WWE

A-Kid toca el cielo en NXT UK: gana la Heritage Cup a Seven

El wrestler español se impuso en el desempate de la final de la Heritage Cup a Trent Seven. El trofeo supone un importante respaldo en su posicionamiento en WWE.

A-Kid gana la Heritage Cup.
WWE

Había puesto todos sus pensamientos en ella. A-Kid quería la Heritage Cup y no miraba más allá. El reto era complicado. NXT UK quiso regresar de la pandemia de la mejor manera. Por ello organizó un torneo de ocho luchadores eliminatorio con las normas del wrestling británico y Europeo de antaño. El certamen se disputaba a seis asaltos de tres minutos. Se podía vencer con cuenta de tres, rendición o conteo fuera del ring. Se disputa a dos de tres caídas o si se llega al final sin haber llegado a ese número, el ganador será el que vaya por delante. El mas difícil todavía para el madrileño. A sus 24 años promete mucho, pero debía confirmarse y lo hizo de la mejor manera posible. Es el futuro de la marca británica de la WWE.

Cuando se sortearon los cuadros, A-Kid puso su vista en Trent Seven. Desde que firmó con NXT UK hace algo más de un año quería esa pelea y el destino se la dio en la final. El mejor escenario posible. El español se impuso en el desempate de un combate, que como en las rondas anteriores, fue muy complicado. Pese a ello, ante el oponente más difícil sacó su mejor versión. Los dos primeros asaltos terminaron sin resultado. Los dos propusieron una lucha muy técnica e igualada. En el segundo asalto, A-Kid rozó la sumisión, pero la campana salvó a su oponente. En el tercero el español dio un paso al frente. Vio la igualdad y quiso romper el combate. Aprovechó que Seven apuró mucho el descanso para sorprenderle con una patada.

Desde la primera fue un recital para A-Kid, quien destrozó al inglés con sus piernas. Intentó continuar con la dinámica en el cuarto asalto y en cuanto pudo volvió a las llaves para probar suerte con la sumisión. Lo intentó de todos los modos posibles, pero Seven es duro y demostró por qué está en el lugar que se encuentra. Logró levantar a A-Kid cuando este le tenía con un arm bar y le estampó contra la lona. Esa acción volvió a nivelar las fuerzas. Fue el momento en el que el español tuvo que demostrar su capacidad de sufrimiento... y maravilló. Seven le castigó mucho, le fue a lanzar desde las cuerdas, pero revirtió la situación en el aire y logró hacer una cuenta. El inglés estaba KO, pero la campana sonó entre la segunda y la tercera palmada. Una pena.

Tocaba sufrir tres minutos más. Seven salió con todo y A-Kid demostró que tiene madera de campeón. Resistió una auténtica paliza, aguantó dos minutos llenos de golpes y cuentas y acabó sucumbiendo cuando quedaba menos de un minuto. La autoridad salió a avisar al árbitro: habría un round más hasta que hubiese ganador. Sin tiempo. A-kid fue el que peor lo pasó. Seven le planchó desde el borde del ring al ringsite. Estaba flotando, pero en los peores momentos se forjan los mayores campeones. Y él lo es. Reaccionó con dos patadas, pero Seven intentó someterlo. Le salió rana la jugada. El madrileño le dio la vuelta y con una sensación sumisión, que le costó muchísimo cerrarla, logró la victoria. El primer español en tener un contrato con WWE también es el primer español en vestirse de oro. Gigantesto A-Kid.