JUEGOS OLÍMPICOS

Bach cierra su visita a Tokio encantado con estadio y Villa

El presidente del COI aseguró que los atletas "van a amar" esta edición. También incidió mucho en los beneficios que traería tener una vacuna disponible antes de la cita.

Thomas Back Tokio
DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La visita del Comité Olímpico Internacional a Tokio, para ultimar preparativos de los Juegos Olímpicos que deben disputarse allí finalmente en el verano de 2021 tras su aplazamiento por la pandemia, concluyó este miércoles.

A la cabeza de la comitiva estuvo Thomas Bach, presidente del COI, que el martes mostró su satisfacción con el estadio y la Villa Olímpica construídos por los organizadores, con los que mantuvo varias reuniones a lo largo de los días. "Van a amar estos Juegos", aseguró el mandatario en referencia a los atletas que tomarán parte en la cita. "Imaginad que dentro de nueve meses estáis aquí, atravesando esta puerta. En ese momento será un Estadio Olímpico real. Ahora mismo ya tiene mucha atmósfera, incluso estando vacío. Es fantástico", añadió.

Pero lo que de verdad ha marcado el viaje de Bach a la capital de Japón han sido los recientes avances en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. El alemán los recibió como un balón de oxígeno y aseguró el lunes que lo ideal sería que, de estar disponible antes de los Juegos, una mayoría de aficionados y atletas desembarcarán vacunados en la ciudad. También que el COI haría esfuerzos en ese sentido.

Estas declaraciones causaron revuelo y el propio Bach matizó el martes que no se exigirá el pinchazo a nadie porque sería "ir demasiado lejos", aunque matizó que sí se hará "un llamamiento" y que acudir inmunizado sería "una señal de respeto" hacia el resto de participantes y la organización. Además, este miércoles John Coates, presidente de la comisión de coordinación de los Juegos, afirmó el "COI planteará un sistema para apoyar a los países que tengan menos acceso (al inyectable)". "Emplearemos a algunos atletas destacados como 'modelos a seguir' para convencer a otros participantes en los Juegos de que se vacunen también", añadió.

Por último, aseveró que la intención del COI es que haya "un número razonable de espectadores" en las gradas "sin comprometer la seguridad" del evento. Si nada se tuerce, el estadio y la Villa Olímpica que han maravillado a Bach estarán plenamente operativos el próximo 23 de julio, cuando está previsto que arranque de una vez por todas la cita.