SPEED SKI

Jan Farrell anuncia su retirada de la alta competición

El esquiador madrileño, con una plusmarca de 231,66 km/h, cuelga los esquís para centrarse en su familia. Seguirá ligado al Speed Ski como embajador y promotor de jóvenes promesas.

El esquiador madrileño de Speed Ski Jan Farrell.
Departamento de Comunicación de Jan Farrell/David Agüero

El Speed Ski, la disciplina en la que los hombres y mujeres más rápidos del mundo sobre unos esquís compiten en las pistas más extremas para alcanzar velocidades por encima de los 200 kilómetros por hora, vuelve a ser hoy noticia y no es por ningún récord. Jan Farrell, esquiador de origen británico, afincado en Madrid y una de las caras más conocidas de la disciplina, ha anunciado que cuelga los esquís indefinidamente.

Después de una década sin perderse una competición como profesional en el deporte no motorizado más rápido del planeta, Jan ha decidido que es el momento de anunciar su retirada. Lo ha hecho a través de una carta en la que agradece a todos aquellos que le han acompañado en su carrera: “Al equipo que me rodea, a mi familia, amigos, seguidores, a la prensa, patrocinadores, estaciones de esquí, organizadores de competiciones y a mis rivales en competición que tanto me han motivado para extender mis límites”.

La pasada temporada el esquiador del Club Amistad finalizó en quinta posición de Copa del Mundo, rozó el podio en Finlandia y tuvo el honor, junto a Ricardo Adarraga, de realizar en la estación de Formigal los históricos primeros descensos de Speed Ski en territorio nacional. Poco después la temporada de competición finalizaba de forma abrupta con la cancelación de las pruebas de Grandvalira a causa de la pandemia. Esta temporada la competición retorna hoy en la estación Gavarnie, que se estrena dentro del circuito, y Jan estará siguiéndolo como un aficionado más junto a sus dos hijas. “No podría ser más feliz viéndolas crecer, aprender, jugar y convertirse en unas personitas increíbles. Pasar tiempo con ellas y cuidarlas a diario es un sueño hecho realidad. Y en estas circunstancias tan difíciles para todos, ellas merecen mi atención más que nunca”, comenta Jan.

Una carrera dedicada a romper el velocímetro

Allá por 2011, un joven Jan Farrell se sumergía en una disciplina que marcaría su vida durante la próxima década. Durante los tres primeros años de su carrera en el mundo del Speed Ski, el deportista de origen británico compitió en categoría S2 —mismas pistas, pero utilizando material de esquí alpino— y en 2014 se alzó como campeón del mundo de la categoría. Este triunfo le catapultó a S1, la máxima categoría de la disciplina —ya utilizando el material especializado compuesto por los esquís especiales de más de dos metros, el icónico traje rojo y el casco aerodinámico—. Desde entonces, Jan ha logrado descender a 231,66 kilómetros por hora en la estación de Vars, un histórico primer podio para un esquiador de un club español, acabando tercero en la Copa del Mundo de Canadá en 2018, y finalizar en dos ocasiones en el top-5 de la Clasificación General de Copa del Mundo.

El año 2016 marcó un punto de inflexión en su carrera. Una brutal caída a 216 kilómetros por hora hizo mella en su capacidad deportiva a nivel psicológico y en la forma de afrontar las competiciones. Desde entonces el esquiador ha trabajado duro junto a profesionales para aprender a gestionar y racionalizar el miedo y mejorar su concentración para poder rendir en situaciones extremas. Algo que el esquiador confiesa que le ha servido dentro y fuera de las pistas.

Además, Jan atesora dos récords del mundo: hombre más rápido en pista cubierta y hombre más rápido esquiando sobre asfalto. El esquiador madrileño ha marcado un antes y un después en las pistas más extremas del planeta, pero también fuera de ellas. Durante los últimos años Jan se ha marcado como objetivo hacer crecer la disciplina a través de la promoción y la captación de nuevos talentos. Las últimas temporadas han contado con la producción audiovisual del equipo de Jan Farrell, que ha permitido acercar la disciplina a nuevos públicos y mostrar la espectacularidad de este deporte. “Estoy muy feliz por haber contribuido al desarrollo del Speed Ski y a retornar parte de lo que me ha dado a mí, consiguiendo a través de un conjunto de acciones que la disciplina ganase notoriedad y evolucionara a nivel mediático, trayendo nuevos aficionados, participantes y organizadores de competiciones”, explica.

Nuevos proyectos sociales

Jan Farrell continuará ligado a los deportes de invierno y durante esta temporada colaborará con la Fundación También, dedicada a facilitar que las personas con movilidad reducida puedan practicar esquí: “Este año me he comprometido a levantar un mínimo de 5.000 € para su causa. Ya hemos cerrado un acuerdo con la fundación para llevar a cabo una acción en la que 20 niños con parálisis cerebral y sin recursos económicos puedan comenzar a esquiar en Madrid SnowZone”.

Este 2021 arranca con la despedida de uno de los máximos representantes del Speed Ski nacional e internacional, quien abandona el circuito de competición, pero continúa enfocado en su objetivo: promover los deportes de invierno y acercar a más gente al mundo de la nieve.