BALONMANO

Víctor Tomás: "Siento que podría salir a la pista a jugar"

El exjugador del Barcelona, que se retiró a los 35 años por un problema cardiaco, atendió a EFE. "Lo más duro ha sido asimilar esto a nivel psicológico".

Víctor Tomás celebra el título de campeones de la Copa del Rey de Balonmano con el Barcelona.
CHEMA DÍAZ DIARIO AS

El pasado 3 de febrero fue quizás el peor día de la vida del hasta entonces capitán del Barça, Víctor Tomás, que anunciaba su retirada del balonmano en activo al final de la temporada. Casi diez meses después, explica a EFE que "asimilar estar fuera de las pistas es un proceso muy, muy duro; y mucho más a nivel mental".

"Hoy estoy mejor que hace un par de meses. No quise hacer ninguna declaración durante el confinamiento y, cuando he empezado a exteriorizar mis sensaciones y explicar las cosas, lo voy pudiendo superar", añade.

Un problema cardíaco ponía final, a sus 35 años, a una carrera de 22 años en el Barça, 18 en el primer equipo del que era capitán desde 2012, a 69 títulos de club y a una trayectoria de diez años (2007-2017) con la selección española, con la ganó el Mundial de 2013 y el bronce olímpico en Pekín 2008.

Desde principio de esta temporada, ostenta un cargo administrativo como gestor de deportes profesionales del club azulgrana. "La verdad es que no es nada emocionante. Organizo todo el calendario de las cuatro secciones que compiten del Palau Blaugrana y todos los movimientos de los equipos respecto a las suspensiones y recolocaciones de encuentros, y más en una temporada como esta, afectada por la COVID-19", detalla.

"Aun así, estoy contento, tengo trabajo, sigo en el club aprendiendo cómo es desde dentro y esto es muy enriquecedor para mí", añade el exjugador catalán.

Esta temporada se le ve en la grada del Palau, detrás del banquillo azulgrana y a veces casi parece que quiera saltar a la pista: "La verdad es que ahora mismo siento que podría cambiarme y salir de nuevo a la pista a jugar. Sé lo que tengo, pero no noto nada y me encuentro bien físicamente y lo más duro ha sido asimilar todo esto a nivel psicológico, pero desde casa, con mi familia, con mis hijos, y adaptándome a mi nueva vida lo estoy superando".

El entonces capitán azulgrana acababa contrato el 30 de junio de 2020 y el Barça estudiaba una renovación por dos o tres temporadas más. La pandemia empezaba a agravarse y un mes después jugaba el que iba a ser su último partido.

Fue el 8 de marzo de 2020 en la final de la Copa del Rey en Madrid. El Barça arrollaba al Benidorm (40-26) y llegaría el confinamiento y la suspensión de todas las competiciones.

"Fue otro golpe, pero aún ahora, cuando cierro los ojos por las noches, aún pienso que en ese momento ni era consciente de que iba a ser mi último partido con el Barça, y fue un 'palo'", apunta.

Tomás siempre pensó en jugar su último partido en el Palau y esa idea les sigue "dando vueltas en la cabeza", por lo que no renuncia "a poder hacerlo algún día".

Puede hacer deporte a nivel recreativo. Practica ciclismo y pádel, pero no puede "pedirle al corazón la intensidad que le ponía jugando a balonmano", señala.

"Mi propuesta era seguir hasta diciembre de este año para estar en la Final a Cuatro de Colonia, pero los médicos no lo permitieron", lamenta.

En los momentos difíciles, tras esa retirada forzada, su familia, empezando por su esposa Hege, y sus dos hijos Luka (4 años) y Mía (2) han sido su pilar fundamental.

Hege una noruega portera de balonmano que vino a España para jugar un año (2003) en las filas del equipo del Amposta (Tarragona) se ha quedado aquí de por vida por estar junto a él.

Víctor, entonces con 18 años y aún jugador del Barça B, la conoció allí en una concentración. Hege jugaría en Málaga y, posteriormente, en el Esportiu Castelldefels, donde fue la capitana. Se retiró al final de la temporada 2013-2014, y se casó con Víctor Tomás en junio de 2014.

"Estuve intentando escaparme once años (bromea), pero ya no tuve más opciones y, si quería tener hijos, debía pasar por el aro. La verdad es que llevábamos años juntos, estábamos bien, viajábamos juntos y ella era también deportista, tenía una gran exigencia y por eso esperamos para casarnos", confiesa el exjugador azulgrana.

Después de Aitor Egurrola, con 73 títulos, y David Barrufet, con 71, Víctor Tomás, con 69, es el tercero, en cuanto a palmarés, en la historia del Barça.

"No tengo la menor duda de que, si hubiese renovado por dos o tres temporadas, los hubiera superado. Mentiría si dijese que no me hubiese hecho ilusión sumar más, pero al final soy el tercero con más títulos del club y estar a lado de ellos es algo que no me hubiese imaginado nunca", comenta al respecto.

Dentro de apenas un mes, el Barça disputará la Final a Cuatro de la Liga de Campeones 2019-2020 en el Lanxess Arena de Colonia. Víctor formó parte de la plantilla que clasificó al equipo y hoy aún no sabe si podrá estar en Colonia porque, "la Federación Europea (EHF) y el gobierno alemán han puesto medidas muy estrictas a los equipos por la COVID-19".

"Claro que espero es poder estar allí, pero ya veremos qué pasa al final", sentencia.