NATACIÓN SINCRONIZADA

Ona vuelve al agua

"Mi pasión e ilusión siguen al máximo", dice Ona, que fue madre en agosto y se entrena cuatro horas al día para volver a la competición.

Ona Carbonell.
Enric Fontcuberta

El pasado 5 de agosto Ona Carbonell anunciaba en sus redes sociales que había dado a luz a su primer hijo, Kai. A sus 30 años y con 23 medallas mundiales y dos olímpicas en el cajón, el icono de la sincronizada no ha esperado demasiado para “reinventarse” e intentar volver a recuperar su mejor "tono". La barcelonesa se entrena desde septiembre compaginando la puesta a punto con la maternidad. "La RFEN me ha puesto un entrenador personal, Juanjo, experto en la vuelta de deportistas", comentó desde su casa de El Masnou.

En septiembre, en Menorca, Ona empezó con los ejercicios que le enviaba Juanjo y con la vigilancia de la seleccionadora, Mayuko Fujiki. Y ahora en octubre ha dado un paso más que le acerca a la vuelta: "Ahora estoy haciendo entre tres y cuatro horas al día cinco días a la semana. Y dos días voy ido a la piscina municipal. No iba desde marzo. Quiero volver, es mi reto y me lo sigo marcando, aunque ahora mi prioridad sea mi hijo. Otras rivales esperaron dos años después de ser madres para volver, yo he empezado a entrenar solamente un mes después", apunta.

Ona no quiere precipitarse ni ponerse una fecha de vuelta. No descarta los Juegos de Tokio ni tampoco se los marca como objetivo. Quiere que su regreso sea natural, sin estrés. "Durante este tiempo he soñado con volver y participar en todas las competiciones, pero luego ya veremos qué puedo hacer y qué no. Mi ambición e ilusión por este deporte siguen intactas, pero ahora sé que tengo otra responsabilidad", advirtió.

Ona Carbonell.

Ona ha optado por ser madre lactante

Uno de los problemas que se están encontrando la medallista olímpica es compaginar el entrenamiento con su condición de madre lactante. "No puedo hacer ejercicios de más de tres horas, pero tengo que adquirir nuevas rutinas, como aprender a sacar leche para que pueda volver al CAR de Sant Cugat. Ser madre lactante es un esfuerzo, pero merece la pena", asegura.

Mientras tanto, la selección española sigue en el CAR preparando el Preolímpico después de un confinamiento y de una vuelta a la actividad que Ona ha seguido de cerca, pues ninguna ha perdido de vista a sus compañeras. "Este grupo es muy bonito, tiene talento y Mayu es la mejor seleccionadora que hemos tenido", explica, mientras pone un ejemplo del esfuerzo del equipo los más dos meses que estuvieron sin tocar agua: "Las fisiólogas del CAR dijeron que habían vuelto más fibradas y con menos grasa. Fueron un ejemplo de readaptación y reinvención", comentó.

Ona Carbonell.

El décimoseptimo año de Ona en el CAR será totalmente distinto a los anteriores. Su mejor medalla será simplemente volver tras ser madre.

El Preolímpico será en marzo

El equipo español de natación sincronizada ya está clasificado para la prueba de dúo en los Juegos de Tokio, que están preparando Paula Ramírez y Sara Saldaña. Pero del 4 al 7 de marzo en Tokio (Japón), en la misma piscina en la que se celebrará el evento en julio, tendrá que ganarse la plaza en el Preolímpico. Se clasifican solamente tres equipos más, aunque los mejores en el pasado Mundial de Gwangju ya tienen el billete asegurado.