NATACIÓN

Keller, tras asaltar el Capitolio: "No quise que pasara esto"

El medallista olímpico, quienes sus ex compañeros señalan como una persona pacífica y jovial, confiesa a sus allegados que "os he decepcionado".

Klete Keller.
Thomas Kienzle

Aunque Donald Trump ha abandonado ya oficialmente la Casa Blanca y su presidencia es historia, aún colea el asalto el Capitolio por parte de sus simpatizantes, unas imágenes tan esperpénticas como nocivas para la democracio americana. Y, entre ellas, causó más sorpresa la de Klete Keller, de 38 años, cinco veces medallista olímpico de Atenas 2004 a Pekín 2008 junto al hombre de los récords, Michael Phelps. Ahora, más de una semana después de ese episodio, empiezan a conocerse detalles de la historia personal de Keller, como relata el NYT.

Keller, que se entregó a la Policía y que solo puede salir de su estado para ver a sus hijos a la espera de conocer los cargos que se le imputan, se negó a ser entrevistado según comentó su abogado. Pero sí hablaron los que más le conocen, que explicaron la historia personal de un nadador que en su momento era uno de los más simpáticos del equipo estadounidense, como recuerdan con alguna anécdota (atrapó un escarabajo en Pekín y lo puso en un plato de postres con toda la delegación de EEUU, lo provocó un revuelo).

Sus compañeros y ex técnicos quedaron sorprendidos por la actitud de Keller aunque ya veían que en las redes sociales simpatizaba con Trump. Mark Schubert, uno de los entrenadores, llamó a Keller después de todo lo sucedido buscando una explicación, aunque finalmente encontró una disculpa y una redención. "Me repetía, en varias ocasiones, no quería que pasara esto. Os he decepcionado", comentó al medio.

La imagen que todos recuerdan de Keller es su mano en el corazón en los podios olímpicos, aunque después de su carrera vivió duros momentos personales. Al deportista le costó adaptarse a su vida lejos del agua, se divorció, se peló con su mujer por la custodia de sus tre hijos y estuvo hasta durmiento varios meses en su coche. En sus redes sociales, le dedicaban mensajes a Trump y en noviembre bajo a Washington a asistir a un evento del ya ex presidente.