RUGBY | DIVISIÓN DE HONOR

La Liga, un mar de dudas para Alcobendas y Cisneros

Los equipos madrileños comienzan la competición liguera con dudas por la pandemia. Cisneros pospone su debut del domingo tras dos positivos.

Alcobendas rugby 2020
Cachaphotography

La División de Honor masculina de rugby echó a andar el pasado fin de semana (la femenina lo hará el próximo 13 de diciembre) sumida en un mar de dudas. En septiembre la Federación Española ratificó el segundo escenario de inicio de las competiciones y así, Lexus Alcobendas y Complutense Cisneros, los dos clubes madrileños en la élite nacional, se pusieron en marcha.

Los primeros estrenaron el curso ganando su segunda Copa del Rey seguida ante El Salvador (18-24), en la final aplazada desde abril por la pandemia y disputada finalmente en Burgos el día 18. Ahora llega la carrera de fondo liguera y aparece la incertidumbre. Porque en un deporte no profesionalizado los jugadores también trabajan, estudian, o ambas, y es complicado controlar sus movimientos fuera de la rutina del equipo.

Cisneros ya ha tenido problemas en lo sanitario. "Tenemos al menos dos positivos y el resto del equipo se está haciendo test. Y se supone que el domingo empezamos la Liga", contaba el martes a este diario Juan Pedro Brolese, uno de los responsables del club. Finalmente el choque ante el Ciencias de Sevilla (y correspondiente a la segunda jornada porque su rival en la primera, el Bathco de Santander, renunció a la plaza por dificultades económicas) se jugará el día 15. "En lo económico hay menos incertidumbre, pero tampoco estamos boyantes", añade Brolese.

Se reconoce "preocupado" en lo relativo al cumplimiento de los protocolos, especialmente ahora que el colegio mayor de Madrid al que está vinculado el club se encuentra "cerrado a cal y canto por un brote con 40 positivos". Cinco jugadores de la plantilla han quedado confinados. ¿Llegará la División de Honor a buen puerto?. "No debería completarse a cualquier coste", dice Brolese. "Hay que priorizar el riesgo de jugadores y familias".

"Es un poco atípico todo. Hasta el último momento no supimos si se jugaría", tercia José Ignacio 'Tiki' Inchausti, entrenador del Lexus Alcobendas. "Nosotros tenemos control. Hemos pasado tres PCR y hemos dado negativo", añade. "Dependemos de la pandemia. Lo que no puedes hacer es dejar un país sin competición no profesional, porque lo matas", sentencia.