensado varias veces en dejarlo", afirma el joven luchador, que a sus 10 años ya apunta maneras para ser una de las grandes leyendas del sumo en el futuro.