WWE

A-Kid, a la conquista de la WWE desde Reino Unido

El español, de 24 años, firmó hace un año su por la mayor compañía de wrestling del mundo. Su evolución es muy grande y sueña con ganar la Heritage Cup.

Entrevista a A-Kid antes de disputar las semifinales de la Heritage Cup.
WWE

Con 10 años, A-Kid (Carlos Ruiz, 24 años) comenzó a practicar wrestling. Nunca se llegó a plantear vivir de la lucha, pero actualmente lo hace. Tras 14 años de trabajo, el madrileño vive su mejor momento. En octubre de 2019 firmó con NXT UK, marca británica de la WWE, y en un año ha conseguido crecer de manera impresionante. Actualmente está disputando la Heritage Cup, un torneo en el que está en semifinales y espera ganar. Sería su confirmación en las grandes ligas. Ahora todo va rodado, pero el luchador no olvida lo que viene de atrás.

"En febrero de 2017 se me presentó la oportunidad de pelear, en Madrid, contra Ricochet (estrella del momento en ligas independientes y actualmente uno de los principales nombres del roster principal de WWE). Iba a dejar la lucha libre. Si iba mal me retiraba, era lo que pensaba. No pude tener mejor oponente. Esa lucha me hizo quitar todas las dudas, sabía qué quería hacer esto", recuerda en AS. Ese clic le llevó a explorar y aprender fuera de España. "Hasta un año después no supe qué podría vivir del wrestling. Durante ese tiempo me pasaba el fin de semana fuera compitiendo y aprendiendo. Por la semana estaba en la universidad (dejó la carrera de Matemáticas en tercero) y daba clases", añade.

Poco a poco su caché fue subiendo y en mayo de 2019 hizo historia junto a Carlos Romo, siendo los primeros españoles en WWE. "Fue un shock, pero me lo tomé como algo sencillo que no llegaría a mayores, pero cuando meses más tarde me dan la noticia de que querían que trabaje para ellos de manera regular te sorprende. Aunque en ese momento en mi carrera estaba creciendo y en frío puedes pensar que era el siguiente paso", asegura. En un año el cambio que ha sufrido es muy grande. "Lo primero que me llamó la atención es la ética de trabajo. Cuando estoy en Londres entreno unas seis horas en el Perfomance Center. No es lucha solo, trabajamos todos los aspectos. Me han ayudado a potenciar mis puntos fuertes y sobre todo, ahora disfruto en el ring, porque sé lo que tengo que hacer y lo que le gusta a la gente. Antes no lo hacía demasiado, pensaba siempre en el qué dirán", revela.

Así, sin complejos va conquistando la marca británica de WWE. Su objetivo es ganar la Heritage Cup: "Es algo muy importante para mí como persona y también para una generación próxima. Ver que es posible un español campeón".