BOXEO

Mike Tyson y Roy Jones Jr. empatan en una exhibición real

Mike Tyson y Roy Jones ofrecieron un bonito combate en Los Ángeles. Las palabras se quedaron a un lado. Disfrutaron, se cuidaron e hicieron nulo.

Crónica del Mike Tyson vs Roy Jones Jr.
USA TODAY Sports

Los iconos lo son toda la vida. En una semana en la que Diego Armando Maradona ha sido la triste noticia, otro de los nombres que ha trascendido su deporte regresó a la acción. Mike Tyson volvía tras 15 años. Lo hacía para una exhibición, pero poco importaba. Se paralizó todo. Pocos pueden compararse en ruido mediático y Iron llamó más la atención que los grandes nombres de la actualidad. El estadounidense, de 54 años, ayudó. Se pasó meses diciendo que "no conocía la palabra exhibición" y que "buscaría el KO". Todo fue fruto del show business. A la hora de la verdad tanto él como su rival, Roy Jones (51 años), supieron donde estaban. Era momento de disfrutar y de hacer disfrutar. Lo hicieron. "Hay que hacerlo otra vez", le pedía Mike a Roy. Su idea sigue en pie: quiere llevar a cabo una liga de boxeadores históricos retirados que de vez en cuando recuerden viejos momentos.

La incertidumbre fue lo que marcó la pelea. La fama de rebelde y chico malo de Tyson, sumado a sus antecedentes, hacía presagiar que podría sobrepasar los límites, pero Mike es otro. Perdió 45 kilos y vuelve a disfrutar de una vida sana, aunque a veces se da sus caprichos (la marihuana fue permitida en los controles antidopaje). Mostró una versión calmada, sosegada y eso alegra a todos. Pese a ello, verle caminar hacia el ring con sus calzones negros cortos y esa mirada penetrante, que no cambia pasen los años que pasen, impone. También a Roy Jones. El de Florida es otra leyenda del boxeo y llevaba menos de dos años retirado. Fue clave en el combate. Él cuidó de Mike, quien evidenció la edad, el tiempo jubilado y los excesos pasados. Disfrutaron y nos hicieron disfrutar. Era de lo que se trataba. Muchos pudimos ver en directo por primera vez a Mike y eso es un regalo.

El combate, como todas las exhibiciones, no tuvo vencedor. El WBC había puesto a tres excampeones a puntuar (Christy Martin, Vinny Pazienza y Chad Dawson). El resultado fue nulo (ambos se llevaron el cinturón conmemorativo WBC Frontline Battle). ¿Quién necesitaba un ganador? Nadie. "Estamos ayudando a gente que es mucho más importante que ganar títulos", apuntó Tyson tras el combate. Iron donará los diez millones de dólares que ganó a obras benéficas. La gran victoria de la noche, aprovechar su fama y el noble arte para ayudar a otros. Ya en lo puramente deportivo se vieron dos velocidades. Tyson solo tiene una marcha y fue al frente, buscó llegar con golpes... pero Jones estaba muy rápido y se quitó la mayoría de los golpes. Llegaron por ambas partes, pero ninguno fue peligroso. El excampeón mundial en cuatro divisiones siempre destacó por su movilidad de piernas, y lo volvió a hacer. Pese a ello, Mike dejó movimientos que recordaron a sus grandes noches. "Esos golpes al cuerpo fueron un buen peaje", afirmó entre risas Jones. "Los dos minutos se me hicieron como tres", le apuntilló Iron.

Al final toda la palabrería previa quedó en eso, palabras. Lo más importante es que esas acciones generaron un mayor impacto y más gente vio el evento, lo que supuso más beneficios para una buena causa. Ellos se lo pasaron bien y el resto pudimos disfrutar con destellos que hacía mucho tiempo que no se veían. Todos contentos y el boxeo también. El foco que en algunos momentos ve oscurecido por otras modalidades como las MMA lo recuperó. ¿Habrá segunda parte? Nadie lo duda. El ejercicio de nostalgia fue satisfactorio.

Consulta el resumen del Tyson vs Jones Jr.